El Satse y el Regional se enfrentan por la activación del código ictus durante un paro de enfermeros

Concentración de enfermeros del Regional. /ÑITO SALAS
Concentración de enfermeros del Regional. / ÑITO SALAS

El Sindicato de Enfermería denunciará el caso ante la Fiscalía y el hospital dice que era una urgencia vital para atender a una paciente con hemorragia cerebral

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Sindicato de Enfermería (Satse) denunciará ante la Fiscalía que la dirección del Hospital Regional (antiguo Carlos Haya) «ha vulnerado los servicios mínimos fijados para el paro de dos horas realizado este jueves por los enfermeros del código ictus y de radiología vascular». Así, el Satse ha indicado que, durante el tiempo del paro, se ha activado el código ictus para un caso que no lo era. En concreto, según el sindicato, se trataba de una paciente que tenía programada una intervención para llevar a cabo una embolización. La versión del hospital es diametralmente opuesta y ha asegurado que se trataba de una emergencia vital, de una paciente que ha sufrido una hemorragia cerebral mientras estaba en la UCI. El hospital ha precisado que la activación del código ictus no la hace la dirección del centro, sino los profesionales encargados de esa asistencia.

«Se había pactado con la Delegación de Salud que durante el paro los servicios mínimos serían para atender casos urgentes, pero no los programados. Y el hospital lo ha incumplido al activar el código ictus cuando se trataba de una embolización», han asegurado fuentes del Satse, que han añadido que los enfermeros han cumplido la orden y han asistido a la paciente.

Fuentes oficiales del Regional han desmentido al sindicato y han recalcado que «los profesionales han activado el código, porque una paciente ha tenido complicaciones que comprometían su vida, por lo que la dirección no comprende que el sindicato critique que el centro priorice el criterio asistencial por encima del de la huelga». Las fuentes han reiterado que ningún paciente quedará sin ser atendido por un ictus, ya que los servicios mínimos para estos casos son del cien por cien. La dirección del Hospital Regional «estudia tomar medidas legales a tenor de los acontecimientos».

Los enfermeros del código ictus y de radiología vascular han llevado a cabo hoy el primero de los paros de dos horas previstos los martes y los jueves, que se convertirán en una huelga indefinida a partir del 31 de octubre, si antes no se llega a un acuerdo. El motivo de las protestas es exigir mejoras inmediatas en las condiciones de trabajo de esos profesionales (tanto retributivas como de personal), ha explicado el Satse.