La Junta aprueba una nueva planificación para proteger al pinsapo del cambio climático

Senderistas en la Sierra de las Nieves./Fernando Torres
Senderistas en la Sierra de las Nieves. / Fernando Torres

Empleo verde y conectividad ecológica centran la hoja de ruta de la Sierra de las Nieves propuesta por el Consejo de Gobierno

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La Junta de Andalucía aprobó ayer los nuevos planes de ordenación de los recursos naturales, de uso y gestión de la Sierra de las Nieves, que sustituyen a los vigentes desde 2003. La nueva hoja de ruta territorial, añade medidas dirigidas «a los nuevos retos del cambio climático, la conectividad ecológica y el empleo verde», según informaron desde la administración. La planificación se ha establecido también teniendo en cuenta «la futura declaración del espacio protegido como parque nacional» –cuya propuesta inicial ya han ratificado los ejecutivos central y autonómico para su debate en el Congreso de los Diputados–.

La presidenta de la Junta Rectora del actual parque natural, María Luisa Gómez, explica a SUR que la protección contra el cambio climático es fundamental en este territorio:«El pinsapo es muy sensible ante los cambios de temperatura y, por tanto, al calentamiento global». Esta especie es «protagonista» de la actual figura de conservación y es una de las causas que justifican la creación de un parque nacional, por lo que protegerlo es vital para el futuro de la sierra.

El primero de los dos documentos aprobados, el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN), se aplicará en la totalidad del territorio que ocupa la Reserva de la Biosfera de la Sierra de las Nieves y su entorno (96.809 hectáreas), mientras que el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) tendrá como ámbito tan solo el territorio protegido bajo la figura de Parque Natural (20.132 hectáreas). Las medidas y líneas de estudios previstas se harán públicas hoy y afectarán a 13 municipios: Alozaina, Benahavís, Casarabonela, El Burgo, Guaro, Istán Monda, Ojén, Parauta, Ronda, Serrato, Tolox y Yunquera.

Las prioridades de conservación recogidas en ambos planes, que estarán vigentes de forma indefinida y serán evaluadas de forma plurianual, se dirigen, por tanto, «a las amenazas derivadas del cambio climático, a la regeneración y conexión de ecosistemas y a la protección de los pinsapares, unos bosques exclusivos de Andalucía que encuentran en la Sierra de las Nieves sus mayores extensiones», destacan desde la Junta. Asimismo, se simplifican los procedimientos al introducir la comunicación previa del promotor, en sustitución de la autorización administrativa, para diversas iniciativas.

El Plan Rector de Uso y Gestión establece las directrices de protección de ecosistemas forestales, mejora de la fauna amenazada, reintroducción de especies, rehabilitación de edificaciones y ampliación de la oferta de equipamientos públicos dentro del parque natural, entre otros aspectos.

En cuanto a la actividad agropecuaria, las principales previsiones se dirigen a adecuar la presión ganadera y ordenar los lugares de pastoreo y los cambios de cultivos. También se incluye una regulación detallada de la práctica de la espeleología, dado que en el parque natural se localizan algunas de las simas más profundas del planeta, así como de la escalada y el vivaqueo, las actividades aeronáuticas, el turismo ecuestre y el montañismo y el senderismo.

Consenso

La planificación aprobada por el Consejo de Gobierno cuenta con los informes favorables de la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de las Nieves, en la que están representados los principales agentes sociales, económicos e institucionales de la comarca, y del Comité de Acciones para el Desarrollo Sostenible, integrado por las distintas consejerías del Gobierno andaluz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos