Cuatro grandes proyectos de Málaga capital están pendientes de permisos de la Junta

El Benítez, Gibraldaro, la vía ciclista y el Astoria. /SUR
El Benítez, Gibraldaro, la vía ciclista y el Astoria. / SUR

El parque en el Benítez, la apertura de Gibralfaro a la ciudad, la vía ciclista del Guadalmedina y el futuro del Astoria dependen de informes autonómicos

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Hay ocasiones en las que la administración pública es víctima de la lentitud con la que funcionan sus propios engranajes burocráticos. Es lo que sucede con cuatro destacados proyectos del Ayuntamiento de la capital que llevan meses esperando a ser autorizados por diferentes departamentos de la Junta de Andalucía para que pueda seguir su tramitación y contratación hasta que se lleven a cabo. La adaptación de los terrenos del antiguo campamento Benítez como parque, la vía ciclista y senderista proyectada por el borde oriental del Guadalmedina, el derribo de la manzana de los cines Astoria y Victoria para poder desarrollar excavaciones arqueológicas que permitan concretar qué puede hacerse o no en este enclave del casco antiguo, y las diferentes actuaciones contempladas en un plan especial para favorecer el acceso al Monte Gibralfaro y su uso como lugar de esparcimiento de los malagueños se encuentran actualmente a la espera de recabar informes autonómicos para que pueda avanzarse en su desarrollo por parte del Consistorio.

De todas estas actuaciones, que están presupuestadas en más de 15 millones de euros, la de mayor cuantía es el ambicioso plan que el alcalde, Francisco de la Torre, presentó la pasada Semana Santa para conectar el Monte Gibralfaro con la ciudad. Valorada en nueve millones de euros, está dividida en cuatro fases de las que la primera se llevará a cabo en la ladera sur, que mira a la Malagueta. Cuantificada en 1,2 millones de euros (partida que está previsto consignar en el presupuesto municipal de 2019), el objetivo de esa primera etapa es crear un espacio visitable en el que se recree la biodiversidad del monte a través de senderos y zonas de estar. Abarcará desde el actual mirador de la plaza de toros hasta el situado más allá del castillo de Gibralfaro.

Para que esta intervención pueda desarrollarse, debe obtener un informe positivo de la Consejería de Cultura, ya que en el ámbito del monte se encuentra el castillo, que está declarado bien de interés cultural. La Gerencia Municipal de Urbanismo remitió este proyecto a Cultura el pasado 19 de abril, sin que todavía haya obtenido respuesta por parte de los técnicos de la consejería.

También del pronunciamiento de este departamento regional sigue pendiente el futuro de la manzana de los antiguos cines Astoria y Victoria, en la plaza de la Merced. El pasado 14 de agosto, el Ayuntamiento envió a Cultura el proyecto de derribo de estas edificaciones y también el plan para llevar a cabo excavaciones arqueológicas en el espacio que ocupan y su entorno más inmediato, con el fin de comprobar si es viable o no la propuesta 'Málaga All Space', de un grupo de empresarios cordobeses, para realizar aquí un auditorio soterrado a diez metros de profundidad, bajo varias plantas en superficie para uso cultural, dedicado a la Fundación Picasso, y negocios de hostelería. Esta iniciativa ya ha sido declarada de interés municipal, lo que podría facilitar el pronunciamiento positivo de Cultura respecto a la demolición de los cines, operación que también se sustenta en la realización de sondeos en un suelo que está especialmente marcado para ello en el planeamiento urbanístico de la ciudad.

Cultura prevé emitir el pronunciamiento sobre la demolición del Astoria la semana que viene

Además, desde el pasado mes de marzo, está pendiente de autorizar por parte de la Consejería de Cultura una obra de remodelación y mejora de aseos y camerinos del Teatro Cervantes valorada en 373.310 euros.

La delegada provincial de Cultura, Monsalud Bautista, avanzó que el informe respecto a la demolición del Astoria se emitirá la semana próxima, y que el plan de Gibralfaro y las obras en el Cervantes se abordarán en la próxima Comisión Provincial de Patrimonio.

En cuanto a los proyectos 'verdes' del parque en el antiguo campamento Benítez, y la vía ciclista y senderista diseñada para la berma o pasillo de tierra elevado que enmarca el Guadalmedina por la margen izquierda, ambos dependen de informes de la Consejería de Medio Ambiente relacionados con la materia hidráulica. La Gerencia de Urbanismo ha realizado un diseño para dotar al Benítez de zonas deportivas, de estancia, lúdicas y de descanso que está valorado en 4,7 millones de euros. Al mismo tiempo, contempla un nuevo encauzamiento para el arroyo del Cañuelo, que recorre la franja oriental de la parcela, tal y como ha exigido la Junta. Esta obra se ha calculado en un coste de 6,1 millones de euros.Esta intervención, que fue remitida a Medio Ambiente el pasado 10 de mayo, pasó en agosto por un periodo de exposición pública en el que no se recabaron alegaciones, y sigue pendiente del informe definitivo por parte de esta consejería.

De igual modo, atraviesa por una fase de exposición al público por parte de la Junta la llamada 'vía verde' del Guadalmedina, que el Ayuntamiento incluyó en sus presupuestos de 2016 y que no ha podido iniciar todavía porque tuvo que adaptar el proyecto a los reparos de la administración regional. Urbanismo se lo remitió el pasado mes de junio y todavía restan varias semanas para que obtenga la luz verde autonómica.