El PP de Málaga 'sorayea'

Aunque en público los dirigentes no se pronuncian por prudencia, la exvicepresidenta es la que genera más simpatías para presidir el partido; también gusta Pablo Casado

Un momento de la última junta directiva provincial. /SUR
Un momento de la última junta directiva provincial. / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El PP se apresta a vivir un proceso inédito en su historia con, hasta el momento, seis precandidatos a presidir el partido en sustitución de Mariano Rajoy en el congreso extraordinario que se celebrará el 20 y 21 de julio. La decisión del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de no plantar batalla por el liderazgo ha desconcertado a los populares malagueños, entre los que había un sentimiento mayoritario de que el político gallego era la mejor opción para la nueva etapa que afronta el centro-derecha.

Un hecho que ha llevado a los populares de Málaga a trazar una nueva hoja de ruta, máxime tras la decisión de Soraya Sáenz de Santamaría, exvicepresidenta del Gobierno, y María Dolores de Cospedal, actual secretaria general y exministra de Defensa, de pugnar por la sucesión y sumarse así al vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García-Hernández; el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo; y el expresidente de Nuevas Generaciones en Valencia José Luis Bayo. Los aspirantes que, por el momento, han dado el paso.

¿Con quién va Málaga? La pregunta es recurrente en las últimas horas cuando se habla con los dirigentes populares malagueños. La dirección provincial que encabeza Elías Bendodo guarda silencio y no hace un pronunciamiento público, así como tampoco se mojan cargos públicos y orgánicos en un ejercicio de prudencia a la espera de cómo evolucionan los acontecimientos en los próximos días porque «todo está muy abierto», según fuentes consultadas. Aunque en 'petit comité', Sáenz de Santamaría es la que genera más simpatía entre el PP malagueño.

La exvicepresidenta del Gobierno representa el perfil de una nueva generación en el partido, tiene experiencia en la gestión y además mantiene una gran sintonía personal y política con el líder del PP de Andalucía, el malagueño Juanma Moreno, según destacan las fuentes.

Dudas

Eso no quita para que algunos dirigentes consultados tengan el ánimo dividido y le asalten las dudas ya que también les atrae el perfil de Pablo Casado. La incógnita a despejar es si algún dirigente malagueño va a abanderar públicamente la opción de María Dolores de Cospedal, la precandidata que junto a Sáenz de Santamaría tienen, en principio, más opciones para disputarse el liderazgo popular.

La impresión más generalizada es que el PPde Málaga 'sorayea' y algunos gestos son un termómetro. Este martes, Elías Bendodo, abandonó el pleno de la Diputación Provincial con la tablet en la mano para seguir desde su despacho la comparecencia de la exvicepresidenta del Gobierno a las puertas del Congreso de los Diputados para anunciar su candidatura. Además, debe recordarse que Sáenz de Santamaría acudió en julio de 2015 a la toma de posesión de Bendodo como presidente de la Diputación.

Francisco de la Torre, alcalde de la principal ciudad, en cuanto a población, en manos del PPen este mandato tampoco quiso desvelar su apuesta política para liderar el partido. El regidor de la capital lamentó la decisión de Núñez Feijóo de no presentarse y calificó de positivo que haya varios aspirantes a la presidencia de partido porque «enriquecerá» el proceso interno.

La postura que adopte el PP de Málaga tiene una gran relevancia, ya que la provincia es uno de los grandes graneros de votos del partido, la que cuenta con un mayor número de militantes en Andalucía (34.647), y la que aporta más compromisarios, 101, de la región al congreso extraordinario.

Con los nuevos estatutos, los militantes malagueños podrán participar en la elección del futuro presidente del PP. Para ello, la última junta directiva provincial aprobó la celebración de 41 asambleas el 5 de julio en toda la provincia de Málaga para elegir a los compromisarios de la formación y votar, en primera vuelta, por los candidatos a presidir el PP.

Los estatutos del PP establecen que llegarán como candidatos al congreso nacional aquellos que obtengan un mínimo de un 15% del apoyo de las bases. En esta primera vuelta, en el caso de que alguno de los candidatos lograra el apoyo de más del 50% de los afiliados en esta votación, su proclamación sería automática. Además, en el congreso, los compromisarios volverán a votar al candidato a presidir el partido.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos