Dos enfermeras muy queridas por todos, deportistas y viajeras

Belén Jiménez, una de las enfermeras malagueñas fallecidas ayer en Tanzania./SUR
Belén Jiménez, una de las enfermeras malagueñas fallecidas ayer en Tanzania. / SUR

El accidente, que acabó con la vida de cuatro amigos que acababan de iniciar sus vacaciones en África, «ha dejado en shock a todos los compañeros del hospital»

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

«Les encantaba hacer viajes de este tipo. El verano pasado se fueron a Perú y no hay más que ver las fotos que tenían en Facebook para darse cuenta de lo que disfrutaban con este tipo de vacaciones», comenta Carmen Gutiérrez, amiga del grupo que aún no ha terminado de asimilar lo ocurrido. María Belén Jiménez, María Victoria Aláez, Juana Jiménez y Sebastien Giordiani fallecieron el domingo por la mañana en la región de Arusha, Tanzania, cuando un camión que había perdido los frenos arrolló al jeep en el que viajaban para hacer su primera excursión. «Hablé con ellos el viernes por la tarde cuando estaban en el aeropuerto y estaban muy ilusionados con el viaje», explica su amiga. La primera era vecina de Benajarafe, Aláez vivía en Alhaurín de la Torre y Juana Jiménez era natural de Málaga pero vivía en Torre del Mar, según han apuntado fuentes municipales.

María Belén y María Victoria eran enfermeras de la UCI del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga. Sus compañeros aún no se han hecho a la idea de lo ocurrido. «Estamos en shock», explica Pilar Lara, supervisora del área que añade que a nivel de la unidad se han realizado cinco minutos de silencio a las 12:30 horas. «Llevaban años trabajando en la planta y eran muy queridas por todos, eran dos niñas espectaculares», explica Lara.

«A María Belén le encantaba correr, era muy deportista», explica su amiga, que apunta que «Vivi también hacía deporte, aunque lo suyo era el pádel, donde había ganado varios premios a nivel de club. De hecho, como ha recordado el propio alcalde de Alhaurín de la Torre en un comunicado, María Victoria era una persona muy popular en su municipio, sobre todo en el ámbito deportivo, ya que pertenecía a la Escuela Municipal de Pádel de Alhaurín de la Torre y formaba parte de la Liga de Pádel.

En el caso de Sebastien, aunque era italiano, llevaba ya cinco años viviendo en Marbella. Los tres habían hecho un grupo muy afín. «Estaban solteros, no tenían niños y podían permitirse viajar mucho», apunta Carmen.

Por el momento, desde el Consulado de España indican que la familia tendrá que decidir qué quiere hacer con los cuerpos, si trasladarlos a Málaga, incinerarlos o enterrarlos allí. Aun así, fuentes cercanas a la familia explican que les han comentado que «el traslado puede llegar incluso a durar una semana».

 

Fotos

Vídeos