Al menos 20 muertos en un tiroteo en un centro comercial de Texas

Al menos 20 muertos en un tiroteo en un centro comercial de Texas

Las fuerzas policiales detuvieron al supuesto autor, un joven de 21 años que disparó con un rifle indiscriminadamente

JULIO CÉSAR CHÁVEZWashington

«Vi a un hombre con una camiseta negra y pantalones de camuflaje que llevaba lo que parecía un rifle, apuntaba a la gente y les disparaba directamente. Vi a tres o cuatro cayendo al suelo». Una testigo describió así a la cadena Fox News el horror desatado a mediodía de ayer (hora local) en un centro comercial de El Paso, en el Estado norteamericano de Texas, por la acción de un tirador -en la confusión inicial se llegó a hablar de tres, extremo luego desmentido- que causó al menos 20 muertos, más de una veintena de heridos, entre los que hay dos niños y nueve se encontraban en estado crítico, según confirmaron fuentes policiales.

El autor de esta nueva matanza en Estados Unidos fue detenido en medio de un enorme despliegue de efectivos de las fuerzas de seguridad locales, estatales, el FBI y la Agencia Federal para el Control de Armas, Explosivos (ATF). Se trata de un joven de 21 años, según confirmó el gobernador adjunto del estado, Dan Patrick. El sospechoso ha sido identificado como Patrick Wood Crusius, natural de Dallas.

«La comunidad de El Paso ha sido golpeada por un acto de odio y violencia demente», declaró el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un comunicado. La Casa Blanca dijo que el presidente, Donald Trump, -que pasa el fin de semana en su complejo de golf de Nueva Jersey- fue informado del tiroteo por el ministro de Justicia, William Barr. Más tarde. El propio mandatario se dirigió al país a través de Twitter. «Terribles tiroteos en El Paso, Texas. Los informes son muy malos, muchos asesinados. Trabajando con las autoridades estatales y locales y las fuerzas del orden. Hablé con el gobernador para prometer el apoyo total del Gobierno federal. ¡Dios sea con todos ustedes!», rezaba el mensaje.

Pasado el mediodía (ocho horasmás en España), la Policía de El Paso tuiteó: «Alerta tiroteo, manténganse lejos del centro comercial Cielo Vista, la situación está aún en desarrollo». En el momento del suceso, el complejo WalMart estaba lleno de familias que aprovechaban la mañana del sábado para aprovisionarse de material para el próximo curso escolar. A Glendon Oakly, un testigo que habló con la cadena MSNBC cuando ya todo había terminado, aún le latía el corazón «como si me fuese a estallar». Oakly se topó primero con gente que corría hacia el aparcamiento. Después «vi a un niño pequeño gritando que había un tirador en el WalMart, pero no le hice caso porque era muy pequeño».

Tristemente frecuentes

Pero después llegaron los tiros con claridad -«Pop, pop»- y la gente dando alaridos y ya no tuvo dudas de que El Paso, la ciudad fronteriza de 700.000 habitantes, se incorporaba a la larga lista de localidades de Estados Unidos azotadas por una violencia que se multiplica por la facilidad del acceso a las armas.

Robert Curado, residente en la ciudad, explicó en declaraciones al diario local El Paso Times cómo se escondió junto a su madre entre dos máquinas expendedoras fuera del Walmart cuando el sospechoso les apuntó con el arma. «Allí es cuando el individuo intentó dispararme, pero falló porque me arrodillé», indicó.

Afp

Imágenes publicadas por la cadena local KTSM mostraron al sospechoso en el interior de un vehículo policial. Sus características se corresponderían con las del joven vestido con ropa paramilitar citado por los testigos y captado, rifle en mano, por una cámara de seguridad del complejo comercial.

El tiroteo masivo de El Paso es el número 249 de estas características que tiene lugar en EE UU en lo que va de año. El pasado fin de semana, tres personas, incluido un niño de seis años, murieron por los disparos de un joven de 19 años que abrió fuego en un festival gastronómico en Gilroy, California.