Ciudadanos da un golpe de efecto y exige a De la Torre eliminar las plusvalías por herencia

Cassá compareció ayer junto a la vocal del distrito Centro y economista, María Jesús Palacios./SUR
Cassá compareció ayer junto a la vocal del distrito Centro y economista, María Jesús Palacios. / SUR

Cassá afea al PP que no haya negociado con ellos los impuestos de 2019, amenaza con bloquear los próximos presupuestos y se alía con el PSOE frente a este tributo

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El distanciamiento cada vez más latente entre el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga y sus socios de investidura de Ciudadanos puede empezar a tener las primeras consecuencias a nueve meses de las próximas elecciones municipales y en un ambiente de adelanto de las autonómicas. Si en la formación naranja ha sentado mal tanto el giro del PP sobre el futuro de Limasa (será municipalizada) como el de La Casa Invisible (se frenó el desalojo), también ha molestado que, a diferencia de lo ocurrido durante toda la legislatura, los populares no hayan negociado previamente con ellos las ordenanzas fiscales de 2019. «Nos hemos enterado por los medios de comunicación. Ni se han molestado en llamarnos», les afeaba ayer el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, quien dejó entrever la posibilidad de que «esta nueva forma de actuar del PP» pueda afectar a los presupuestos municipales del próximo ejercicio.

Para llegar a ese punto habrá que esperar unos meses, pero a corto plazo sí que parece que condicionará las ordenanzas fiscales. Ciudadanos quiere sacarle partido a su posición de fuerza en la Corporación para reducir al mínimo legal del 5% el pago de la plusvalía por herencia de la primera vivienda de un familiar directo (padres, cónyuges e hijos). Esta propuesta no es nueva entre los grupos de la oposición, pero sí lo es que Ciudadanos la ponga ahora sobre la mesa como condición para apoyar los impuestos y tasas de 2019 elaborados por el PP, que gobierna en minoría. De momento, en esta apuesta tiene el apoyo garantizado del PSOE, que lleva un año enarbolando la bandera contra las plusvalías 'mortis causa' pero con poco resultado precisamente porque la alianza PP-C's la echaban por tierra.

Pérez habla de «triunfo»

Ahora el panorama ha cambiado y ese pacto, aunque puntual, lo integrarían la formación naranja con todo el bloque de izquierdas (PSOE, Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el edil no adscrito vinculado a Podemos, Juan José Espinosa). «Es el triunfo político de una causa justa que ha sido liderada por los socialistas. Si Ciudadanos quiere sumarse a esta propuesta, bienvenidos sean. Llevamos mucho tiempo defendiendo la supresión de las plusvalías por herencia, una instrumento que ha sido utilizado por el PP para saquear los bolsillos de los malagueños», se felicitaba el portazos del PSOE, Daniel Pérez.

Plusvalía en Málaga

¿Qué es el IIVTNU?
El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), conocido como plusvalía, es un tributo municipal que grava el aumento del valor que experimente el suelo cuando cambia de propietario.
¿Quién está obligado a pagarlo?
Cuando se trata de una transmisión a título oneroso (compraventa), el impuesto lo abona el vendedor, mientras que en el caso de una transmisión a título lucrativo (herencias o donaciones) corresponde al adquirente.
¿Cómo se calcula la cuantía?
La base imponible de la plusvalía se calcula aplicando un porcentaje al valor del suelo que figura a efectos catastrales en el IBI. Este porcentaje va variando en función del número de años transcurridos desde la anterior transmisión hasta la actual, oscilando según recoge la Ley de Haciendas Locales entre el 3,7% cuando el periodo es un año y el 60% si supera los 20. Una vez obtenida la base imponible, la cuantía a abonar es el resultado de aplicarle el tipo de gravamen, que cada ayuntamiento puede establecer libremente siempre que no se supere el máximo legal, fijado en un 30%. En Málaga capital es del 29%.
Bonificaciones
La plusvalía está regulada por la Ley de Haciendas Locales, que permite a los ayuntamientos bonificar hasta el 95% de la cuota en transmisiones por causa de muerte a favor de cónyuges, padres o hijos. En el caso de Málaga capital, los familiares directos (cónyuges, padres o hijos) tienen una rebaja máxima del 95% si el valor catastral del inmueble es inferior a 100.000 euros; y mínima del 25% por valores superiores a los 250.000. Hay que acreditar la convivencia durante los dos años anteriores al fallecimiento y mantener el inmueble dos años. La bonificación será del 95% en todo caso cuando el beneficiario sea pensionista, desempleado, menor de 30 años, discapacitado o víctima de violencia de género siempre que los ingresos familiares no superen en 1,7 veces el IPREM.
14
millones de euros es el impacto económico para las arcas municipales que supondría eliminar todo los requisitos para acceder a las bonificaciones de las plusvalías por herencia. Equivaldría aproximadamente al 2% del presupuesto anual del Ayuntamiento.

