La familia de Lucía denuncia por homicidio imprudente a Adif y a la Guardia Civil

Los padres de Lucía Vivar. /SUR
Los padres de Lucía Vivar. / SUR

Considera que la muerte de la pequeña podría haberse evitado si las decisiones de estos organismos hubiesen sido las correctas

ALVARO FRÍAS , JUAN CANO y JON SEDANOMálaga

Hace hoy un año que el cuerpo de la pequeña Lucía Vivar fue hallado sin vida en las vías del tren siete horas después de su desaparición en la estación de Pizarra. Desde entonces, los padres de la niña, que acababa de cumplir tres años cuando falleció, no han dejado de luchar para que se investiguen todos los entresijos de este caso y quede esclarecido por completo. La última acción que han emprendido, según ha podido saber este periódico, ha sido la de presentar una denuncia en el juzgado contra Adif y la Guardia Civil por un supuesto delito de homicidio imprudente por omisión.

La familia de la pequeña continúa así con una batalla judicial que sufrió un duro revés hace un mes, cuando la titular del Juzgado de Instrucción número 10 de la capital decretó el archivo de la causa abierta por la muerte de Lucía. A través de un auto, recurrido por los padres, la jueza explicaba que tomaba esta decisión al entender que de las actuaciones practicadas no se desprenden aspectos que apunten a la comisión de un hecho delictivo, ya que, apuntaba, no existen indicios de que en la desaparición de la menor y en su muerte hayan intervenido terceras personas. De hecho, se refería a un informe en el que se dice que la niña murió golpeada por un tren de cercanías.

En cuanto a la denuncia presentada en el juzgado, Almudena y Antonio, los padres de Lucía, aseguran que las actuaciones de personal de Adif y de la Guardia Civil tuvieron como resultado la muerte de su hija. Esto, según apuntan, se podría haber evitado si estos organismos hubieran cumplido con su deber de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Para argumentar esta afirmación, la familia de la pequeña pone sobre la mesa una serie de aspectos. Por ejemplo, insiste en que no se suspendió el tráfico ferroviario a pesar de que Lucía había desaparecido en una estación de tren. Según ha podido saber este periódico, los padres afirman que no se revisaron bien las cámaras de seguridad. En este sentido, precisan que en un primer momento se comunicó a la Guardia Civil que la niña no aparecía en las imágenes, aunque días más tarde trascendieron las instantáneas en las que se observa a la pequeña en dirección a las vías.

Velocidad del tren

Asimismo, se critica la velocidad a la que circuló el tren, sobre la que afirman que no era adecuada a las circunstancias que se estaban dando, tal y como solicitó la Benemérita. También señalan al maquinista, sobre el que dicen que no respetó la orden de circular marcha a la vista.

En cuanto a la actuación del Instituto Armado, la familia asevera que no se estableció ningún protocolo para las batidas que se realizaron aquella noche y que, desde que se denunció la desaparición a las 23.30 horas, solo participó en la búsqueda una patrulla hasta las 04.30 horas. Entre otros aspectos, siempre según las fuentes consultadas por este periódico, recuerda que los perros que se usaron en el dispositivo por larte de la Guardia Civil no eran los adecuados.

Para dilucidar estos aspectos los progenitores piden que se tome declaración a una serie de personas, entre los que están ellos mismos, así como el maquinista y diversos efectivos de seguridad.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos