La Alameda Principal encara la mayor transformación de su historia

Recreación de la Alameda Principal, vista desde la entrada hacia la calle Larios, una vez que sea reurbanizada. /SUR
Recreación de la Alameda Principal, vista desde la entrada hacia la calle Larios, una vez que sea reurbanizada. / SUR

El Ayuntamiento inicia los primeros desvíos para unos trabajos que se prolongarán al menos hasta los primeros meses del año próximo

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Como lo fueron la peatonalización de la calle Larios y la transformación de los muelles 1 y 2 del puerto para uso ciudadano, la remodelación de la Alameda Principal está llamada a ser un punto de inflexión en la puesta en valor del corazón de Málaga. La emblemática vía, que fue concebida como 'salón' para las clases burguesas que habitaron sus edificios, afronta desde ayer la mayor transformación de su historia mediante un proyecto de reurbanización en el que el alcalde, Francisco de la Torre, tiene una de sus principales bazas para volver a aspirar al despacho de la Casona del Parque. Con la conversión de sus calzadas laterales en dos amplios bulevares peatonales que limitarán el tráfico a la calzada central, cambiará de forma radical la naturaleza de una avenida incómoda para los viandantes y tomada por las paradas de los autobuses urbanos.

La transformación se ha dividido en tres etapas que, finalmente, terminarán coincidiendo en el tiempo, lo que complicará sensiblemente el tráfico en el Centro de la capital. En el lateral norte, la Junta de Andalucía empezará colocar en junio el nuevo pavimento peatonal tras los tajos de la obra del metro, una labor que se prevé que se prolongue hasta final de año y que supondrá un coste de 3,5 millones de euros. En la zona central, se ha puesto ya en marcha el proyecto de renovación de la calzada y supresión de la rotonda del Marqués de Larios (su monumento será trasladado hacia la embocadura de la calle Larios, escorado hacia el lateral norte) para que los carriles de tráfico queden en línea recta entre la Alameda y la plaza de la Marina. La constructora Verosa inició ayer el vallado de la zona para desarrollar una intervención que la Gerencia de Urbanismo le ha adjudicado por 1,8 millones de euros y un plazo de ejecución de seis meses que, según fuentes expertas consultadas, se extenderá al menos hasta los primeros meses de 2019.

Informe de Cultura

Esta primera fase municipal se centrará por ahora en la zona del aparcamiento de la plaza de la Marina, del que habrá que modificar sus accesos peatonales, porque los tajos en la calzada central dependen aún de que sean autorizados por la Consejería de Cultura en lo relativo a la arqueología, ya que se prevé que aparezcan restos del fuerte de San Lorenzo.

Así quedará...

Calzada central.
Se renovará todo el pavimento de la calzada, bajo la que se introducirá un nuevo colector y que quedará con cinco carriles para el tráfico. De norte a sur serán los siguientes: uno para autobuses en sentido oeste, dos para tráfico privado en sentido oeste, otro para autobuses en sentido este y un quinto también hacia el este para las bahías de las paradas de la EMT.
Bulevares peatonales.
Se trazarán sobre las hasta ahora calzadas laterales de la Alameda, y tendrán 27 metros de anchura en el norte y 23 metros en el sur. A unos cinco metros de las fachadas de los edificios, se creará una hilera de naranjos que hará de límite a las posibles terrazas de los negocios de hostelería que se implanten en la zona.
Monumento al Marqués de Larios.
Será trasladado a una posición más próxima hacia la calle Larios, escorado hacia el eje norte de la Alameda. De este modo, se suprimirá la rotonda en la que se encuentra para que los carriles de tráfico sigan en línea recta hacia la plaza de la Marina y el paseo del Parque.

La tercera etapa consiste en la peatonalización de la calzada sur de la Alameda, valorada en 5,2 millones de euros y que todavía no ha sido contratada por Urbanismo, tras sacarla a concurso a mediados de noviembre del año pasado. No obstante, su ejecución no puede iniciarse hasta que entre en vigor el presupuesto municipal de este ejercicio, hito que se espera para finales de este mes.

Así, todo apunta a que a lo largo del próximo verano y otoño, la Alameda quedará abierta en canal para transformarse en un espacio urbano más amable para los peatones que ya está movilizando a los inversores. Están en venta varios edificios y, según fuentes consultadas, recientemente se ha cerrado la compraventa del número 15, que albergó la oficina de la EMTen su planta baja, por un inversor. «El efecto de la Alameda remodelada va a ser similar al paseo de Gracia de Barcelona, con un esquema de viviendas en las plantas altas y bajos comerciales», expuso José Félix Pérez-Peña, director de la consultora Aguirre Newman en Málaga. Operadores financieros, negocios de servicios como telefonía o peluquería, y supermercados han puesto ya sus ojos en una renovada Alameda que también atraerá establecimientos de hostelería.

Ayer se cortó al tráfico parte del lateral norte.
Ayer se cortó al tráfico parte del lateral norte. / Fernando González

El eje del Muelle de Heredia soportará el trafico derivado

El corte al tráfico ayer del tramo del lateral norte de la Alameda comprendido desde la calle Larios hasta Puerta del Mar es solo el principio de una serie de desvíos que complicarán la circulación por este punto de la capital en los próximos meses. Es el peaje que los malagueños tendrán que pagar por ver renovada una Alameda por la que todavía circulan en sentido oeste una media de 10.850 vehículos cada día, según los datos del Área de Movilidad.

Una vez que la obra ocupe la calzada central, donde se hará en dos mitades para que los autobuses urbanos puedan seguir circulando por ella, si bien las paradas serán desplazadas hacia la plaza de la Marina y la primera mitad del Parque, los vehículos privados serán derivados hacia el eje de la avenida de Manuel Agustín Heredia, por la que ya circulan 18.102 coches de media cada día laborable en sentido oeste. La suma de los vehículos que aún utilizan la Alameda elevaría esa cifra en un 60%. No obstante, los estudios de tráfico realizados hasta ahora por el Ayuntamiento apuntan que el eje del Muelle de Heredia es capaz de soportar ese incremento, aunque lo más probable es que complique bastante la fluidez del tráfico en ese tramo.

El paso de coches desde la calle Córdoba hasta la calle Puerta del Mar y las entradas y salidas del 'parking' de la Marina se mantendrán durante las obras. La parada de taxis anulada por el corte de ayer será reubicada en la calle Puerta del Mar.

 

Fotos

Vídeos