El Colegio de Arquitectos insta a Urbanismo a tomar medidas ante el «grave retraso» en la concesión de licencias

El Colegio de Arquitectos insta a Urbanismo a tomar medidas ante el «grave retraso» en la concesión de licencias

En una carta dirigida al concejal, Francisco Pomares, el decano de la entidad colegial explica el «riesgo de colapso» y la «pérdida de oportunidades de negocio» que sufre el sector en la capital por la demora en la tramitación de los expedientes

SUR

El Colegio de Arquitectos de Málaga ha instado a la Gerencia Municipal de Urbanismo a tomar medidas urgentes para acabar con el «grave retraso» en la tramitación de los expedientes urbanísticos de concesión de licencias de obra. En una carta registrada el pasado 25 de abril en el Ayuntamiento de la capital y dirigida al concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, el decano de la entidad colegial, Francisco Sarabia, explica que, «tras numerosas quejas y reclamaciones» de los arquitectos, que no han sido atendidas por los responsables de la GMU, «nos vemos en la obligación de trasladar formalmente nuestras reivindicaciones como colectivo al responsable último de la Delegación de Ordenación del Territorio y Vivienda del Ayuntamiento».

Sarabia señala en la misiva que el interés del COA Málaga en este asunto «es el de toda una profesión, lo es de todo el sector y, en última instancia, es el interés de la ciudadanía en general, a la que debe defender el equipo de gobierno al que usted pertenece».

Actualmente, según ha traslado a los responsables de la Gerencia Municipal de Urbanismo en una reunión mantenida a raíz de la presentación de dicho escrito, los tiempos de demora en el proceso para obtener los permisos superan el año y, en este sentido, ha manifestado que «no se puede aceptar que el trámite administrativo necesite más tiempo que la propia a obra a autorizar».

El decano ha recalcado que este retraso en los procedimientos está provocando «una enorme pérdida de oportunidades de negocio», con «la huida» de operadores profesionales a otros destinos, y «la desesperación» de los ciudadanos particulares, que se ven «obligados a resignarse ante tal situación».

Asimismo, Francisco Sarabia ha indicado que los profesionales no se sienten bien tratados en la GMU tras el cambio en el procedimiento de atención a los técnicos, que ha limitado las consultas previas y que, «en caso de no corregirse», redundará en mayores retrasos en la tramitación de la documentación. «Lo peor que hay es la incertidumbre en las reglas del juego, el no saber cuándo ni cómo se va a resolver un expediente», ha apuntado.

En cuanto a las causas que complican la gestión, el responsable de los arquitectos ha señalado la escasez de personal y de medios técnicos en el área de Urbanismo del Consistorio malagueño, a pesar de tratarse del primer municipio de la provincia, una situación que, a su juicio, contrasta con el hecho de que otros ayuntamientos malagueños de menor tamaño que la capital están «tecnológicamente más avanzados en lo que a la administración electrónica se refiere», algo que agiliza los trámites.

Por último, el decano del Colegio ha advertido del «riesgo de colapso» en el que se encuentra «una de las principales actividades que sustenta nuestra economía», por lo que se hace «indispensable» poner en marcha «de forma urgente» un plan para paliar «los daños que se están produciendo y poder sortear el peligro de caer en una inactividad no deseada por nadie y que no favorece en absoluto la salida de la crisis». En esta línea, Francisco Sarabia ha ofrecido la colaboración del Colegio de Arquitectos en la búsqueda de posibles soluciones.