Celia Villalobos dice adiós a la política

Imagen de archivo de Celia Villalobos.

La diputada malagueña, exalcaldesa de la capital y exministra se marcha tras una dilatada trayectoria

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Celia Villalobos se va. Cuando el próximo 5 de marzo se disuelvan las Cortes cara a las elecciones generales del 28 de abril, la actual diputada del PP por la provincia pondrá el punto y final a una dilatada trayectoria de 33 años en la primera línea política, que le ha permitido ocupar un escaño ininterrumpidamente en el Congreso desde 1986 y llegó a ser eurodiputada, alcaldesa de Málaga durante cinco años, dirigió el Ministerio de Sanidad y se convirtió en una figura muy popular por sus apariciones televisivas y sus polémicas.

Un día después de que fracasara la reforma del Pacto de Toledo (sobre pensiones), cuya comisión parlamentaria preside, Villalobos eligió ayer precisamente un programa de televisión, en Antena3, para anunciar su retirada de la política. Una decisión que vinculó a su apoyo a la candidatura de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP del pasado verano para elegir al sustituto de Mariano Rajoy como líder del partido y donde finalmente venció Pablo Casado.

Sobre su marcha, argumentó:«Me parece normal yo perdí un congreso (del PP) y alguien tenía que ser la figura de los que han perdido y soy yo». Cabe recordar que en aquel cónclave para elegir al sustituto de Rajoy, Celia Villalobos apuntó que «la extrema derecha» apoya a Casado y que el partido debía alejarse de esas posiciones porque el PP «no debe abandonar el centro».

Tras la victoria de Casado, la política malagueña fue apartada de la diputación permanente del Congreso de los Diputados. Ahí se empezó a fraguar su salida de la política. Y es que la falta de sintonía con la actual dirección del PP hacía complicado que volviera a ir en las listas electorales del PP cara a los comicios del 28 de abril.

A ello se une que en las generales de 2015 y en las de 2016, la dirección provincial de Elías Bendodo y andaluza de Juanma Moreno la quitaron de cabeza de lista, situándola como número dos. Además, su valedor en los últimos años en el PP, Mariano Rajoy, también se marchó hace varios meses y, asimismo, al contrario que otras dirigentes del partido de su generación como Teófila Martínez, que ha sido nombrada por la Junta nueva presidenta de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, la política malagueña no ha encontrado otra salida que dejar la primera línea política, aunque su nombre estuvo en las quinielas para dirigir el Puerto de Málaga. Un puesto que finalmente ocupa el casadista Carlos Rubio.

Más

Ahora, esta funcionaria del Estado se aparta de la política activa con «los años felices» de la Cámara Baja en el recuerdo. Un hemiciclo donde en ocasiones rompió la disciplina de voto de su grupo al apoyar temas sociales como el aborto o el matrimonio homosexual.

«He tenido muchas diferencias con mi partido en aborto, matrimonio gay y cuestiones sociales, pero me he mantenido. Los presidentes sucesivos, quizás, muchas cosas de las que hacia no le gustaban, pero me mantenían», recalcó en la entrevista televisiva.

La política malagueña sí lamentó cerrar su trayectoria sin que se llegara a un acuerdo en la comisión del Pacto de Toledo y por ello reconoció el pasado martes sentirse «triste y jodida» por la sensación de una oportunidad perdida en materia de pensiones.