Más de 130 personas duermen cada día en las calles de Málaga

La red de atención a este colectivo está completa, con todas sus plazas ocupadas y con lista de espera para beneficiarse de una de ellas

ALVARO FRÍAS

Son la expresión más fuete de la exclusión social. Se trata de las personas que no disponen de un techo bajo el que habitar. En Málaga, 134 personas duermen cada día en la calle, según informó ayer el concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de la ciudad, Francisco Pomares.

El edil dio a conocer este dato en la presentación de la campaña que diversas asociaciones de Málaga llevan a cabo por el día mundial de las personas sin hogar, que tendrá lugar el próximo domingo. En el acto, estuvo acompañado por el secretario general de Cáritas en Málaga, Francisco Javier Jiménez, y la responsable de ACCEM Carolina Cueto.

Son datos preocupantes, teniendo en cuenta que a lo largo de este año 649 personas han pernoctado en las calles de la capital. Mientras tanto, los mecanismos creados para atenderlas no dan abasto, ya que las 257 plazas de las que dispone la Red de Atención a Personas Sin Hogar en la capital siempre están ocupadas y actualmente tiene una lista de espera con 32 peticiones.

Condiciones adecuadas

En la campaña se insiste en que la vivienda es un derecho fundamental de las personas. El responsable de Cáritas indicó que disponer de un techo es algo esencial para tener una vida digna. Además, precisó que no basta con esto, ya que las condiciones en las que se habite en esa casa tienen que ser adecuadas.

Por ello, los representantes de las asociaciones pusieron de manifiesto el problema existente en cuanto a las viviendas. «Hay muchas vacías en la provincia y también una gran necesidad de familias», apuntó Jiménez.

noticia relacionada

Pomares señaló que actualmente en la capital hay 7.300 familias que necesitan una vivienda. En este sentido, manifestó que «solo se atiende a la punta del iceberg», que son los casos «más graves», ayudando por ejemplo a mujeres maltratadas o a personas que han sido desahuciadas.

Desde las asociaciones pidieron a las administraciones más colaboración. Solicitaron nuevos planes de viviendas, más ayudas para las entidades y un compromiso «serio». También esperan una mayor inversión en vivienda social y que se reduzca la burocracia para acceder a una casa.