Benahavís se lleva la peor parte de una jornada con incendios también en Alozaina y Casarabonela

Las llamas devoraron un paraje de pinar en la Sierra Palmitera. /Josele-Lanza -
Las llamas devoraron un paraje de pinar en la Sierra Palmitera. / Josele-Lanza -

La coincidencia de los tres focos y la dificultad del acceso a la zona demoraron el inicio de la intervención del Infoca en el fuego próximo a La Zagaleta

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La tormenta de verano que atravesó parte de la provincia durante la mañana de ayer apenas dejó unas gotas, pero sí pasó cargada de rayos. El efecto del aparato eléctrico fue el origen de tres incendios que se desataban casi de forma simultánea en tres puntos de la provincia: Alozaina, Casarabonela y la sierra de Benahavís, según confirmaron fuentes del Infoca. Este último municipio de la Costa del Sol Occidental fue el más afectado, dado que el incendio no pudo ser estabilizado hasta pasadas las diez y media de la noche, tal y como confirmaron desde el Ayuntamiento del municipio. Los otros dos fueron extinguidos durante la tarde.

El Servicio de Emergencias 112 recibía las primeras llamadas de testigos alertando de la presencia de llamas sobre las 12.45 horas. Hasta la zona se desplazaban en un primer momento 16 bomberos, un agente de Medio Ambiente, una autobomba, y un helicóptero. Las llamas se localizaron en la zona más alta de la Sierra Palmitera, dentro del término municipal de Behanavís y frente a la zona norte de la conocida urbanización La Zagaleta.

El avance de las llamas debido al viento que sopló sobre todo durante la mañana hizo que los efectivos se fueran reforzando durante la jornada, hasta alcanzar los 53 bomberos forestales, un agente de medio ambiente, tres autobombas, cinco helicópteros y un avión de carga en tierra.

Lo escarpado del terreno y las dificultades de acceso que encontraron los miembros del operativo ralentizaron las primeras tareas, como confirmó a este periódico el director del centro operativo y jefe de extinción, Adriano Vázquez. El acceso a pie de los primeros bomberos se prolongó durante una hora, por lo que finalmente se optó –indicó– por subir a los hombres mediante los helicópteros. Tanto el Infoca como el Ayuntamiento de Benahavís confirmaron que el incendio no afectó ni puso en riesgo a ninguna zona habitada. La delegada municipal de Medio Ambiente, Isabel Guerrero, comentó que se había localizado por GPSla presencia de una casa cercana, que no sufrió daños y que además contaba con su propio cortafuegos.

Arriba, el dispositivo de vigilancia. Abajo, a la izquierda, el incendio se declaró frente a la urbanización La Zagaleta. A la derecha, hasta seis medios aéreos intervinieron en la zona. / Josele-Lanza -

La edil incidió en la «tardanza» en la actuación del dispositivo en Benahavís. «Se desataron tres incendios a la vez y el último en el que se ha actuado ha sido Benahavis, lo que ha hecho que haya ardido más y ahora se tarde más en controlar», explicó. «Se está a la espera de recibir apoyo de otro helicóptero, porque lamentablemente, el incendio declarado en Huelva ha hecho que todas las unidades de hidroaviones se hayan desplazado hasta allí», anunciaba el Ayuntamiento en redes sociales sobre las seis de la tarde.

Desde el Infoca rechazaron que no existieran unidades disponibles en Málaga para acudir a los tres puntos (el incendio de Alozaina quedó extinguido a las 16.20 horas, y el de Casarabonela, a las 19.00 horas). Sí incidieron en las dificultades para acceder a la zona alta donde se concentraron las llamas, un paraje de peridotitas, unas rocas densas que complicaron la escalada.

El puesto de control se estableció en La Zagaleta, donde ha permanecido toda la noche

Las llamas afectaron al sotobosque de los pinares que se concentran en esta zona de la sierra. El paraje es espacio habitual de visitas de ciclistas y senderistas. Uno de ellos fue testigo directo del inicio del incendio. Se trata del director de un prestigioso hotel de cinco estrellas de Marbella que relató a SUR su experiencia tras ser sorprendido por la tormenta eléctrica cuando se dirigía hacia el Castaño Santo. «Repentinamente se desató una fuerte tormenta con lluvia y rayos que caían cerca de mí. Ante el temor de ser alcanzado por uno de ellos –relató– decidí dar la vuelta hacia Marbella e iniciar el descenso rápidamente. Al llegar a la zona alta del embalse del Guadaiza, unos 5 u 8 minutos después, he visto cómo empezaba un incendio en la cima de la montaña al norte de La Zagaleta».

Al cierre de esta edición 81 bomberos, 2 agentes de Medio Ambiente y dos autobombas permanecían actuando en la zona con la previsión de seguir trabajando toda la noche hasta el control y extinción del incendio. El puesto de control nocturno se instaló en la Urbanización La Zagaleta, desde donde se siguió muy de cerca la evolución de las llamas.