La estación de autobuses de Málaga bate récords de pasajeros y se queda pequeña

Una referencia habitual de los turistas./Fernando González
Una referencia habitual de los turistas. / Fernando González

A corto plazo está obligada a aumentar su capacidad, con casi 3,8 millones de usuarios utilizando cada año los andenes

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Es el 'patito feo' de las comunicaciones en la provincia, con menos marketing que buenos resultados, por lo que a menudo pasa desapercibida. Lo cierto es que sus servicios son cada vez más demandados por los vecinos de la provincia y por los turistas. La estación de autobuses de los Tilos es un diseño de José Seguí de 1987. Más de 30 años en los que la ciudad ha cambiado radicalmente, y la masiva afluencia de viajeros y de expediciones la está dejando pequeña por momentos.

Las cifras hablan por sí solas. Con casi 3,8 millones de viajeros a bordo de 223.800 vehículos en 2017 (y subiendo) ya se superado el volumen anterior a la crisis. Hasta 400 autobuses entran y salen de las instalaciones a diario, hasta 20 en una hora punta. Para ello, disponen de 39 andenes, lo que la convierte en una de las infraestructuras más grandes de España, tras Madrid, Barcelona y Sevilla (estas tienen dos o tres terminales cada una). En el caso local, la de Muelle de Heredia funciona como una extensión de la primera, fundamentalmente paran los servicios de Portillo, que van a Rincón de la Victoria, Torremolinos y la zona más metropolitana, por la proximidad al Centro.

Desde la capital costasoleña se puede viajar a más de 400 destinos directos, explica Francisco Ramírez, director de la estación. Ello se debe a la existencia de tres perfiles del usuario, añade Miguel Ruiz, gerente de la EMT, que se encarga de la gestión. Por un lado, están los ciudadanos que viven en los pueblos de la provincia, que pasan por allí cuando necesitan ir al médico, hacer compras o visitar la ciudad. Entre los servicios más demandados están los de Marbella, Alhaurín de la Torre y Torre del Mar, con decenas de salidas diarias. Luego están los turistas ocasionales de las dos costas, y el tercer perfil es el de larga y muy larga distancia.

Grandes líneas

«Las líneas con Madrid son un auténtico cañón, especialmente en Semana Santa y verano», comenta Ruiz. Tanto es así que en la pasada semana de procesiones se duplicaron las expediciones y hubo un récord histórico. «Venían de cinco en cinco y no había dársenas libres. A la torre de control le faltan manos para repartir el patio», sonríe Ramírez. Otros destinos potentes en cuanto a demanda son Granada, Barcelona, Algeciras, Sevilla, Córdoba y Jaén. «El autobús en España sigue siendo un modo de transporte principal a pesar del AVE y del avión», destacan. También se han duplicado este año los servicios del Imserso (viajes subvencionados para personas jubiladas) con hasta cinco salidas a la vez. «En periodos punta hay que atender refuerzos de Madrid, de Marbella y de Granada, que son muy habituales».

Desde Málaga también se puede viajar por carretera a destinos internacionales, y la demanda va en aumento a causa de la emigración. Sale un autobús a la semana a Bulgaria; diez a Rumanía (con dos operadores, algunos días salen dos expediciones y el tiempo de viaje es de tres días). También hay uno a la semana a Ucrania, mientras que a Bélgica, Francia y Holanda salen dos expediciones, tres días a la semana. A Marruecos hay seis (lógicamente, combinado con el ferry) y siete a Portugal, con dos autobuses diarios que recorren todo el país.

El gerente de la EMT también destaca la buena integración intermodal, con la cercana estación de trenes, pero sobre todo con el aeropuerto, con el que mantiene una línea directa: dos de cada diez preguntas en información son sobre este destino, con casi 500.000 viajeros al año y con un crecimiento espectacular, a pesar de competir con el Cercanías. «Es una línea muy popular porque conecta desde los pueblos, sobre todo entre extranjeros residentes y turistas».

Granada-Aeropuerto

En este sentido, Alsa tiene una línea Granada-estación-Aeropuerto, para los granadinos que toman vuelos desde Málaga. Está coordinado con la EMT y es directo para los viajeros. Para la compañía es una de sus líneas estrella, aunque también funcionan muy bien la que va a Nerja y las conexiones con las principales capitales de provincia andaluzas.

