Casado: «Málaga es un escaparate de ensueño para todas las ciudades españolas y su alcaldía, una referencia»

En primera fila, Suárez Illana, De la Torre, Moreno Bonilla, Casado y Zoido, mientras hablaba en el estrado Elías Bendodo. /Migue Fernández
En primera fila, Suárez Illana, De la Torre, Moreno Bonilla, Casado y Zoido, mientras hablaba en el estrado Elías Bendodo. / Migue Fernández

Bendodo, Zoido y Casado arropan a De la Torre junto a Moreno Bonilla, que anuncia que ha desbloqueado la restauración de los Baños del Carmen

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El Poniente arreciaba y los candidatos populares sufrían sus envites en el escenario que montaron justo delante del malecón de los Baños del Carmen, pero con un poco de guasa e ironía fueron solventando las rachas de 30 kilómetros/hora, que el presidente nacional del PP, Pablo Casado, aprovechó: «Este maravilloso viento de Poniente, que quiere que Paco de la Torre siga siendo alcalde de Málaga». El mitin, con un numeroso público, que duró más de una hora y media, contó con la participación del presidente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla; el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo; el número cuatro de la lista por el PP al Parlamento Europeo, Juan Ignacio Zoido; acto que cerró el alcalde Francisco de la Torre, anunciando para Málaga una Expo de Naciones con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para el año 2026 en Málaga.

El presidente nacional, Pablo Casado, aseguró que «Málaga es un escaparate de ensueño» para los turistas y un ejemplo para todas las ciudades españolas, y que la «alcaldía» de Paco de la Torre es una referencia. «Yo lo he dicho mucho en Ávila, de donde soy, y por toda España, Málaga era una gran ciudad, pero no había museos, cultura, ni tenía este proyecto tecnológico», afirmó. «De Málaga también es el primer presidente del PP de la Junta, Juanma Moreno, que va ser el mejor presidente de la Junta de la historia», subrayó, con aplausos del auditorio, que antes había contestado levantando las manos cuando les preguntaba el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, si iban a votar al PP.

Casado loó los logros del PP en la Junta y dijo que los socialistas estaban perdidos porque el PP ha demostrado en apenas semanas que se que se podían hacer las cosas bien y mirando a Moreno, le ha dicho: «Has abierto las puertas y las ventanas del Palacio de San Telmo» para pasar a relatar una serie de mejoras en dependencia, la eliminación del impuesto de sucesiones, la mejora del impuesto de transmisiones patrimoniales, en la lista de espera, «¡qué diferencia!» o «Juanma es el contrapeso del PSOE en políticas económicas» tras criticar que Pedro Sánchez nos iba a abocar «a un invierno fiscal con 26.000 millones de euros más de impuestos», entrando ya en clave nacional asegurando que no se abstendrían en la investidura de Pedro Sánchez; y local, para criticar a Ciudadanos, del que dijo que quería echar a Paco de la Torre apoyando al PSOE. «Quieren el poder por el poder, el PSOE es rojo por fuera y rojo por dentro; y Cs es como el pomelo, naranja por fuera y rojo por dentro», reseñó.

Antes, el consejero de la Presidencia de la Junta, Elías Bendodo, abrió el acto y habló del lugar fetiche para el presidente Casado, que son los Baños del Carmen, de los que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, se vanaglorió diciendo que ya se habían desbloqueado todos los trámites desde el Gobierno andaluz para la restauración de esta joya del litoral malagueño, aunque no abundó en explicar exactamente cuáles habían sido los pasos. Bendodo pidió el voto para De la Torre «porque Málaga se juega mucho, volver 25 años atrás; nos jugamos seguir avanzando hacia el futuro, ser una ciudad cosmopolita, de nuevas tecnologías, de museos, de la que todos nos sentimos muy orgullosos». Afirmó que era muy importante votar al PP para que dentro de una semana el presidente de la Junta y el alcalde Francisco de la Torre puedan sentarse a tomar un café y «Málaga protagonice los mejores cuatro años de su historia». Bendodo subrayó que en esta campaña se estaban dando cuenta de la ilusión que despertaban en Andalucía, «si toda la gente que nos felicita nos hubiese votado, tendríamos mayoría absoluta», puntualizó entre risas cómplices de la primera fila y del auditorio.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla, se centró en Pablo Casado para empezar, del que dijo: «Tiene talento, capacidad, el cariño, y el respaldo de todo el PP de Andalucía» para pasar a explicar su personal paso por administraciones en las que había gobernado el PSOE, como el Ayuntamiento, en 1995, donde era concejal, y estaba en bancarrota cuando entraron; la Secretaría de Servicios Sociales e Igualdad, donde se debía sólo de dependencia 1.036 millones de euros, o en la Junta de Andalucía, donde tanto sacaban pecho y «y no paran de salir facturas de los cajones y nos embargan cada día una cuenta». En esta línea ha dicho que desde la Junta se ha obstruido el progreso de Málaga, y que precisamente el Ayuntamiento de Málaga había pedido al Gobierno andaluz que desbloqueara el expediente de los Baños del Carmen, preguntándose por qué había estado bloqueado tantos años. «Ha habido intencionalidad política porque el alcalde de Málaga es del PP», para pasar a decir que ya se habían iniciado los trámites desde la Junta para la mejora y restauración de los Baños del Carmen, «una de las joyas del litoral malagueño«.

