Salud media y al paciente con un ictus que llevaba cuatro meses de espera ya está en el Marítimo

Conceoción Campos y Fernando Castro, ya en la habitación del Hospital Marítimo. /SUR
Conceoción Campos y Fernando Castro, ya en la habitación del Hospital Marítimo. / SUR

La intervención de Carlos Bautista ha sido clave para superar las trabas burocráticas que impedían que el enfermo fuera al Hospital de Torremolinos

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Fernando Castro, el paciente que llevaba más de cuatro meses esperando un traslado desde el Hospital Regional (antiguo Carlos Haya) al Marítimo de Torremolinos para recibir rehabilitación por el ictus que sufrió el pasado 23 de diciembre, ya sido trasladado después de la mediación que ha hecho el delegado provincial de Salud, Carlos Bautista. La mujer del paciente, Concepción Campos, ha confirmado a SUR que su marido se encuentra en el Marítimo «El sábado por la noche Carlos Bautista habló con mi hijo y, aunque al principio mantenía, como decía el Clínico, que el hospital de referencia de Fernando era el Hospital Costa del Sol de Marbella, a la media hora lo volvió a llamar y le dijo que todo estaba solucionado y que se iba a hacer el traslado al Marítimo», ha explicado la esposa de Fernando Castro. Su hijo también ha agradecido la gestión realizada por Carlos Bautista.

La familia del paciente agradece la gestión del delegado de Salud y está muy contenta por el traslado

Tal como este periódico publicó en su edición del pasado sábado, el paciente sufrió un grave ictus hemorrágico el 23 de diciembre de 2018 y fue ingresado en el antiguo Carlos Haya, centro el que ha permanecido hasta este lunes. Pese a que los informes médicos y de fisioterapia elaborados por profesionales del Hospital Regional indicaban que a Fernando Castro había que darle la rehabilitación en Torremolinos, el Clínico, hospital al que pertenece el Marítimo, había negado en varias ocasiones el traslado, argumentando que el centro de referencia del paciente es el Costa del Sol de Marbella.

La familia del enfermo estaba ya desesperada al ver que el tiempo pasaba y, por culpa de las trabas burocráticas, el traslado a Torremolinos no se hacía y la rehabilitación que necesita Fernando Castro no se daba. «La situación estaba enquistada. Los profesionales de Carlos Haya que han atendido a mi marido han tratado de resolver el problema, pero se han encontrado con la negativa del Clínico. Hoy, al saber que el traslado se iba a hacer, médicos y personal de enfermería de Carlos Haya me han felicitado y me han expresado su alegría, porque sabían que lo estábamos pasando muy mal», ha indicado Concepción Campos, que llevaba siete meses viviendo en la habitación donde estaba su marido, durmiendo en un sillón y turnándose con su hija.

Fernando Castro ha recuperado algo de habla tras el ictus y entiende perfectamente lo que le dicen, pero tiene paralizada la parte derecha del cuerpo, por lo que necesita rehabilitación para tratar de recuperar movilidad.

«Estamos muy contentos de que por fin se haya hecho el traslado al Marítimo, donde nos han recibido muy bien. El personal ha sido muy amable; estamos satisfechos de la habitación que le han dado a mi marido», ha manifestado Concepción Campos, una vez que se ha producido el traslado del paciente desde el antiguo Carlos Haya al Marítimo de Torremolinos.

Temas

Sas