«Esta es la puerta de entrada y de salida para los turistas, cuando cogen un hotel en Marbella o Fuengirola y deciden venir a ver el museo Picasso generalmente lo hace en autobús», indica Ruiz. El gerente de operaciones de Avanza, Rafael Cortés, corrobora este extremo. La compañía, que es la principal operadora, mueve entre cuatro y cinco millones de viajeros en la capital al año, de los que un millón pasan por la estación. Los viajeros principales están en la Costa del Sol y el Valle del Guadalhorce, así como en Ronda y todo el arco desde Algeciras hasta Rincón de la Victoria y su interior. Mueven al 25% de todos los viajeros de la terminal malagueña.

Como curiosidad, el metro de Granada también se gestiona desde la sede malagueña de la compañía, que es la concesionaria, aunque tiene un centro operativo en la ciudad de la Alhambra. No en vano, Avanza es la segunda operadora de la provincia tras la EMT y el primero privado, además de tener una presencia destacada a nivel urbano en Zaragoza, Vigo, Tarrassa y Mataró.

Uno de los principales cambios que destaca este experto es el de la comercialización, donde la venta 'on line' tiene cada vez más peso. «Antes el vestíbulo y las taquillas se llenaban, ahora la compra en internet está disparada». Los de largo recorrido se venden más por esta vía, frente a los de corto, que todavía prefieren la taquilla.

Otro aspecto reseñable es el de la seguridad, que es equiparable a la del resto de núcleos intermodales. Su director pone de relieve que todos los días operan brigadas móviles en turno de mañana y tarde, con cuatro policías de paisano, en coordinación con la cercana estación de ferrocarril. «Tiene prácticamente los mismos niveles de seguridad por parte del Estado que el Aeropuerto y el Puerto, bajo la supervisión de la Comisaría Provincial». Así fue como se localizó y capturó al joven rumano que dio una paliza brutal a una mujer para robarle en Algeciras. Todo el recinto está equipado además con cámaras de videovigilancia.

Lo normal es que la red esté integrada por servicios directos, a un destino concreto, y otros con escalas intermedias, para servir a los pueblos. Al respecto, el debate está abierto a nivel nacional porque Europa quiere eliminar las concesiones administrativas en su modelo actual y cambiarlas por un mercado abierto. El gerente de la EMT destaca que con el actual sistema se presta un servicio público que no le cuesta nada al Estado, pues lo financia el que paga el billete. «De lo contrario, habría un desequilibrio de mercado porque habría destinos que no interesa nunca cubrir porque no son rentables». Al respecto, Miguel Ruiz lo compara con la EMT, donde hay líneas donde se pierde pero que se cubren por la vocación de servicio público.

Rafael Cortés coincide en que las concesiones, tal y como se entienden ahora, son un mix de líneas potentes y otras que no lo son, para que el conjunto sea rentable para el operador. «Si tuviéramos sólo las líneas de Málaga y el Aeropuerto a Marbella, así como Torremolinos, Benalmádena y Ronda la empresa sería otra cosa. Pero hay muchas que son un puro servicio público, que no dan ni para abrir la persiana de la taquilla, pero en el mix se compensan unas con otras».

Y es que, por encima de las grandes cifras, no se puede perder de vista que el autobús es la principal vía de vertebración para los ciudadanos de los pequeños pueblos de la provincia, que de otra forma dependerían exclusivamente de la disponibilidad de vehículo privado para desplazarse.

Los retos de uno de los mayores nudos de transporte

Fue la primera gran obra pública que la Junta hizo en Málaga, como recuerda el autor del proyecto, José Seguí. Sucedió mucho antes de la remodelación de la estación María Zambrano, en unos suelos de la trasera del ferrocarril que estaban muy deteriorados. «Lo mejor es que recualificó toda la zona, incluso encontramos máquinas de ferrocarril antiguas enterradas», recuerda. Y precisamente su céntrica ubicación es su principal valor, y en ello coinciden todas las partes.