De momento, se antoja difícil que los populares mantengan su propuesta para la comisión plenaria del próximo lunes a sabiendas de que se la pueden tumbar. De mantenerse ese bloqueo, el sistema tributario vigente se prorrogaría, pero ese escenario podría tener aún más recorrido, ya que la aprobación de cualquier normativa es competencia del Pleno, no del equipo de gobierno. Es decir, que a diferencia de la sucesión de iniciativas que la oposición saca adelante en el Salón de Plenos que quedan en saco roto porque las cuestiones ejecutivas corresponden a la Junta de Gobierno Local (el equipo de gobierno), cuando se trata de una cuestión legislativa el poder es de toda la Corporación. Desde la Secretaría General del Ayuntamiento corroboran esta tesis, asegurando que en el ámbito legislativo se puede imponer una mayoría del Pleno frente al equipo de gobierno. Aunque precisan que para llevarse a cabo la modificación de una ordenanza debe contar con informes jurídicos y económicos.

La iniciativa anunciada ayer por Cassá y la vocal del distrito Centro y economista María Jesús Palacios pasa por eliminar todos los requisitos que se exigen a los familiares directos a la hora de acceder a la bonificación de hasta el 95% que permite la Ley de Haciendas Locales. De esta forma, desaparecería la exigencia de la convivencia con el fallecido (ahora es de dos años, aunque el PP pretende dejarlo en uno) además de que el porcentaje varíe en función del valor catastral de los terrenos. En resumen, prácticamente una supresión de facto para que cualquier persona que herede la vivienda habitual de un familiar directo se beneficie 95% de bonificación, como ya ocurre en otros municipios como Nerja y Rincón.

«Injusto y confiscatorio»

«Nuestra presión en esta legislatura ha permitido rebajar este impuesto que consideramos injusto y confiscatorio porque obliga a los hijos a pagar lo que ya pagaron sus padres, pero ha llegado el momento de elevar al máximo legal las bonificaciones en casos de herencia paterno-filial y primera residencia», apuntó Cassá, quien instó al alcalde, Francisco de la Torre, a «sacar la mano del bolsillo del contribuyente» y «tome nota de su compañero de partido en Rincón de la Victoria (el regidor Francisco Salado), que empujado por Ciudadanos ha dado este paso tan importante». Sobre el impacto económico que esta medida supondría para las arcas públicas –rondaría los 14 millones de euros según las estimaciones del Área de Economía–, el portavoz naranja lo comparó con «los 21 millones gastados en la compra del Astoria en plena crisis, los 7 millones perdidos con el Museo de las Gemas o los 160 de convenios urbanísticos sin cobrar».

En cuanto al resto de la oposición, tanto Ysabel Torralbo (Málaga Ahora) como Eduardo Zorrilla (IU-Málaga para la Gente) avanzaron que en las enmiendas a las ordenanzas volverán a exigir que la plusvalía se reduzca al mínimo legal en los casos de la vivienda habitual, independientemente de la convivencia.

El alcalde descarta por ahora esta medida y lamenta la falta de diálogo con su socio

El órdago lanzado ayer por Ciudadanos cogió por sorpresa al alcalde, Francisco de la Torre. El regidor lamentó que no haya existido un diálogo previo con la formación naranja para abordar el proyecto de impuestos para el año próximo, pero admitió que, por ahora, descarta aplicar esa reducción del impuesto de la plusvalía en los casos de herencias por la notable merma de ingresos que supondría para el Ayuntamiento. «Es que estaríamos afectando el interés de los malagueños, ¿qué cosas dejamos de hacer? ¿qué impuesto tendríamos que subir?», se preguntaba.

«Lamento si no ha habido ese diálogo previo, tal vez ha habido alguna dificultad de conexión personal», declaró el regidor respecto a las críticas lanzadas por el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, en el sentido de que su grupo ha conocido la propuesta de ordenanzas fiscales para 2019 por la prensa. «La etapa veraniega no ha sido fácil para el diálogo entre el concejal de Economía, Carlos Conde, y Cassá. He visto poco a Cassá este verano», comentó De la Torre quien, no obstante, se mostró dispuesto a estudiar la alegación planteada por Ciudadanos.

En cualquier caso, el primer edil confió en que este nuevo conflicto con su socio de investidura no afecte a la aprobación de los presupuestos para el año que viene, en la que ya está trabajando el Área de Economía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos