Zorrilla realiza a nado la vuelta al Hacho antes de cruzar el Estrecho en septiembre

Badía, Zorrilla, Palos, López, Cisneros, Lara, Cortés y Mora./
Badía, Zorrilla, Palos, López, Cisneros, Lara, Cortés y Mora.

El portavoz de IU repite con su Club de Nado Aliquindoi en la famosa competición de Ceuta y realiza los 10 kilómetros en 3 horas y 34 minutos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Hay tres ediles nadadores, que se sepa ante notario, el alcalde Francisco de la Torre, el popular Francisco Pomares y el portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla. Es una seña de identidad de la Feria de Málaga la travesía a nado en el puerto en la que ambos tres se fotografían, año tras año y familiares incluidos, para la posteridad. El reto: un kilómetro, que son 40 largos en una piscina de 25 metros, la más usual en Málaga. Para hacerlos hay que disponer de cierta forma física, sobre todo cuando se habla de mar abierto, donde las corrientes juegan un papel fundamental. A favor o en contra, según se tercie.

Pero, para muchos, la travesía a nado del puerto es más un día festivo en el que celebrar que la feria de Málaga está en su máximo apogeo. Una prueba sin más pretensiones.

Hay otras formas de nadar más profesionales aunque se hagan por puro hobbie. Zorrilla se lanzó de nuevo –ya lo hizo en 2016– a la aventura de realizar la travesía a nado alrededor del Monte Hacho, en Ceuta, que supone la quinta etapa de la Copa España de Aguas Abiertas. Acompañado, como siempre, de su querido club de nado Aliquindoi Málaga, y de los integrantes Javi Cortes, José Antonio Cisneros, Cristian Palos, Eduardo Badía, Lina Lara, Pedro Mora, Mertxe López y Charo Hydallgo.

La travesía tiene un total de 10.000 metros a nado (lo que vienen siendo la friolera de 400 largos). Sólo pensarlo da vértigo, sobre todo para aquellos para los que ir nadando más allá de las boyas en la playa es casi una hazaña veraniega.

En 2016, Zorrilla empezó con el dorsal 69 y acabó en la posición 69. Se pueden imaginar las idas y venidas, guasas e ironías variadas que generó el dichoso numerito, que le asignaron lo que se dice de forma discrecional. A libre albedrío, pero sin saberlo, acabó también en la misma controvertida posición. Es que era de redoble de tambores.

Este año, y como contaba en su red social Facebook, el líder de IU, Edu para sus compañeros, culminaba el pasado sábado la prueba mejorando su marca personal. Los 10.000 metros, que al final fueron en su caso 11.700, los hizo en tres horas y 34 minutos, lo que vino a ser 39 minutos menos que en su primera incursión. Aún así, y debido a una mayor afluencia de participantes, quedó en el puesto 88, el número 15 de su categoría. En la misma competición estaba Estíbaliz Pérez Mayorgas, del Real Club Mediterráneo, que quedó la primera absoluta femenina. Un gran triunfo. «Es una campeona, tiene un meritazo», decía el portavoz de la nadadora malagueña. Como cuenta la página web de este club, los cinco participantes que llegaron antes que ella fueron hombres y lo hicieron con trajes de neopreno, que según los entendidos flota y es más fácil para deslizarse.

Ahora, a Zorrilla le queda una prueba más dura si cabe:la travesía a nado del Estrecho. Bajarse al moro, pero por lo legal. Para esta prueba, para la que hay que pedir un permiso especial deberá recorrer 18 kilómetros superando las tremendas corrientes del mar de Alborán. Cuando se le habla de la enorme dificultad de la prueba, se sonríe: «Es mucho peor la campaña electoral».

El alcalde y sus opiniones propias y contrarias

El alcalde Francisco de la Torre va por libre. Cuando eso de salirse del carril en el PP no estaba de moda, ya estaba él con sus salidas de pata de banco animando la política municipal. Como responde casi siempre que se le pregunta –no como otros que tienen una enorme parafernalia de prensa y mediática detrás para hacer malabarismos y no decantarse–, es habitual que sepamos qué es lo que opina de casi todo. Ysi no se le pregunta, pues allá que va él y lo sube a medianoche a su perfil de Twitter. Así, en plan aséptico.

Si el PP municipal, y su presidente Elías Bendodo apoyan a Soraya Sáenz de Santamaría como presidenta del PP nacional, él ve la oportunidad de jugar a otra banda y decantarse por María Dolores de Cospedal. Si pierde la suya, pues vuelve a retratarse en Twitter a favor del joven pero sobradamente conservador Pablo Casado. No sabe si lo suyo es llevar la contraria a la cúpula del partido local o adentrarse solo en el área, que también podría ser.

Ayer le preguntaban sobre sus opiniones propias y contrarias, y decía que vive «con total normalidad» la diferencia de parecer con otros compañeros del PP sobre el candidato adecuado para presidir el partido. Cuestionado por tener un criterio contrapuesto a Bendodo, dijo que el hecho de que «haya opiniones distintas no significa en absoluto que no pueda haber una magnífica relación», como aseguró. En fin, el que la lleva, la entiende.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos