Llega un nuevo técnico de La Invisible a Málaga Ahora

Ortiz, nuevo técnico, y Gracia, de Podemos, que se marcha./P. R. Q.
Ortiz, nuevo técnico, y Gracia, de Podemos, que se marcha. / P. R. Q.

Se marcha Cristian Gracia, el vínculo más estrecho del grupo con Podemos, cuyo objetivo ahora, como explica, es presentarse a unas oposiciones

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Con un almuerzo y un regalo doble: ‘Los invisibles’, de Nanni Balestrini; y ‘La hidra de la revolución’, de Peter Linebaugh y Marcus Rediker. Así han despedido los miembros del grupo municipal Málaga Ahora a su técnico Cristián Gracia, que causa baja para dedicarse de lleno a estudiar unas oposiciones. El vínculo más fuerte del grupo con Podemos, del que se daba cuenta de su cese en el pasado pleno, recogía ayer sus cosas para dejarle paso a un biólogo vinculado con la Casa Invisible, que ha estado de ‘becario’ un mes hasta incorporarse. La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, explicaba que Antonio Ortiz, el nuevo fichaje, de 38 años, ha pasado un proceso de selección y de pruebas prácticas con dos exámenes, uno de Urbanismo y otro de Presupuestos. Se presentaron nueve personas cercanas a Málaga Ahora, cuatro hicieron los exámenes, según explican, y Ortiz sacó la mejor media entre las dos pruebas escritas.

Ortiz ya pertenecía al foro de Medio Ambiente de Málaga Ahora, aunque no está bregado en la cosa política. Máster en Ecogestión de los Sistemas Mediterráneos, el nuevo técnico del grupo que se autodenomina municipalista, trabajó en un proyecto de plagas de medusas en la Universidad de Alicante, aunque ahora ejercía como celador en el Hospital Quirón.

Personas vinculadas al partido morado explican que Cristian Gracia, que se marcha, podría acabar trabajando de liberado para la estructura regional de Podemos, aunque el interesado asegura que por ahora su único objetivo es sacar unas oposiciones.

Con una grúa.
Con una grúa. / P. R. Q.

Poda en el Parque

El vendaval de estos días atrás ya habían hecho una poda no organizada de palmeras, cuyas palmas salían volando a placer por el Parque, y aunque su caída no parece muy peligrosa, a alguno sí que le dio un pequeño susto, que contaba entre risas y aspavientos el pasado lunes en los pasillos de la Casona. Ayer, tras el efecto del dios Eolo, los técnicos de Parques y Jardines terminaban la operación de forma más controlada. Dos operarios trabajaban ayer con una plataforma elevadora, desde la que un técnico podaba las hojas de las centenarias palmeras canarias del paseo principal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos