La oposición contesta a Porras que no quiere entrar en el «circo» que ha montado

Teresa Porras./Ñito Salas
Teresa Porras. / Ñito Salas

Para Pérez, está desautorizada; Torralbo dice que «es un juego de trileros»; Zorrilla afirma que «sólo quiere provocar»; y Carballo quiere que dimita y cumpla el pacto firmado con Cs

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El envite de la concejal de Fiestas, Teresa Porras, «yo dimito, y si luego mi causa se archiva, que dimitan ellos», que pronunció el pleno del pasado lunes y que anteayer reiteraba, como publicó esta sección, tuvo una respuesta muy similar de los grupos de la oposición, donde este asunto se abordó en los pasillos de forma dual, de la guasa al enfado. En general, todos afirmaron que no querían entrar en el «circo» que había montado Porras, de la que en el pleno salió adelante (con los votos de la oposición), que dimitiera ella, el edil popular Francisco Pomares y el gerente de Urbanismo, José Cardador, por estar investigados por el juzgado de instrucción número 8 por presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos por la tramitación con supuestas injerencias en los expedientes de infracción de Villas del Arenal.

La primera que contestaba al ofrecimiento de la edil del PP, que casi todos tildaron de populista, fue la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo. Su mensaje en Twitter era:«Convierte la institución y la gestión de lo público en un casino para sus apuestas y sus trampas;así es la señora Porras. Juego de trileros es la política para ellos». Más tarde, la edil de IU-Málaga para la Gente Remedios Ramos se tomaba a chirigota el órdago de Porras, y decía en esta misma red social que se había marcado un Sandokán con el 'Dimite tú'. Ese era uno de los lemas de los carteles que habían llevado los vecinos al pasado pleno, y que la edil de Fiestas les pidió sin disimulo que subieran desde su bancada.

El portavoz de IU, Eduardo Zorrilla, reflexionaba: «Porras sólo quiere entretenernos, distraernos, y provocarnos». En esta línea, abundó en que la petición de dimisión se la ha intentado explicar a la afectada unas cuentas veces: «Estamos pidiendo la responsabilidad política, que va más allá de la responsabilidad penal. Los partidos y los políticos tenemos unos códigos éticos por los que las personas que son sospechosas de haber cometido delitos no deben seguir en sus cargos. Es una cuestión de limpieza y de ética, las personas enjuiciadas por graves delitos deben dejar sus puestos, independientemente de que se les absuelva o incluso se archive la causa. Hay veces que políticos han sacado pecho porque les habían absuelto, y en realidad lo que ha pasado es que se ha prescrito la causa». El viceportavoz, Alejandro Carballo, subrayaba que su grupo no juzga a nadie. «Respetamos la presunción de inocencia y no hacemos juicios paralelos. Hemos sido serios en este sentido. Lo que queremos es que se cumpla el acuerdo político firmado entre PPy Cs, que propició que De la Torre fuera alcalde. Es algo objetivo», puntualizó.

Además, abundó que con el planteamiento de Porras y haciendo una regla de tres «tendría que dimitir el fiscal, los funcionarios del Seprona y hasta los periodistas que se hacen eco de la noticia que salen en los juzgados».

El portavoz socialista, Dani Pérez, prefería no entrar en contestarle. Cuando se le insistía, indicaba:«Porras ha sido la instigadora número uno de lo que yo he vivido (salió escoltado del pleno) y no le voy a contestar. Está totalmente desautorizada», explicaba visiblemente enfadado. Pérez fue uno de los concejales junto al edil no adscrito Juanjo Espinosa, que requirió de los agentes de la Policía Local para salir escoltado del Ayuntamiento, entre gritos de los vecinos que montaron el sainete en el pleno, algunos de ellos de Villas del Arenal, con carteles con lemas como 'No uses mi casa para tu éxito político. Dimite tú'.