Ramón Soler: «Invertiremos 200 millones para hacer el mayor centro cárnico del país»

Soler, en la sala de reuniones de la empresa, delante de un retrato suyo. ::
/
Soler, en la sala de reuniones de la empresa, delante de un retrato suyo. ::

La familia Soler espera una solución a la inundabilidad del Guadalhorce y la garantía de electricidad para su gran factoría con vista al mercado asiático

JOSÉ VICENTE ASTORGA

Los hijos -Ramón, María Dolores y Raquel- comparten junto a los padres el día a día en la séptima empresa exportadora nacional del sector y que mira al mercado asiático para un gran proyecto aparcado por la crisis. Soler lleva años perfilando la idea, y decide que es el momento de dar detalles. Pide apoyo político ante los escollos del plan de inundabilidad de la Junta para el Guadalhorce y los problemas de suministro eléctrico para poder levantar 160.000 metros de instalaciones en 'La Capellanía', terreno industrial ya disponible. Nada amigo de entrevistas, a sus 70 años, reclama apoyo para el sueño asiático. Está convencido del éxito de esta aventura de 200 millones.

-Dentro de tres años FACCSA Prolongo cumplirá dos siglos. Le ilusionará especialmente.

-Sin duda, pero para todos los que trabajamos aquí es importante seguir siendo un motor de empleo en una zona donde se necesitan muchos puestos de trabajo. El objetivo es dejar para el futuro una gran compañía con miles de puestos de trabajo, que genere divisas y bienestar social. Queremos completar las obras en el polígono actual, donde estamos, e iniciar el gran proyecto previsto en nuevos terrenos y que queremos que sea en cuanto a la industria del cerdo uno de los mayores de Europa y del mundo, siempre y cuando los políticos nos apoyen. Sin ese apoyos no es posible llevarlo a cabo. La Junta tiene mucho que decir a la hora de esa decisión. Tenemos previsto pedir hora con la presidenta de la Junta, doña Susana Díaz, para presentar el proyecto nuevo y los dos puntos imprescindibles a resolver. Por un lado, que Cártama tenga energía eléctrica adecuada, y por otro, el tema de la inundabilidad. El alcalde está preocupadísimo y se van a hacer propuestas. Hace falta trabajar con Endesa porque ya tenemos una subestación de Red Eléctrica Española en el término de Cártama en la que se conectaría la nueva subestación de para hacer la distribución en Cártama, porque es imprescindible ampliarla.

-En la ampliación de Plaza Mayor, afectada también por el plan de inundabilidad, la Junta parece abrir una vía de solución.

-En realidad lo que se plantea es que los promotores contribuyan a paliar el problema de la inundabilidad en su sector. Esto es lo normal. Creo que es una buena noticia porque abre la posibilidad de desarrollar proyectos en las áreas afectadas.

-Cártama no hace tanto ruido con este problema como Málaga.

-Es cierto, pero los tenemos en el área de oportunidad prevista en el POTAUM. Técnicamente son solucionables. Con voluntad política se resuelven, igual que el problema eléctrico. La subestación de REE está a dos kilómetros de aquí. Esas dos decisiones darían la salida a nuestro proyecto cuanto antes. Hay que coger el toro por los cuernos y con los técnicos de la Administración resolver los problemas juntos. Necesitamos apoyo técnico y político. Espero recibir el de todos los partidos, desde la extrema izquierda al resto porque hablamos de generar empleo estable, divisas y bienestar social importante.

-¿Qué horizonte plantea para las nuevas instalaciones?

-Es un proyecto pensado en diferentes fases, y pasa en este momento por reuniones junto a nuestro alcalde y los técnicos para ir desarrollándolo. Pero es imprescindible resolver esos dos temas que le digo: inundabilidad y abastecimiento eléctrico.

-¿Qué tiempo calcula para empezar con esta inversión?

-El que tarden los políticos en darme su apoyo. Es una cuestión de decisión política. El suelo está y empezaríamos de forma inmediata.

-¿Cuántos metros necesitarán?

-Son 50 hectáreas.

-¿Y la inversión?

-Estimamos que unos 200 millones de euros, en varias fases como le digo.

-¿La mayor instalación industrial de la provincia, entonces?

-Y de España. La parte de edificios a construir rondará los 160.000 metros cuadrados, pero piense que esta instalación requiere de un sector porcino capaz de abastecerla.

-Hablemos entonces de cerdos.

