Así será la demolición del Astoria

Así será la demolición del Astoria

El derribo de los antiguos cines comenzará en la primavera del año que viene y durará unos dos meses

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El Ayuntamiento ya tiene vía libre de la Consejería de Cultura para echar abajo la manzana de la plaza de la Merced que ocuparon los cines Astoria y Victoria, con el objetivo de completar las excavaciones arqueológicas que se realizaron años atrás y que resultan decisivas para dilucidar qué puede hacerse o no en el subsuelo de la parcela, para la que un grupo de empresarios cordobeses ha presentado un proyecto, aceptado por el equipo de gobierno, de un auditorio soterrado a diez metros de profundidad sobre el que irían varias plantas en superficie para uso cultural y hostelero. No obstante, la operación para hacer desaparecer del paisaje urbano este edificio entraña cierta complejidad por su proximidad a las edificaciones históricas de la plaza y a viales que habitualmente soportan un elevado nivel de tráfico.

Este periódico ha tenido acceso al proyecto de demolición de los cines elaborado por el departamento de Arquitectura e Infraestructuras de la Gerencia Municipal de Urbanismo, en concreto por el arquitecto técnico e ingeniero industrial Agustín Valero, y valorado en 413.790 euros. El concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, estimó que su inicio podría producirse para la primavera del año que viene, en torno al mes de mayo, tras la Semana Santa, ya que previamente debe pasar por un procedimiento de contratación pública que podría durar unos cuatro meses. La intención de Urbanismo es sacarlo a concurso de inmediato.

La operación ocupará uno de los dos carriles de tráfico en sentido sur de la calle Victoria y generará 2.700 toneladas de escombros

La demolición, para la que se ha calculado un plazo de ejecución de dos meses, comenzará con la instalación de un vallado de obra fijo al suelo de una altura mínima de dos metros y medio, opaco, y de firme consistencia para poder instalar perchas con lonas o mallas de protección que eviten la caída de cascotes a la vía pública y reduzcan la difusión de polvo. Ese vallado ocupará uno de los dos carriles en sentido sur del tramo de la calle Victoria junto al Astoria, por lo que implicará el traslado de la parada de autobús existente junto a la esquina norte de los cines. Según los planos recogidos en el proyecto, la valla se quedará cerca de los árboles existentes junto a la fachada norte de la plaza de la Merced, lo que condicionará la instalación de mesas por parte de los negocios de hostelería existentes en el tramo más próximo a los cines. Asimismo, se extenderá hasta el murete que delimita la parte central de la plaza de la Merced y ocupará todo el espacio peatonal de la plaza de María Guerrero, junto a lo que fue la entrada al Astoria.

La entrada de camiones se hará por la esquina norte de la parcela, junto a la calle Victoria, y también se ha previsto un acceso de maquinaria en la esquina frente a la calle Granada que podría obligar a tener que reforzar, al menos de forma provisional, el hundido pavimento de la calzada lateral sur de la plaza, que Urbanismo prevé sustituir dentro del proyecto de semipeatonalización de las calles Álamos y Carretería.

Urbanismo prevé cortar el tráfico y el tránsito peatonal en algunos momentos de la obra

Antes del inicio de los trabajos, Urbanismo notificará su comienzo a los propietarios de los edificios cercanos y se hará un reconocimiento de sus fachadas para documentar su estado, colocando incluso testigos en aquellos que lo requieran, y levantando acta notarial. Además, desde Urbanismo admiten que habrá momentos en los que será necesario cortar el tráfico y el tránsito peatonal en los viales adyacentes para evitar situaciones de peligro por el derribo.

Restos arqueológicos

Lo primero que hará la constructora que contrate Urbanismo para esta tarea será cubrir con una capa geotextil y con tierra las excavaciones arqueológicas que se realizaron en la sala del Astoria hace una década para evitar que la demolición dañe los restos del periodo musulmán y moderno que se encontraron. El siguiente paso, a cargo de una empresa homologada, será retirar todos los elementos de amianto que existen en los edificios, especialmente en las cubiertas. Esta tarea puede durar unas tres semanas. Luego, demolerán lo que fue la sala del cine Victoria, el más próximo al lateral norte de la plaza, y a continuación, la sala del Astoria. Por último, mediante unas máquinas con pinzas que alcanzan los veinte metros de altura, se irán desmontando los edificios de viviendas que, en forma de 'L' y con una altura de planta baja más cinco, conforman las fachadas sur y oeste de la manzana.

Urbanismo calcula que esta operación generará 2.700 toneladas de escombros de las que 2.335 podrán ser reciclados. Una vez que concluya la demolición, el solar quedará vallado por un cerramiento metálico de 2,5 metros de altura sobre el que irá una lona, a modo de banda, de tres metros de altura en la que el Ayuntamiento prevé plasmar imágenes del proyecto que vendrá a sustituir a los antiguos cines. Por el momento, el Consistorio ha declarado su conformidad con el presentado por los empresarios cordobeses, si bien también existe interés por parte de los vinculados con el mercado de San Miguel de Madrid en ofrecer una propuesta para este privilegiado enclave.

Tras la demolición, el Ayuntamiento prevé llevar a cabo unos sondeos arqueológicos, para los que todavía no cuenta con el permiso de la Consejería de Cultura, que durarán cinco meses y que llegarán hasta los cinco metros de profundidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos