La desembocadura del Guadalhorce amanece repleta de cañas arrastradas por la riada

Está es la imagen que presenta la desembocadura del río Guadalhorce /Salvador Salas
Está es la imagen que presenta la desembocadura del río Guadalhorce / Salvador Salas

Toneladas de cañaveras, restos de podas, material vegetal y otros objetos han sido arrastrados por el caudal como consecuencia de la tromba de agua

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La imagen no es nueva. Se repite cada vez que llueve con intensidad. El fuerte temporal de lluvia registrado en la provincia -sólo de la capital ha dejado 127 litros por metro cuadrado- ha provocado la salida de numerosos ríos y arroyos desde Manilva a Maro, los cuales están arrastrando grandes cantidades de cañas, restos de podas, troncos, diverso material vegetal y otros restos, parte de los cuales están yendo a parar al mar.

En la capital la desembocadura del río Guadalhorce es uno de los que ha amanecido repleto de cañaveras, que de momento se acumulan en el cauce, pero que el caudal de agua puede terminar empujando hasta la playa.

Se trata de una imagen que se repite cada vez que se registra un temporal de lluvias como el que ha tenido lugar esta madrugada. En el caso de la capital, los arrastres del Guadalhorce suelen acumularse casi siempre en las playas de Guadalmar y Sacaba.

En la costa oriental, las precipitaciones se han dejado notar en los ríos Vélez y Seco, de la capital de la Axarquía; el de Algarrobo, en el municipio del mismo nombre y el de Torrox. En todos los casos los cauces está arrastrando también cañas y basuras que están acabando en las playas.