Los enfermeros del código ictus y de radiología vascular del Regional, convocados a un paro de dos horas

Exterior del Hospital Regional. /SUR
Exterior del Hospital Regional. / SUR

La protesta tiene como finalidad exigir al Hospital Regional mejoras en las condiciones de esos profesionales

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Los enfermeros de la unidad del código ictus y radiología vascular intervencionista del Hospital Regional (antiguo Carlos Haya) están convocados este jueves a un paro de dos horas (de nueve a once de la mañana) para exigir mejoras inmediatas en sus condiciones de trabajo (tanto retributivas como de personal), según se dice en un comunicado difundido por el Sindicato de Enfermería (Satse), que critica que la dirección del hospital «no ha propuesto solución alguna a las pésimas condiciones laborales de los enfermeros del código ictus».

Está prevista, asimismo, una concentración de protesta mañana jueves en la puerta del pabellón A del hospital, desde las 9.30 hasta las 10.00 horas. En el supuesto de no obtener respuesta positiva por parte de la dirección del centro hospitalario, los paros parciales se repetirán las siguientes semanas. Los trabajadores no descartan la convocatoria de huelga indefinida. El Sindicato de Enfermería considera que la dirección del Hospital Regional «está comprometiendo seriamente uno de los pilares asistenciales fundamentales como es la atención al ictus».

En la nota del Satse se asegura que «la dirección de enfermería rompió desde principios de septiembre, de forma unilateral y sin consenso alguno, el acuerdo que recogía las condiciones laborales de los enfermeros de la unidad del código ictus y radiología vascular». Ese hecho, añade el Satse, provocó «un gran perjuicio económico en las retribuciones de dichos enfermeros, así como la reducción de un enfermero del equipo que atiende al código ictus» y repercutió en su vida laboral y familiar. El Satse precisa que, a la vez que se hacen esos recortes, se abre una nueva sala para intervenciones y está previsto poner en marcha un hospital de día, todo ello como consecuencia del importante crecimiento de las intervenciones de la citada unidad.

Para el Satse, «la política asistencial del SAS se está caracterizando por el menosprecio a la enfermería». El sindicato añade: «A esto hay que unir una dirección del hospital que en el tiempo que lleva ha demostrado, en los que a los problemas de enfermería se refiere, una bochornosa dejadez e incompetencia que, en la práctica, este suponiendo que haya creado un descontento generalizado, incluso de los miembros de su propio equipo, que no haya solucionado ni un solo problema, ni nuevo ni antiguo y, por contra, haya generado con su actitud y sus acciones, un sinfín de conflictos nuevos. Entre ambos están llevando de nuevo a la enfermería a siglos pasados».

Respuesta del hospital

Fuentes oficiales del Hospital Regional respondieron que se han mantenido tres reuniones con el Satse para tratar de alcanzar un acuerdo y evitar los paros parciales anunciados. «La dirección del centro desea recordar que las condiciones laborales de estos profesionales, cuya labor es fundamental, son las mismas que la del resto de compañeros del hospital. Su actividad laboral, los descansos reglamentarios y los salarios se ajustan al marco legal establecido», precisaron las fuentes.

Asimismo, informaron de que la Delegación de Salud ha fijado unos servicios mínimos para la actividad urgente, «por lo que ninguna persona que necesite una atención urgente dejará de ser atendida en los tiempos y formas que exige el código». Y añadieron que «la actividad de los profesionales del código ictus es urgente, por lo que en ningún caso se reducirá la cifra de enfermeros que, junto a otras categorías profesionales, se activan ante un ictus». En cuanto a las declaraciones del Satse, dijeron: «La dirección del centro lamenta que un sindicato, de forma irresponsable, genere alarma social en un asunto tan sensible como la salud de los pacientes, cuya atención no se verá afectada por los mencionados paros».

Igualmente, «la dirección del Hospital Regional desea recordar que se están revisando las necesidades de plantilla y la remuneraciones tras la auditoría de personal realizada este verano. Parte de esta revisión corresponde a los profesionales de enfermería que realizan las guardias del código ictus. Tanto a estos como a todos los profesionales afectados se les han ofertado todas las mejoras posibles dentro de los conceptos retributivos incluidos en el marco reglamentario», señalaron las fuentes oficiales.