Luz verde al plan de inversiones en los barrios de Málaga capital con el apoyo de todo el bloque de izquierdas

Obras en la calle Palmeras del Limonar, financiada a través del plan 'Más Barrios Más Málaga' de este año/SUR
Obras en la calle Palmeras del Limonar, financiada a través del plan 'Más Barrios Más Málaga' de este año / SUR

El equipo de gobierno recibe el respaldo de todos los grupos salvo el de sus socios de investidura en Ciudadanos para destinar 26 millones a obras en los distritos

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El programa extraordinario de actuaciones en los barrios impulsado por el Ayuntamiento de Málaga, que contempla más de 80 proyectos por 26 millones de euros a ejecutar en 2019, ha salido adelante este martes en un pleno extraordinario en el que el equipo de gobierno del PP no ha contado con el respaldo de su socio de investidura (Ciudadanos se ha abstenido, más por las formas debido la escasa negociación que por el fondo), pero sí con el de todo el bloque de izquierdas de la oposición (PSOE, Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el edil no adscrito, Juan José Espinosa). Eso sí, todos han coincidido en reprochar al concejal de Economía, Carlos Conde, que el diálogo se haya circunscrito a las conversaciones de urgencia de la última semana. Aún así, al contemplarse actuaciones que venían demandando, como los 6,8 millones que gestionará Emasa para reducir el riesgo de inundaciones, han dado su voto afirmativo primero en la comisión plenaria de Economía (en la que se ha producido el debate político) y luego en un pleno exprés de apenas cinco minutos que únicamente ha servido para ratificar lo acordado previamente.

Los socialistas sacaban pecho por haber arañado más dinero para obras destinadas a evitar inundaciones en dos de los principales puntos negros de la ciudad: el entorno de Héroe de Sostoa y el polígono Guadalhorce. «Les pedíamos 13 millones, pero de los dos que tenían previstos finalmente serán 6,8», ha destacado su portavoz, Daniel Pérez, quien ha echado en falta una mayor inversión en los barrios más poblados de la ciudad como Carretera de Cádiz, Cruz del Humilladero o Bailén-Miraflores. En un tono similar, Ysabel Torralbo (Málaga Ahora) ha aplaudido la inclusión de proyectos de mejora de parques infantiles, la reforestación de los parques forestales periurbanos, eliminación de cableado aéreo e igualmente, los destinados a mejorar la capacidad de drenaje de la ciudad ante lluvias intensas mediante la separación de las redes de pluviales y fecales en aquellas zonas donde aún comparten tuberías, provocando que se colapsen con las fuertes precipitaciones. Aún así, antes de dar su voto afirmativo ha rascado el compromiso al PP de informar al detalle de todas las obras que se realizarán a través de los planes de asfaltado y acerado que suman casi seis millones. «Queremos un plan detallado para no arriesgarnos a que se convierta en una autopista electoral para asfaltar y arreglar calles en función de los votos que se vayan necesitando», ha advertido.

Francis Silva

En IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla ha reclamado dinero para ampliar la red de carriles bicis o para el derribo del Astoria, y ha pedido «un plan plurianual para ejecutar las obras hidráulicas necesarias en lugar de hacerlo con un parche a través de las inversiones financieramente sostenibles». Igualmente, Espinosa ha pedido un reparto más equitativo entre los distritos, «porque parece que va destinado sólo a algunos barrios». En cuanto a Ciudadanos, Alejandro Carballo ha justificado su abstención por las formas de llevar el expediente a aprobación. «Estamos de acuerdo en gran parte de las obras que se incluyen. No estamos conformes con la forma de actuar, pero no vamos a votar en contra porque sería ir en contra del interés de muchos vecinos que pueden verse beneficiados», ha explicado el viceportavoz naranja. Por su parte, Carlos Conde ha resaltado que el sentido del voto del expediente «demuestra que se ha querido hablar con todos», y ha incidido en la prioridad que ha supuesto, en consonancia con el resto de grupos políticos, mejorar la capacidad de respuesta de la ciudad ante las lluvias, pero también avanzan en materia de renovación urbana, accesibilidad, mejora de colegios públicos y zonas verdes.

Ejecución en 2019

Una vez aprobada la modificación presupuestaria para poder destinar esos 26 millones del superávit de 2017 a las inversiones financieramente sostenibles (proyectos que mejoren la ciudad pero no generen más gasto corriente para las administraciones), a los técnicos municipales les quedan semanas bastante intensas de trabajo, ya que, tal y como marca el Ministerio de Hacienda, los proyectos tienen que estar redactados y listos para ser licitados antes de que acabe este año. Precisamente por ese motivo, la mayoría de las actuaciones seleccionadas ya tiene los proyectos elaborados (caso de Emasa) o bastante avanzados.

A partir de ahí, las prisas irán sobre el terreno, y no sólo porque las elecciones municipales del próximo 26 de mayo están a la vuelta de la esquina, sino porque todas las obras tienen que estar ejecutadas a finales de 2019. Al margen de esta partida para inversiones, la Corporación también ha dado luz verde a otro expediente de modificación de créditos (el sexto del presupuesto de 2018) para destinar otros 46,3 millones del superávit a amortizar préstamos con los bancos. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, al final del primer semestre de este año la deuda financiera del Ayuntamiento (sin contar sus organismos y empresas) era de 460 millones de euros, 62 menos que justo un año antes.

Renovación urbana y obras para evitar inundaciones

La mayor parte de estas inversiones se las repartirán la Gerencia Municipal de Urbanismo (8,2 millones) y Emasa (6,8). En materia urbanística, se contempla un plan de asfaltado (2,9 millones) y otro de inversión en proyectos de reurbanización en los barrios (2,8), además de actuaciones en colegios (1,08).

La otra gran partida de este segundo plan municipal Más Barrios Más Málaga va dirigida a mejorar la red de alcantarillado de la ciudad, cuya capacidad de respuesta queda en evidencia en caso de fuertes precipitaciones porque la mitad de la red es unitaria; es decir, que las aguas pluviales y las fecales comparten tuberías. En este sentido, la actuación de mayor calado será la continuación de la obra del cajón de pluviales que recogerá todo el caudal desde Dos Hermanas hasta la calle Pacífico, que se llevará 1,9 millones para evitar las habituales inundaciones en zonas como Héroe de Sostoa. Además, se acometerá la separación de redes en Cerrado de Calderón (1,2 millones), en distintos puntos de la zona Este (492.158 euros), en Pinares de San Antón (210.000) y otras de menor calado en el resto de distritos de la ciudad por un montante total de 585.000 euros. En este apartado, también destaca el millón de euros para acabar con el principal punto negro de inundaciones en los parques empresariales, como es la calle César Vallejo del polígono Guadalhorce, donde desde hace años está previsto elevar la rasante del tramo de este vial que en su día fue rebajado para garantizar el paso de los camiones bajo el antiguo puente del Cercanías.

El tercer gran eje se denomina Plan Verde, dotado con 4,5 millones y destinado a poner en valor distintas zonas verdes de la ciudad. La propuesta elaborada por Economía también contempla 1,4 millones para actuaciones en distritos; 1,5 millones para que la EMT compre cinco autobuses articulados híbridos; y 1,3 millones para una reforma integral del campo de fútbol de Guadalmar.