Alejandro Serrato: «Entrar en un cogobierno con el PSOE no es la mejor opción para Podemos»

Serrato, tras la entrevista con este periódico./FÉLIX PALACIOS
Serrato, tras la entrevista con este periódico. / FÉLIX PALACIOS

Coordinador de Podemos en Málaga, afirma que deben «dejar de mirarse el ombligo y poner los problemas de la gente en el centro de la acción política del partido»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Tras el ciclo electoral, donde Podemos no ha cumplido los objetivos marcados en la provincia, la formación morada ha abierto un proceso de reflexión en Málaga –también en toda Andalucía–, que desembocará en una conferencia política el próximo septiembre. De este asunto y de la situación general del partido habla Alejandro Serrato, coordinador en Málaga de Podemos y secretario regional de Medio Rural y Marítimo, en esta entrevista con SUR.

¿Qué objetivos buscan en la conferencia política?

–Crear nuevas alianzas con otros actores políticos, sociales y sindicales; ver qué oposición vamos a hacer al Gobierno de Andalucía; y hacer que todo gire en torno a propuestas programáticas. Tenemos que dejar de mirarnos al ombligo y poner los problemas de la gente en el centro de nuestra acción política para darles solución.

¿En qué momento se encuentra Podemos en Málaga?

–Tras los resultados, que no han sido los esperados, estamos intentando recomponer el partido dándole el apoyo de la dirección provincial y de la dirección andaluza a aquellos concejales que han tenido representación así como a aquellos candidatos que no lo han conseguido. Vamos a seguir trabajando igual porque hay vida más allá de las instituciones. Por eso hemos abierto una ruta por la provincia para seguir trabajando para solucionar los problemas de la gente.

¿Y a nivel nacional, dónde ha habido movimientos internos, cómo está la situación?

–Ahora está todo centrado en la investidura de Pedro Sánchez y en ese Gobierno de cooperación que se ha planteado. Queremos pasar esa etapa para sentarnos con todos los territorios y ver cuál es el futuro de Podemos. Nosotros apostamos por un Podemos autónomo y descentralizado, que tenga más autonomía política y económica para poder tomar sus propias decisiones y queremos una formación con carácter andaluz.

Ese Podemos con un acento andaluz es lo que defiende Teresa Rodríguez, líder andaluza del partido. ¿Málaga está en esa línea?

–Sí. Un Podemos más autónomo. Tenemos que construir ese sujeto político andaluz con otras fuerzas políticas hermanas de cara al 2023.

¿El proyecto actual de Podemos está agotado?

–Los proyectos de izquierda no pueden encasillarse, sino que tenemos que abrir y ensanchar nuestro espacio y trabajar con nuevas fórmulas. Podemos es aún una herramienta útil.

¿Podemos debe redefinir ahora mismo su proyecto?

–Sí, tiene que caminar hacia una mayor descentralización y autonomía de cada uno de los territorios para tener un mejor funcionamiento.

¿Qué responsabilidad tiene Pablo Iglesias en la situación interna que está viviendo Podemos?

–Como secretario general es verdad que todas las responsabilidades son achacadas a él pero todos tenemos nuestra parte de responsabilidad en que no se hayan conseguido los resultados esperados ni en Málaga ni en ningún otro lugar. Para ello abrimos este proceso de debate y esta conferencia política.

¿Iglesias es hoy más un valor o una rémora para Podemos?

–Aún es una persona válida para Podemos.

¿Uno de los objetivos de esta conferencia política es fundar un nuevo partido?

–No.

¿Pero se ha hablado de ello, del post-Podemos?

–No. No queremos fundar otro partido y dejar de lado a Podemos. Lo que queremos es profundizar en la construcción del espacio de Adelante Andalucía con Podemos, con IU y con otros actores políticos y sociales.

¿Es partidario de mantener las alianzas con IU?

–Tenemos que romper el marco en el que no hemos metido de que Adelante Andalucía es la suma de IU y Podemos porque eso no es ensanchar los espacios. Hay que superar ese marco y atraer a todos los actores sociales, políticos, sindicales del mundo de la izquierda para construir ese sujeto político andaluz.

¿Por qué Podemos, que en su momento generó una gran expectativa política, ha perdido ese atractivo entre la ciudadanía?

–Nacimos en un momento de hartazgo de la gente, que quería algo nuevo. Ahí nació un partido que representaba a millones de españoles y que era una herramienta útil porque poníamos en cuestión al PSOE, al PP y al régimen. Ese mensaje se ha diluido. Tenemos que tratar de igual manera al PSOE y el PP porque han hecho dos reformas laborales y han acometido recortes en servicios públicos. Tenemos que seguir cuestionando al PP y al PSOE porque llegamos a política para eso, para darle una solución política a los ciudadanos. Si ahora la gente nos percibe como que somos parte de ese sistema, nuestro valor y para lo que nacimos se diluye.

¿Se han convertido en casta?

–En casta no, pero, al final, el sistema te empuja y se convierte todo en gobernar. Sin embargo tenemos que hacer un trabajo por debajo, por las bases, para seguir construyendo el partido en movimientos sociales más allá de alcanzar el poder. Desde el poder se pueden cambiar las cosas pero ¿a qué precio? Es un peligro estar en un cogobierno con el PSOE. Hay que facilitar la investidura para evitar los gobiernos de la derecha, pero no es la mejor opción entrar en un cogobierno con el PSOE.

Eso va en contra de lo defendido por Pablo Iglesias.

–Sí y así lo hemos manifestado abiertamente desde Podemos en Andalucía. Nos podemos equivocar o no, pero nacimos del 15-M diciendo que el PPy el PSOE eran lo mismo y no podemos blanquear al PSOE.

Cada vez hay una mayor fragmentación de los partidos situados a la izquierda del PSOE, ¿por qué no alcanzan esa unidad que preconizan?

–A veces porque se anteponen los intereses personales y otras porque estamos en una dinámica en la que o compartes el 90% o el 100% del proyecto o no hay alianza. No debemos mirarnos tanto el ombligo y mirar más por los intereses de la gente. Tenemos que ceder en algunas posturas y llegar a esas necesarias alianzas.