«La estación de autobuses tiene un sitio idóneo, no tiene sentido trasladarla por su relación con la del ferrocarril», comenta el arquitecto, aunque ya apunta uno de los primeros escollos: «Se ha quedado a una escala pequeña respecto a la llegada del AVE, el sitio es el adecuado pero merece una revisión en profundidad, con actuaciones para potenciarla, pues tiene posibilidades de mejora y para modernizarla en su funcionalidad, no es suficiente con un lavado de cara». A su juicio, la terminal cumplió su cometido en aquellos años, pero la ciudad ha crecido mucho: «Como autor veo que el proyecto necesita adaptarse a la nueva situación de un ferrocarril potente. La ciudad evoluciona a una gran velocidad y esta infraestructura se ha quedado pequeña. Hay que ser tan ambiciosos como con la estación de ferrocarril», concluye.

En lo inmediato, su director, Francisco Ramírez, es claro al reconocer que necesita más andenes para aumentar la capacidad y los servicios. «Hay operadores que se quejan de que tardan mucho en entrar, pero el día en que no estuviera donde está ahora perdería muchos viajeros». En la mayoría de las ciudades españolas, estas instalaciones no se encuentran en el Centro, como sí ocurre en Málaga.

«Este punto de intermodalidad lo tiene poca gente, esa proximidad entre las dos estaciones, la confluencia de las dos líneas del metro, los autobuses urbanos y el Cercanías, eso se da en muy pocos sitios de España», aporta Miguel Ruiz, gerente de la EMT. De hecho, los nuevos operadores de movilidad compartida y de alquiler buscan establecerse justo en este entorno.

Imagen de modernidad

La estación es propiedad patrimonial del Ayuntamiento y la gestiona la Empresa Malagueña de Transporte. Presta un servicio público en Andalucía, en coordinación con el Consorcio de Transporte del Área Metropolitana.

«El gran reto del transporte por carretera es ponerse a la misma altura que el AVE y el avión, dar esa imagen de modernidad y atraer a los usuarios como un servicio rápido, moderno, eficaz y sostenible, con los mismos servicios que otros modos de transporte», asegura este experto. Los convoyes cada día tienen más tecnología a bordo (muchos de ellos están equipados con pantalla, wifi, conexión a Netflix y cargador para el móvil, entre otras prestaciones). Además, los motores son cada vez más eficientes y silenciosos. «Ese es el reto, que los usuarios vean que no es menos moderno viajar en autobús que en AVE».

Cifras en su contexto

Agosto, el mes con más viajeros

Con casi 402.000 usuarios, agosto fue el mes con más viajeros el año pasado, y por detrás casi empatan julio y septiembre. Es por tanto una estación netamente turística.

Al mismo nivel que antes de la crisis

Las cifras de viajeros se han recuperado y ya superan las que había antes de la crisis. Así, en 2009 eran 3,7 millones, y 2017 se cerró levemente por encima, con 3,77.

Hasta 400 autobuses entran y salen a diario

Hasta 400 convoyes pueden hacer parada en estas instalaciones cada día, con puntas de hasta 20 vehículos. Para ello, dispone de 39 andenes, lo que la convierte en una de las más grandes de España (aunque las principales capitales tienen dos o tres terminales y Málaga sólo una).

Más de 400 destinos directos para viajar

Desde la capital costasoleña se puede viajar a más de 400 destinos. Aunque los más populares son Marbella, Madrid y Granada, también se puede llegar a países lejanos, como Rumanía, Bulgaria y Ucrania, varios países de la UE y Marruecos (combinado con el ferry).

Desde Granada al aeropuerto de Málaga

Alsa tiene una línea Granada-estación de Málaga-Aeropuerto, para los granadinos que toman vuelos desde aquí. Está coordinado con la EMT y es directo para los viajeros. Para la compañía es una de sus líneas estrella.

La venta en Internet se impone

Uno de los principales cambios es el de la comercialización, donde la venta 'on line' tiene cada vez más peso. Los de largo recorrido se venden más por esta vía, frente a los de corto, que todavía prefieren la taquilla.

La misma seguridad que otros nodos

La seguridad es equiparable a la del resto de núcleos intermodales. Todos los días operan brigadas móviles en turno de mañana y tarde, con cuatro policías de paisano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos