La Junta despeja el camino para que las aguas residuales de Coín lleguen a la nueva depuradora

Un momento de la visita a la EDAR Bajo Guadalhorce. /Fernando Torres
Un momento de la visita a la EDAR Bajo Guadalhorce. / Fernando Torres

La consejería ha tenido que mediar con la constructora para determinar cómo se hacía frente a los daños que sufrieron los colectores por las lluvias

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha reunido este viernes a los representantes públicos de los municipios que se beneficiarán de la recién terminada EDAR Bajo Guadalhorce. Esta depuradora, que tratará las aguas residuales de Pizarra, Álora y Coín, lleva funcionando en modo de pruebas desde el ocho de abril, y así lo hará hasta dentro de seis meses. La visita institucional tenía como objetivo inaugurar de forma oficial las instalaciones y ofrecer una valoración positiva de los primeros días de funcionamiento, pero, tal y como ha reconocido la viceconsejera de Agricultura, Ana Corredera, esta especie de celebración no está completa, ya que todavía queda un punto imperante por resolver: Coín, el más grande de los tres municipios (21.716 habitantes), todavía no está conectado a la EDAR.

El vertido de Coín es un punto especialmente crítico

Los colectores que llevan las aguas residuales coineñas a la depuradora ya estaban construidos, a la espera de que la estación comenzase a funcionar. Las inundaciones de octubre de 2018 causaron graves daños en la red, que quedó inutilizada. Desde entonces, la Junta de Andalucía ha tenido que negociar con la constructora para determinar las responsabilidades de cada una de las partes de cara a la reconstrucción de esta red. «El problema se está resolviendo;la semana que viene se iniciará el expediente de daños», ha explicado Corredera, que ha anunciado que la consejería y la empresa constructora han alcanzado un acuerdo para que las obras de recomposición de los colectores de Coín comiencen «en pocas semanas».

Mientras tanto, Álora (12.951 habitantes) y Pizarra (9.118 habitantes) ya están depurando sus aguas. Por ello, el delegado territorial de Medio Ambiente, Fernando Fernández, considera que los tres municipios del Guadalhorce están ante un momento «importante». Ha destacado que la puesta en marcha de esta EDAR ha supuesto una inversión total de más de quince millones de euros, ocho y medio destinados a la estación en sí, y el resto a los kilómetros de colectores que han sido necesarios para llevar las aguas residuales al mismo punto. La parte negativa, a ojos del delegado, está en los «retrasos» que ha acumulado la estación, ya que se licitó en el 2007 y han sido necesarios más de diez años para ser finalizada.

Más allá de los colectores de Coín, la viceconsejera ha anunciado que los primeros días de prueba se están realizando sin ningún tipo de incidente grave, sin contar algún que otro contratiempo menor en materia eléctrica. «Los técnicos los han ido solucionando», ha expresado.

El alcalde de Álora, José Sánchez, ha recordado que ya en el año 2003 los regidores de la zona empezaron a manifestar la necesidad de construir una depuradora para dejar de contaminar el Guadalhorce. «Hemos pasado mucho y hemos sufrido mucho; hay que agradecer el esfuerzo que se ha hecho para recuperar nuestro río, es el que nos da vida». El regidor de Pizarra, Félix Lozano, ha definido el primer balance oficial como «un día feliz». «Queremos que el agua llegue limpia al Guadalhorce, han sido muchos años de reivindicaciones». Coincide con ellos su homólogo en Coín, Francisco Santos, quien ha recordado que su municipio ha pasado «mucho tiempo» reivindicando a la Junta que se edificara la depuradora lo antes posible. Ahora desea que los colectores estén «cuanto antes» operativos para que se cierre el ciclo y la comarca se acerque al vertido cero.

Dos meses más para el proyecto de la EDAR Málaga Norte

Cuando Coín empiece a tratar sus aguas en la nueva depuradora, el Valle del Guadalhorce habrá dado un gran paso para dejar de ser uno de los grandes puntos negros de vertidos sin depurar en Andalucía. Sin embargo, aún queda una gran infraestructura por hacer en la comarca, la que procesará las aguas de Alhaurín el Grande –que actualmente vierte al cien por cien de forma directa al río–, y de Cártama. Este proyecto se conoce como EDAR Málaga Norte, por su ubicación próxima al Aeropuerto. El presidente de la Junta de Andalucía había anunciado hace unos meses que el proyecto técnico estaría redactado «antes del verano», pero la viceconsejera de Desarrollo Sostenible, Ana Corredera, ha anunciado este viernes que se ha añadido una demora de dos meses. El director general de Infraestructuras del Agua, Sergio Arjona, ha añadido que posteriormente se empezará a trabajar en el pliego. El próximo día, Arjona se reunirá con Emasa para resolver «problemas técnicos». Por todo ello, estiman que los trabajos empezarán el próximo año.