Aparcamientos abre una investigación interna sobre la polémica de Porras con la grúa

Operario de la grúa municipal./
Operario de la grúa municipal.

El concejal de Movilidad afirma que los hechos «están siendo aclarados» y que están «muy lejos» de lo que denuncian los grupos de la oposición

JESÚS HINOJOSAMálaga

La polémica generada la pasada semana al conocerse que un empresario del polígono de SanRafael llamó al teléfono móvil de la concejala del distrito, Teresa Porras, para pedirle explicaciones por la actuación de un operario de la grúa municipal sobre el coche de un cliente en la calle Guerrita sigue coleando. La comisión plenaria de Movilidad y Ordenación del Territorio celebrada ayer abordó una moción del portavoz de IU, Eduardo Zorrilla, que fue rechazada por el equipo de gobierno, en la que pedía que se abriera una investigación interna para aclarar si existen actuaciones arbitrarias desde la dirección de la Sociedad Municipal de Aparcamientos y Servicios (SMASSA) o miembros del gobierno local, o una «posible prevaricación administrativa» en relación al servicio de la grúa municipal.

El concejal de Movilidad, Raúl López, explicó que no apoyaron la iniciativa de IU porque sus argumentos «faltan a la verdad», y aseguró que no existen espacios en la ciudad vetados a la actuación del servicio de retirada de vehículos. No obstante, recalcó que, desde la dirección de la SMASSA, «en ningún momento nos hemos negago a aclarar cualquier circunstancia, por lo que se ha iniciado un proceso informativo interno» sobre el asunto en el que se vio implicada la edil Teresa Porras. Según López, tras los primeros datos recabados, los hechos «están siendo aclarados» y están «muy lejos» de lo que denuncian los grupos de la oposición.

Otras mociones

Villa Fernanda. Se aprobó una moción de IU para reafirmar el rechazo a la construcción de viviendas en esta finca histórica. A propuesta del edil socialista Sergio Brenes también se aprobó que quede abierta la posibilidad de adquirirla desde alguna institución pública.
Aparcamientos. El equipo de gobierno aprobó una moción del PSOE para aumentar las plazas de aparcamiento en los barrios del distrito de Palma-Palmilla.

Cabe recordar que, tras la llamada del empresario a Porras, que se encontraba en Bilbao, llegó al lugar un oficial de policía que certificó que la acción del operario de la SMASSA era correcta, por lo que el cliente del empresario pagó el desenganche de la grúa. La edil justificó que, como en otras ocasiones, lo que hizo fue únicamente pedir la presencia de la policía para certificara un asunto que causaba una queja vecinal.

El concejal de Movilidad resaltó en la comisión que las actuaciones de la SMASSA «son transparentes y están dirigidas al interés general». Por su parte, Eduardo Zorrilla lamentó que el equipo de gobierno no aprobara su moción, a la que sí se sumó el edil del PSOE Sergio Brenes, quien anunció que su grupo llevará este asunto a la próxima comisión de transparencia municipal.

El alcalde, Francisco de la Torre, reiteró ayer el discurso que ha mantenido hasta ahora sobre este asunto. «No hay ningún trato de favor para nadie. Hay muchos ciudadanos que tienen los teléfonos de los concejales y es normal que llamen para comunicar problemas, aunque hay llamadas que son innecesarias», apuntó De la Torre, quien en su afán de despejar cualquier sospecha remarcó: «Mi teléfono particular está en la guía desde hace muchos años y hay vecinos que me llaman».

Por su parte, la propia edil afectada por la polémica defendió su gestión alegando además que su teléfono lo tienen desde presidentes de asociaciones de vecinos y peñas hasta hermanos mayores de la Agrupación de Cofradías, empresarios de playas o cualquier ciudadano a través del distrito de la que es reponsable, el de Cruz del Humilladero. Por ello, apuntó directamente contra el empresario que la telefoneó: «Ha abusado de la confianza del concejal». «El ciudadano me llama porque está en desacuerdo con el enganche de la grúa, pero la autoridad, que es la policía, confirma el buen trabajo de SMASSA», remarcó.