Las Flores, el instituto que transformó el Guadalhorce

Encuentro de los alcaldes que cursaron en el IES Las Flores con los alumnos de este curso. /SUR
Encuentro de los alcaldes que cursaron en el IES Las Flores con los alumnos de este curso. / SUR

El centro aloreño celebra su cincuenta aniversario. Los actuales alcaldes de Pizarra, Álora, Ardales, Alozaina y Casarabonela son antiguos alumnos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El día 30 de diciembre del ya lejano año 1964 la Dirección General de Enseñanzas Medias, que por aquél entonces dependía del Ministerio de Educación y Ciencia, pidió formalmente al Ayuntamiento de Álora la cesión de un solar de 6.500 metros cuadrados. Esa decisión y los correspondientes trámites burocráticos supusieron un antes y un después en el desarrollo no solo del municipio, sino de toda la comarca del Guadalhorce y la vecina Guadalteba, una transformación que este curso cumple cincuenta años.

En el curso académico 1968-69 el centro empieza a funcionar como Sección Delegada dependiente del Instituto de Nuestra Señora de la Victoria de Málaga. «La apertura de esta sección supuso que muchas familias se pudieran permitir que sus hijos e hijas pudieran estudiar y adquirir una formación reglada gratuita impartida por profesorado de bachillerato». Así lo define el actual director del centro, Antonio Hidalgo. Hasta esa fecha los estudios de bachillerato se hacían por libre, los alumnos tenían que examinarse en Antequera, o bien mediante colegios de régimen interno. «La Sección también supuso que los pueblos de la comarca (Pizarra, Ardales, Carratraca, Alozaina, Casarabonela) pudiera beneficiarse subvencionados por sus respectivos ayuntamientos», añade el responsable.

El instituto fue creciendo poco a poco, añadiendo secciones, y a principios de los setenta se asocia con el internado femenino aloreño Nuestra Señora de Flores, cuyas alumnas asistían a la sección delegada para cursar bachillerato. La expansión hace que hasta sus pupitres lleguen jóvenes de otros municipios algo más lejanos, como Cártama o Valle de Abdalajís (en el internado había muchas jóvenes de dichas localidades).

«José Fernández López de Uralde era el alcalde y artífice de todo este proceso», explica el director. «El Ayuntamiento participaba de lleno en el mantenimiento no sólo de las infraestructuras del Centro pagando, su creación un administrativo, un jardinero, los servicios de limpieza, las obras de conservación y reparación del edificio, sino que también becaba a alumnos y alumnas necesitados», añade.

Tras años de funcionamiento como sección delegada bajo el mando de otra entidad, el centro aloreño adquiere entidad propia en el año 1974 y asume todas las competencias administrativas, de gestión y académicas que antes se llevaban a través del centro matriz. El 24 de abril de 1991 se publica en el BOJA el nombre actual de Instituto de Enseñanza Secundaria Las Flores, en honor al internado femenino.

En la actualidad se imparte n cursos de la ESO, bachillerato de ciencias y humanidades, y programas de formación específicos de cerámica y Educación de Adultos. Además, el centro participa en varios proyectos docentes como COMPARTEC, el plan de coeducación 'Soy útil', el blog Espacio de Paz y Coeducación y otras iniciativas similares.

Celebración

Por todo ello, el renombrado IES Las Flores se encuentra inmerso estos días en una serie de actos conmemorativos con los que recordar su pasado a través del presente. Uno de los más llamativos se ha celebrado esta semana y pone sobre la mesa la importancia que el centro ha tenido a nivel comarcal: cinco alcaldes de municipios vecinos son antiguos alumnos. El regidor de Álora, José Sánchez Moreno; la alcaldesa de Ardales, María de Mar González; el alcalde de Casarabonela, Antonio Campos; el primer edil de Pizarra, Félix Lozano y el de Alozaina, Antonio Pérez, se formaron entre las cuatro paredes del solar de la Cuesta del Río (donde se ubica la escuela).

El pasado lunes acudieron Sánchez, González y Campos (y la concejala pizarreña Mariola Vergara en representación de Lozano. Juntos recordaron sus vivencias, su paso por el centro y visitaron las aulas en las que pasaron sus días estudiantiles. El director del centro, Antonio Hidalgo, compartió mesa con los ediles y les hizo entrega a de un recuerdo conmemorativo.