Los Dólmenes sirven de escenario para recrear su propio pasado

Menga sirvió de escenario especial para esta obra teatral. /A. J. G.
Menga sirvió de escenario especial para esta obra teatral. / A. J. G.

La compañía Surterráneo Teatro interpreta una obra que une ritos mágicos y filosofía

Antonio J. Guerrero
ANTONIO J. GUERRERO

Los ritos mágicos, unidos a la filosofía, volvieron este fin de semana a los Dólmenes de Antequera 6.000 años después, gracias a la interpretación de la obra '¿Qué será de mi sombra cuando me haya ido?', de la mano de la compañía Surterráneo Teatro.

El público pudo ver «una ceremonia, un ritual, a la vez que también es una obra de teatro sin conflicto, porque se trata de la entrega del cargo de sanadora a un sanador algo más joven que ella», según Ángelica Gómez, directora de una compañía que nació en la capital malagueña en 1997, iniciándose de la mano de alumnos de la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático Málaga).

«La sanadora del clan se va a retirar y le pasa todo su legado a su sucesor. Hacen un ritual dentro del templo, que tiene que ver con la luna, con la montaña sagrada, con las estrellas… En fin, muy vinculado a la naturaleza y a los misterios naturales», explica Gómez.

La interpretación quiso contar con «un tinte filosófico que se plantea muchas cuestiones: cómo serán los seres venideros. Todas esas cosas que se podían plantear el hombre hace 5.000 años y que todavía hoy en día nos seguimos preguntando y que aún no tenemos respuesta. Es como un viaje, montado de manera sencilla, porque consideramos que lo más importante y el verdadero protagonista ahí es el Dolmen».

En la obra se pudieron ver a los actores Lucía Alfaro y Garikoitz Lariz, actuando en un dolmen que supone para la compañía de teatro «un verdadero regalo y nos sentimos muy afortunados por poder representar ahí una obra de teatro. Llevamos muchísimos años haciendo teatro y te puedes imaginar lo que esto supone… Un lugar mágico, cargado de energía, un misterio en cuanto a su construcción. Sentimos una profunda admiración por los antepasados que lograron edificar ese edificio y que esas piedras hayan resistido al tiempo viendo tantas cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos