Francisco Salado sustituirá a Elías Bendodo como presidente de la Diputación

Bendodo señala el despacho de presidencia en presencia de Salado y Caracuel, días atrás. /Salvador Salas
Bendodo señala el despacho de presidencia en presencia de Salado y Caracuel, días atrás. / Salvador Salas

El actual alcalde de Rincón asume este martes la Presidencia en funciones de la institución provincial malagueña

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Francisco Salado Escaño (Benagalbón, en Rincón de la Victoria, 1965) será el sustituto de Elías Bendodo como presidente de la Diputación de Málaga tras la dimisión de éste después de casi ocho años en el cargo y haber sido nombrado consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior en el gobierno bipartito de PPy Ciudadanos en la Junta de Andalucía presidido por el malagueño Juanma Moreno.

Bendodo hará efectiva hoy su dimisión de la Diputación (también dejará su acta como concejal en el Ayuntamiento de Málaga capital, donde lleva desde 2000) y en ese momento Salado asumirá en funciones la presidencia de la institución provincial. En los siguientes diez días hábiles se celebrará un pleno extraordinario de investidura para la elección del nuevo presidente, donde la propuesta del P Pserá la candidatura del actual alcalde de Rincón de la Victoria, según confirmaron fuentes consultadas.

Para salir elegido, Francisco Salado necesitará el apoyo de los dos diputados de Ciudadanos ya que el PP no tiene mayoría absoluta en el pleno. En este sentido, las fuentes añadieron que este lunes comenzaron los contactos con el portavoz naranja en la institución provincial, Gonzalo Sichar, para buscar el respaldo que permita a Salado convertirse en el noveno presidente de la Diputación de Málaga en la etapa democrática (le precedieron, por orden Enrique Linde; Luis Pagán; Antonio Maldonado; José María Ruiz Povedano; Luis Vázquez Alfarache; Juan Fraile; Salvador Pendón, y Elías Bendodo).

Francisco Salado, licenciado en Derecho y padre de tres hijos, se afilió al PP en 1990 y un año después ya fue elegido concejal en la oposición en Rincón de la Victoria. En 1995, bajo un mandato de los populares ocupó en el equipo de gobierno distintas concejalías, como Cultura, Ferias y Fiestas, Educación, Comercio, Policía Local, Hacienda y Personal. En 2003 fue candidato a la Alcaldía por primera vez y ostentó la vara de mando entre 2005 y 2007, en virtud de un pacto de alternancia con el PSOE; entre 2011 y 2015, fue regidor con mayoría absoluta. Ese último año no pudo gobernar tras las elecciones municipales, pero recuperó la Alcaldía en junio de 2017 tras prosperar una moción de censura interpuesta por PP, PA y Ciudadanos, que desalojó del Consistorio a la socialista Encarnación Anaya. A nivel orgánico, fue secretario general del PP entre 2008 y 2012 y en la actualidad es vicepresidente del partido. En la Diputación fue portavoz del PP en la oposición y ahora en gobierno y vicepresidente primero.

Relevos

La dimisión de Bendodo de la Diputación supondrá que tendrá que entrar un nuevo diputado del PP. La siguiente en la lista es Margarita del Cid, presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y candidata a la Alcaldía de Torremolinos; en caso de renunciar voluntariamente, le siguen como posibles sustitutos Juan Jesús Bernal, que ya fue diputado y actualmente es cargo de confianza en la institución provincial, y la exdiputada provincial, Emiliani Jiménez. Por su parte, en el Ayuntamiento Luis Verde entrará como concejal en sustitución del nuevo consejero de Presidencia.

López Nieto renuncia a su puesto como jefe de gabinete y director de la Oficina del Alcalde

Por otro lado, Antonio López Nieto hizo ayer oficial su renuncia como jefe de gabinete de Elías Bendodo y director de la Oficina del Alcalde de la Diputación, según confirmó a SUR. El exárbitro declinó irse a Sevilla junto al nuevo consejero por motivos personales y se centrará en su puesto como responsable en materia arbitral en LaLiga, desde donde fue uno de los introductores del VAR.

López Nieto envió, asimismo, una carta a los jefes de departamento de la Diputación para anunciarles su dimisión; agradecerles «lo mucho que he aprendido con vosotros estos años»; destacar «el enorme valor humano de la gente con la que he podido trabajar»; y defender el papel de las diputaciones. Además, en la misiva, pidió disculpas «por si algunas de mis decisiones os hayan podido importunar». Asimismo, a lo largo del día recibió llamadas de una treintena de alcaldes, de todos los colores políticos, para agradecerle su trabajo.