En cuanto a estas elecciones municipales, Moreno Bonilla consideró que los socialistas «están un tanto desnortados» porque en su campaña en todas las ciudades instan a votar al PSOE «para que no pase lo que en Andalucía». Se ha preguntado si es que los socialistas «no quieren que pongamos los quirófanos a trabajar para despejar las enormes listas de espera, no quieren una tarifa plana para los autónomos, no quieren una ley de autoridad al profesorado; es que ellos no quieren que pongamos orden en las cuentas públicas, no quieren que cerremos 101 chiringuitos que solo eran para la colocación de antiguos dirigentes socialistas, no quieren que bajemos los impuestos», cuestionó.

«No queremos involución, queremos seguir progresando», por eso dijo que lo mejor ahora es que el presidente de la Junta no ponía palos en las ruedas del Ayuntamiento de Málaga, «ahora podemos hacer tantas cosas juntos Paco de la Torre y yo, ahora podemos cumplir los deseos y anhelos de todos los malagueños, ¿ahora nos vamos a pemitir el lujo de perder una Alcaldía como Málaga? Ahora no es el momento», puntualizó.

El candidato número cuatro de la lista al Parlamento Europeo, Juan Ignacio Zoido, aprovechó también para significarse a favor de Paco de la Torre, del que dijo que siempre le había admirado mucho, «y como alcalde siempre te he puesto de referencia», le dijo mirándolo. Entre los logros del PP, aseguró que la Junta es ahora la segunda comunidad autónoma en crecimiento económico desde que gobierna Juanma Moreno, le dijo a Casado que iba a propiciar el cambio que necesita España, y habló de las mejoras en la UE realizada por el PP con sus ministros de Agricultura Arias Cañete, Loyola de Palacio y García Tejerina.

Para terminar, y a punto de ser bañado por una ola azuzada por el viento, culminaba el acto Paco de la Torre, anunciando que traería para Málaga una Expo de Naciones en 2026 conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la UE y tuvo un guiño hacia Damián Caneda, que estaba presente y que fue su primer teniente de alcalde, «en esa lucha titánica que está llevando, en ese esfuerzo por salir adelante, y que saldrá adelante». Pidió para Málaga seguir el cambio que había realizado él durante su Alcaldía, para que la transformación no se pare, no se retroceda, puntualizó. «Desde el 95 Málaga no tiene nada que ver con la Málaga de ahora», para subrayar también, como Moreno Bonilla, que se encontraron un ayuntamiento en quiebra técnica, que tenía un buen entorno natural pero al que le faltaban ideas para poner en marcha, y pasó a enumerar sus logros en la Málaga cultural, congresual, red de incubadoras, ecosistema de innovación y emprendimiento, red de museos que no existía hace 15 años, congresos del nivel de Transfiere o Greencities, y se quejó de la falta de apoyo de la Junta del PSOE para darle una solución al Guadalmedina. Para los presentes, volvió a explicar su proyecto estrella soterrando dos kilómetros y medio del eje litoral central, desde el muelle de Heredia hasta el paseo marítimo de la Malagueta (altura calle Gutemberg), y pidió acuerdos para sacar adelante el auditorio en el Puerto, y demandó el voto a los malagueños «porque tenemos un curriculum válido, resultados válidos y tenemos una credibilidad; el voto es al servicio de los intereses de Málaga», para seguir dando pistas de su programa electoral y dar las gracias a los presentes y a «todos los malagueños que nos vais a apoyar. Por el bien de Málaga, para seguir cambiando esa Málaga maravillosa».