Oficios al Sur

Confesiones de un chófer de lujo

Cristian Espinosa es un chófer privado con todo tipo de anécdotas/SUR
Cristian Espinosa es un chófer privado con todo tipo de anécdotas / SUR

Cristian Espinosa es un chófer privado que ha trasladado a personajes ilustres por la Costa. Participó en la comitiva que acompañó a los Obama en su última visita a Málaga

ALEJANDRO DÍAZ

Cada año y, en especial, cada verano, no son pocos los personajes ilustres que visitan Málaga y su Costa del Sol. Y no solo ilustres; simplemente, basta con que sus cuentas corrientes sean acaudaladas. Este tipo de visitante genera una demanda de servicios 'premium' y 'VIP' que llega, también, a las empresas de transportes. Claro está que no se trata de un trayecto cualquiera: todo lo contrario, completamente personalizado y con todos los lujos imaginables.

Cristian Espinosa es un joven que trabaja como chófer en Autosol, una de estas empresas que llevan años operando con clientes de la máxima exigencia. La última visita ilustre para la que trabajó fue para la de la familia Obama el pasado mes de junio. «En mi coche no iban los propios Obama, sino una parte de la comitiva, que era bastante amplia», explica Espinosa, que tiene un millón de anécdotas en su haber.

Como cuando empezó a trabajar en este tipo de empresas. Fue en Barcelona, hace ya algunos años. Había una huelga de aviones y de transporte público. La cuestión es que el cliente que tenía encargado entonces le lanzó la siguiente pregunta: «Cristian, ¿habría algún problema en que buscases un coche y me llevases a Venecia? Tengo un compromiso importante y querría llegar a tiempo». Cristian no lo dudó un instante: «Ningún problema». Así se preparó un equipaje ligero y puso rumbo a Venecia, adonde pudieron llegar sin ningún contratiempo. Por el camino fueron parando en diferentes puntos del trayecto. El propio cliente se hacía cargo de los gastos de las habitaciones de los hoteles de lujo en las que iban descansando. De las suyas y de las de Cristian.

No solo se trata de hacer de chófer, sino de 'personal shopper' o de guía turístico

Desde que llegó a la Costa del Sol en 2015, siempre ha trabajado para la misma empresa, de la que también es socio. Probó un fin de semana y le gustó todo lo que se movía en la Costa del Sol, especialmente, en Marbella. «Hablo distintos idiomas, algo que se valora mucho en esta profesión. Si hablas inglés de forma fluida, puedes conseguir muy buenos clientes», comenta Cristian para pasar a enumerar algunos de los coches que ha conducido: desde básicos hasta modelos de alta gama.

De todos los servicios de transporte que presta, el que más le gusta a Cristian es el de disposición. Es decir, ya no es cuestión de un trayecto que va de un punto a otro, sino que la contratación va por varios números de horas. En ese tiempo, el chófer se adapta a las demandas del cliente: ir a un casino, acompañar a comprar ropa, cuidar de los hijos...

Así que para ser un chófer de lujo no basta con saber conducir: ha que saber ser polifacético. Además de los traslados has de hacer de 'personal shopper' o guía turístico entre otras tareas. Para ello, como ya se ha citado, el hablar idiomas es fundamental, como lo es el tener unos buenos modales, máxima disposición, empatía y capacidad de adaptación. «He tenido clientes de todos los lugares que te puedas imaginar, pero a lo largo de mi trayectoria, los visitantes árabes han sido muy importantes», comenta Cristian, a quien le han llegado a decir: «Hoy coges mi coche y nos vamos a los mejores reservados de Marbella».

El auge de los servicios 'premium

El turismo de congresos, de golf y otros deportes, además de todas las posibilidades que ofrece la Costa del Sol respecto al lujo, contribuyen a que este tipo de servicios exclusivos sean cada vez más demandados en una zona que siempre se ha caracterizado por el buen trato al visitante. Además, este tipo de cliente rompe con la estacionalidad, ya que sus meses favoritos suelen ser septiembre e incluso octubre y noviembre.

«Estas cosas solo pasan en la Costa del Sol», sentencia Cristian. Actualmente, la empresa en la que trabaja cuenta con su propia flota de coches de la máxima calidad y con todas las comodidades. Cuenta Cristian que lo que más ha disfrutado recientemente no fue tanto la visita de los Obama sino cuando el pasado mes de mayo, con motivo de la final de la Champions League, Tottenham y Liverpool, los dos equipos que se jugaban el torneo, se concentraron en Estepona.

«El momento más difícil que he vivido es cuando tuve a varios jugadores del Liverpool subidos en mi coche, fue una gran responsabilidad... Después hablas con ellos y te das cuenta de que son unos chavales», dice Cristian, al que le preguntaron lugares que visitar para pasarlo bien y allá que fueron. «Comieron en la playa y posteriormente se fueron por a divertirse», sentencia Cristian, quien nunca olvidará su primer servicio en la empresa para la que trabaja.

«Llegué aquí y me dijeron: a partir de mañana tienes que llevar a una señora de noventa años a realizar un 'tour' por toda Andalucía», apunta Cristian, quien reconoce que se tuvo que poner a estudiar a toda prisa para diseñarle el exclusivo trayecto. Y así lo hizo, y fue un éxito. Hoy sigue con muchas ganas y un pequeño equipaje siempre preparado.