-Como le digo, esta factoría sería inoperante sin animales que sacrificar. Haríamos en ese caso una mala inversión. Nada más abrir no podríamos sacrificar 40.000 cerdos al día, que es nuestro objetivo.

-¿En cuántos están ahora?

-Ahora estamos en 25.000 a la semana. El proyecto se desarrollaría entre seis y ocho fases en función de la demanda y la evolución del mercado. Para el éxito del proyecto se plantea una reposición de cerdas en Andalucía de 300.000 reproductoras a medio o largo plazo. Eso son ocho millones cien mil cerdos al año.

Ganaderos

-¿Se van a convertir ustedes también en ganaderos?

-Sí. Entraríamos en esa actividad. Nosotros vamos a promover las 300.000 madres y vamos a integrarlas en Andalucía, de acuerdo siempre con la Junta. Esta actividad ganadera crearía en torno 8.000 empleos mediante procesos que llamamos integraciones. Le explico. En nuestro sector, usted puede tener una granja. Yo le pongo los animales, el pienso, el servicio veterinario, y usted los cuida. Percibe un salario y ahí hay miles de familias trabajando. Por otra parte también hace falta un parque de fábricas de pienso acorde con las nuevas necesidades, además de las que hay instaladas, y eso representa más necesidades de maíz, cebada, trigo y soja, los cuatro ingredientes de los piensos. Todo esto forma parte de un plan de ocho a diez años vista.

-Un plan estratégico, entonces en toda regla para el sector andaluz.

-Y para España. Y la venta de casi toda la producción, como mínimo un 80 por ciento, fuera del país. Ese es el objetivo.

-En toneladas, respecto a ahora ¿cuánto supone?

-Si producimos 110.000 toneladas año con 25.000 cerdos a la semana.... Con 240.000 a la semana tendríamos un millón de toneladas al año, aproximadamente. La producción destinada a exportación tendría salida por el puerto de Algeciras y puerto de Málaga. De ese 80 por ciento, pongamos que un 60 sería a través de contenedores marinos y el resto en camiones.

-El mercado nacional no es un factor importante por lo que veo

-No hablo de España, que es un mercado que mantendríamos, claro está, pero no hay crecimientos de esta magnitud. Mire, en el mundo asiático el primer plato se llama cerdo. Países en desarrollo con clases medias en auge... Son países con consumo creciente y que no tendrán capacidad suficiente para abastecerse por si solos en mucho tiempo. Tenemos nuestro sitio.

-Los empresarios del sector, cuando le escuchan sus planes, pensarán que está loco...

-Algunos se preguntan cómo se puede montar un matadero para 40.000 cerdos al día si no hay cerdos suficientes en Andalucía. Y es verdad. Por esto el proyecto lleva aparejado la cría de animales. El complejo industrial tendrá fases de desarrollo en función del crecimiento de la producción porcina porque está diseñado así.

-¿Y ningún país 'potencia porcina' se ha lanzado a la aventura industrial que usted pretende?

-España era el cuarto país del mundo productor de cerdo. Primero China, segundo EE UU, tercero Alemania y cuarto nosotros. Hoy, Alemania es cuarto y nosotros somos terceros.

-Faccsa es séptimo matadero nacional.

-En volumen de exportación, sí.

-La reciente operación de su empresa en Ideco para aumentar capacidad frigorífica tendrá que ver con esa necesidad de crecimiento.

-Ha sido una necesidad imperiosa por la falta de volumen en nuestras actuales instalaciones. En este momento se empiezan a construir nuevas instalaciones en este polígono que nos permitirán cubrir 3.000 toneladas semanales de productos.

-¿Qué inversión van a hacer?

-Serán 20-22 millones. Ahora invertiremos 14, con una obra que empieza ya para llegar a los 6.000 cerdos diarios, 36.000 a la semana, y estará funcionando antes del verano del año que viene. Y otros ocho millones más están previstos en función de las ventas de los próximos años. Todo es exportación. Independientemente se está haciendo la gestión política para el nuevo proyecto y se trasladaría, de inmediato, una vez terminado, lo que es matadero porcino.

El cliente británico

-¿Cómo cree que influirá el 'Brexit' en la industria cárnica y en el mercado?

-Con la globalización todos estemos afectados por todos los acontecimientos en el planeta. No obstante, en este caso concreto, la repercusión para nuestra empresa será prácticamente nula salvo que se produjera una revalorización de la cotización del euro frente al dólar. Nuestro comercio con el Reino Unido es pequeño. En cualquier caso, una vez que se resuelvan las incertidumbres actuales, confiamos en que el Reino Unido siga siendo buen cliente y proveedor de la UE aunque esté fuera de la UE. Hay muchos países que lo son y no pertenecen.

