Sube a 1.407 la cifra de muertos por el terremoto y el tsunami en Indonesia

Los equipos de rescate retiran un cuerpo de los escombros. / EFE

63% de los indonesios en la región de Célebes afectada no escucharon las sirenas de alerta de olas gigantes

COLPISA / AGENCIASYakarta

Las autoridades indonesias han elevado a 1.407 la cifra de víctimas mortales que causó el terremoto de magnitud 7,5 y el posterior tsunami que golpearon la isla de Célebes el pasado 28 de septiembre.

El anterior recuento situaba en 1.234 el número de personas fallecidas, si bien las autoridades indonesias ya advirtieron de que la cifra podía aumentar a medida que los equipos de emergencia accedieran a las zonas afectadas. «Creemos que la cifra seguirá aumentando», ha dicho el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, en rueda de prensa en Yakarta televisada.

El número de heridos graves que se encuentran hospitalizados ha subido a 2.549 y el de desaparecidos ha pasado a 113. Además, las autoridades atienden a 70.821 personas en 141 centros de evacuados y el registro de casas derruidas o dañadas está en 65.733. La gran mayoría de las víctimas pertenece a Palu, la capital de la provincia de Célebes Central y con una población de unos 350.000 habitantes, y el resto provienen del vecino distrito de Donggala y partes de Sigi y Parigi Moutong, detalló el indonesio Sutopo.

Sutopo ha indicado, además, que el 63% de los indonesios en la región de Célebes afectada por le terremoto y el tsunami no escucharon las sirenas de alerta de olas gigantes. Por su parte, el portavoz de la BNPB añadió que en Indonesia el 71% de la población nunca ha hecho un simulacro de respuesta a desastres.

El aumento de la cifra de muertos se debe a que los equipos de rescate han entrado en zonas que estaban inaccesibles desde el viernes. No obstante, Sutopo admitió que todavía hay áreas en esa parte de la región central de las Célebes en las que es difícil acceder. «Hay algunos sitios a los que no podemos llegar, pero no muchos. En Donggala por ejemplo hay algunos distritos donde tenemos que enviar suministros en helicóptero», ha corroborado en Palu el coronel Muhammad Thohir, del Ejército indonesio.

El coronel también ha indicado que los suministros de carburante y agua potable están llegando, aunque aún son insuficientes para las necesidades de decenas de miles de afectados que lo han perdido todo. Asimismo, se trabaja en restablecer el servicio eléctrico y el de las telecomunicaciones, y en reabrir las carreteras.

El militar ha añadido que otras prioridades son: hacer llegar comida a las personas que más lo necesitan, enterrar los cadáveres en las fosas comunes y garantizar la seguridad del aeropuerto, al que se prevé que desde mañana lleguen vuelos comerciales.

Por su parte, la portavoz de la Cruz Roja indonesia, Aulia Arriani, indicó hace unos días que la situación es igual de crítica en otro distrito cercano, Sigi. «Mis voluntarios han encontrado 34 cadáveres... Niños desaparecidos que estaban en un campamento religioso», explicó.

Ayuda internacional

En este contexto, el presidente indonesio ha informado que 26 países y dos organizaciones internacionales ofrecen asistencia, pero no ha detallado datos de las ONG que colaboran en la búsqueda y atención de las víctimas sobre el terreno.

Algunos de los países que han ofrecido su ayuda son Tailandia, Australia y Corea del Sur. Esta última ha planteado la posibilidad de distribuir un millón de dólares en ayuda humanitaria. «Esta asistencia tiene como objetivo reducir las duras condiciones a las que se enfrentan las comunidades», ha dicho el Gobierno surcoreano en un comunicado.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, también ha ofrecido enviar ayuda, según ha informado el diario local 'The Jakarta Post'. «Turquía está preparada para hacer todo lo que esté en su mano para ayudar a Indonesia a sanar sus heridas», ha manifestado el dirigente turco en su cuenta de Twitter.

 

Fotos

Vídeos