Ciudadanos presenta una moción en el Ayuntamiento de Málaga «para tocar los cojones»

Carballo y Cassá, en un pasado pleno./SUR.ARCHIVO
Carballo y Cassá, en un pasado pleno. / SUR.ARCHIVO

Lo que parece una indicación entre ediles naranjas se cuela en la iniciativa, que la Secretaría General ya ha enviado a los grupos de la oposición

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El grupo municipal de Ciudadanos ha presentado una iniciativa a la comisión de Economía, y en el punto en el que piden conocer el grado de aplicación en los asuntos de contratación en el Ayuntamiento dejan claro, corchete incluido, la siguiente sentencia: «Creo que en eso son bastante escrupulosos, pero básicamente es por si quieres tocar los cojones».

La iniciativa llegaba ayer a mediodía a los grupos de la oposición y se verá el próximo martes 23 en la citada comisión, donde quedará para los anales, es decir en las actas del pleno, lo que quiere el concejal y el grupo que presentan la moción, ya que el acuerdo sigue como tal en el escrito. La propuesta la firman tanto el portavoz del grupo municipal Juan Cassá como el viceportavoz Alejandro Carballo, así que no se sabe exactamente quién de los dos iba a desempeñar el papel de defenderla, aunque a los asuntos institucionales suele acudir Carballo. Es obvio que desde que Ciudadanos rompió el acuerdo de investidura con el equipo de gobierno del PP la situación se ha ido tensando tanto, que últimamente los naranjas parece que deciden presentar iniciativas, tal y como indican, para fastidiar, que es quizá una acepción más educada que la que usan en el escrito. Es cierto que más allá del trato personal de los concejales naranjas con los populares por los pasillos no hay ningún contacto político y que las comunicaciones entre el alcalde Francisco de la Torre y el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, son inexistentes.

Moción que ha presentado Ciudadanos a la comisión de Economía
Moción que ha presentado Ciudadanos a la comisión de Economía

El documento ya es oficial desde el momento en que la Secretaría General mandó ayer a mediodía, vía repositorio de los grupos políticos, el orden del día y las mociones para la comisión de Economía, que será la última ordinaria del actual mandato municipal, que terminará institucionalmente en el pleno ordinario del martes 30 de abril, si antes no hay otra sorpresa que obligara a una sesión extraordinaria.

La guasa y el cachondeo era patente entre los grupos políticos del Ayuntamiento, menos el afectado –se sobreentiende– y desde el «vaya tela» a «no puede ser verdad, qué metedura de pata» y otras lindezas que pueden imaginar y que obviaremos decir, iban y venían las reacciones sobre el asunto. Ni que decir tiene que uno de los presentes desempolvó, bueno recordó, una de las comisiones por las que Cassá también pasará a los anales de la Casona, y de la que se hizo eco esta sección. El portavoz naranja defendía una iniciativa de su grupo en Medio Ambiente en febrero de 2016 , y a la hora de las votaciones lo hacía en contra de su moción y de su grupo tras formular varios reproches a sus técnicos, que estaban en la sillería. Realmente en toda la historia del Ayuntamiento nadie recuerda a un edil que votara en contra de una moción que él mismo hubiera defendido, sí que votara en contra de su grupo o retirara una propuesta a última hora por recapacitar acerca del escrito. Cs ya tiene dos récords para su hoja de servicio municipal:que un edil vote en contra de una iniciativa que él mismo defiende y presentar una moción para «tocar los cojones» al PP sin dar rodeos. Este mandato municipal han dado pero que mucho juego.