-¿Cómo se han comportado los precios en el último año?

-Ha sido favorable para los que exportamos. Ha estado barato y se vendía bien. El periodo de aquí para atrás ha sido bueno para la industria exportadora. El dólar también nos ha echado una mano. De 1,30 1,29 euros nos hemos ido a 1,08 -1,09 y a la hora de vender un kilo de producto las ventas se multiplican.

-¿Con qué capacidad de producción abriría la nueva factoría?

-Haremos una primera fase de 10.000 cerdos diarios. El día que se inaugure el matadero se sacrificarán 10.000, y así hasta los 40.000 en unas siete fases posteriores dependiendo de la venta, que tiene que venir acompañada de rentabilidad. En ese momento pasamos al paso siguiente y así. Esta compañía estará dirigida por profesionales.

-Cómo ahora.

-Como ahora. Independientemente de que la familia Soler ocupe los puestos que corresponda. No sabemos las aptidudes de mi nieto.

-Está claro que su idea no es estar en el negocio por mantenerlo. Podría estar tranquilo en su casa y sin embargo se calienta la cabeza.

-Hay un equipo extraordinario de personas en esta compañía, empezando por el director hasta el último, que colaboran muchísimo y a ellos se les debe el éxito.

-¿Cuántos son en la dirección?

-Unas veinte personas que tiran de la compañía.

-Imagino que habrá tenido ofertas de empresarios para comprarle o participar en la empresa

-Perdón. En los últimos dos años, como unas ocho veces han venido a comprar la empresa.

-¿Y de qué perfiles?

-Empresarios asiáticos.

-Japón ha sido el plan 'b' Faccsa-Prolongo ante la caída de exportación por el veto ruso.

-Hemos tenido caída de exportaciones, y mi hijo Ramón, que está al frente de esa división, ha sustituido prácticamente el 15 por ciento. En un corto plazo hemos podido sustituir estas ventas. Japón se abastece del mundo entero. Es el mejor cliente en porcino. El que mejor paga y más exige.

-¿Qué estructura de personal sanitario tiene Faccsa-Prolongo?.

-La Administración andaluza ha puesto a nuestra disposición un equipo de nueve veterinarios oficiales a la compañía de forma permanente, supervisando y controlando toda la higiene. Por otro lado tenemos unas 15 personas, ayudantes, para cumplimentar todas las normas de los países a los cuales exportamos. Cada uno tiene su idiosincrasia.

-Y todos se llevarían las manos a la cabeza como usted cuando la OMS alertó del riesgo de cáncer por consumir carne procesada.

-Ya lo han dicho los portavoces de nuestro sector a nivel mundial. Han emitido informes recogidos por la prensa y que demuestran que ha habido una falsa alarma. La carne roja o blanca no produce cáncer porque comas un filete. Si como solo verdura puede reventar, lo mismo que si sólo come un solo producto. Tocar ese tema sin explicaciones científicas confunde al consumidor. Fuera de los primeros días de desconcierto las cosas han vuelto a su cauce. Hubo una información no acertada. La Asociación de Industrias de la Carne de España en colaboración con organismos científicos ha emitido informes a la prensa poniendo en orden esta información. En España afectó un poco y en las exportaciones, nada de nada.

-¿Cómo se reparten su hijo y usted el trabajo de los mercados?

-Mi hijo lleva todo lo que es exportación, pero digamos que dentro de eso, China lo hace menos y yo le ayudo porque allí la jerarquía en la industria es el trato de persona a persona y se guarda en general la misma posición. Un presidente atiende a otro presidente, un directivo comercial a otro. De técnicos a técnicos. En esos países se respeta ese protocolo; en Europa no. Después de diez años estoy muy bien relacionado, tengo grandes amigos en el sector y, por supuesto, no puedo suministrarles todo lo que me piden. Entenderá por qué hacemos ampliaciones y manejamos cifras que para alguien de la calle pensarán que estoy loco: ¡40.000 cerdos!. Eso no es nada en el mundo.

-¿E India, que es casi otra China...?

-Llevamos dos años con el Gobierno de España y el Ministerio de Agricultura para la apertura del mercado indio. Nos interesa, a pesar de que allí el cerdo crea recelos, pero son tantos habitantes que con pocos que lo consuman.

 

Fotos

Vídeos