Rescatan con vida un delfín varado en la playa torroxeña de El Morche

Biólogos del CREMA y el jardinero José Bermúdez, ayer junto al mamífero, en la orilla de la playa. :: sur/
Biólogos del CREMA y el jardinero José Bermúdez, ayer junto al mamífero, en la orilla de la playa. :: sur

Un jardinero municipal permaneció tres horas junto al animal hasta que llegaron los biólogos especialistas del Centro de Recuperación de Especies

EUGENIO CABEZAS

José Bermúdez, un jardinero municipal de Torrox de 36 años, difícilmente olvidará la jornada de ayer. Cuando a primera hora estaba trabajando en la zona del paseo marítimo de El Morche, se percató de que había una pareja de guardias civiles junto a la orilla, y otra pareja de extranjeros. Junto a ellos había un delfín, que luchaba por sobrevivir. «No me lo pensé y que quité los zapatos. Como pude, lo devolví al mar, pero al poco vi que otra vez se salía hacia la orilla. Así estuvimos casi un kilómetro, porque el levante lo arrastraba hacia la zona de la desembocadura del río Güi», relató a SUR horas después de convertirse en el 'héroe' de la jornada en la Axarquía.

EN DETALLE

uEl ejemplar. Es un delfín listado hembra joven, de unos cuatro años, que presentaba parásitos en la cola y una herida en la mandíbula.

uUbicación. Fue localizado a primera hora de la mañana de ayer en la playa torroxeña de El Morche, por unos vecinos. Un jardinero municipal, José Bermúdez, fue quien lo mantuvo hasta que llegaron los técnicos del Aula del Mar.

uCaracterísticas. El delfín listado (stenella coeruleoalba) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia delphinidae. Es, con mucha diferencia, el cetáceo más frecuente en el Mediterráneo occidental. Sus varamientos representan más de un 60% del total de los que se producen. Se trata de un pequeño delfín, que normalmente no supera los 220 centímetros. Aparentemente, no hay dimorfismo sexual en el tamaño.

«Ha merecido la pena haberme quedado sin móvil, que se me mojó, el resfriado que he cogido por estar tres horas en el mar, y los dolores que tengo de espalda», confesó el joven empleado municipal. En efecto, hasta pasadas las 11.30 horas no llegaron hasta el lugar los biólogos especialistas del Aula del Mar de Málaga, responsables del Centro de Recuperación de Especies Marinas (CREMA), donde el delfín listado hembra, de unos cuatro años, se recupera.

«Me esforcé porque volviera a nadar, porque veíamos que había más ejemplares a unos pocos metros, a la altura de las boyas amarillas», comentó Bermúdez, quien explicó que por teléfono, antes de llegar, los biólogos le dijeron que dejara de intentarlo «porque iba a cansar más al mamífero, al que le costaba ya respirar».

Parásitos y una herida

Según informó a SUR el responsable del Aula del Mar de Málaga y del Museo Alborania, el biólogo Juan Jesús Martín, el ejemplar presentaba parásitos en la cola y una herida en la mandíbula. «Normalmente cuando los delfines llegan a la orilla es porque están enfermos y desorientados. No se debe forzar a meterlos de nuevo en el agua», manifestó.

Al año se producen un centenar de varamientos en las costas malagueños, entre delfines y tortugas. Una vez que el animal sea analizado y curado, si presenta una mejoría en su estado de salud, podrá ser devuelto al mar, según Martín.

Los vídeos y fotos grabados por vecinos como Esteban González fueron muy difundidos a través de las redes sociales, donde los vecinos pedían un reconocimiento para el joven jardinero. «Lo hice porque me gustan los animales. Hace unos años salvé a una tortuga que me encontré por la calle, llevándola a un lago en un parque de Benalmádena, y hace poco también evité que atropellaran a un erizo, quitándolo de la carretera y llevándolo al campo», concluyó Bermúdez.