AL CIELO NO SÓLO VAN LOS ASTRONAUTAS

AL CIELO NO SÓLO                       VAN LOS ASTRONAUTAS
FÉLIX LORENZO

Monseñor Jesús Catalá acompañó al Papa Francisco a su viaje a Marruecos, clara señal del cada vez mayor peso del obispo de Málaga en la Conferencia Episcopal. -Cristóbal Toral denuncia la falta de apoyos al arte español en la peculiar y original presentación del catálogo de su Exposición Antológica en el Museo de Antequera. -El último libro de un poeta inconformista como es Muñoz Zayas

PEDRO LUIS GÓMEZ

Hoy no es un día más. Es 'el Domingo de Ramos', algarabía, niños y estrenos. Málaga en la calle con las procesiones 'estrenando' recorrido, con no poco de incertidumbre por cómo va a salir la cosa. Cumpliendo una tradición no escrita, el obispo de la diócesis, monseñor Jesús Catalá, dará los primeros toques de la campana del trono de Jesús sobre la Pollinica, que es lo mismo que decir que dará la salida a todas y cada una de las cofradías malagueñas. Pero no vamos a hablar hoy aquí del Domingo de Ramos, ni de procesiones, que para eso está en este periódico el suplemento Pasión del SUR. Pero sí de monseñor Catalá y su cada vez mayor peso y protagonismo en la Iglesia española, como demuestra que fue elegido por parte de la Conferencia Episcopal para acompañar al Papa Francisco II en su difícil viaje a Marruecos, experiencia que Jesús Catalá ha calificado de «experiencia eclesial, cultural y socio-política muy importante, de la que cabe esperar el fruto de una mayor relación fraterna entre musulmanes y cristianos», a la vez que definió como «sumamente emotivo» el encuentro con sacerdotes y seminaristas marroquíes en la catedral de Rabat. Este viaje del Pontífice se desarrolló al finales del pasado mes de marzo, y desde muchos ámbitos socio políticos fue considerado como «muy importante» por la comunidad internacional. El Papa viajó al reino marroquí para conmemorar los 800 años de presencia de los franciscanos en aquel país del norte de África, a donde llegaron en 1219, más concretamente a la ciudad de Marraketch, en tiempos en los que aún vivía San Francisco. La labor franciscana tuvo una gran importancia durante siglos, ejerciendo su misión entre los cautivos, sirviendo de intermediarios en el rescate e intercambio de prisiones musulmanes y cristianos entre España y Marruecos. En la actualidad hay 20 monjes franciscanos que desarrollan una gran labor caritativa y pastoral en aquel país.

La visita, la segunda que hace un Papa a Marruecos, tuvo multitud de gestos simbólicos y fue un chute de ánimo e ilusión para los católicos marroquíes, que representa una parte muy pequeña de la población (30.000 católicos en una población de unos 37 millones). Según la Constitución de aquel país, Marruecos es un estado soberano musulmán, y aunque el Parlamento Europeo reconoce que la libertad religiosa está consagrada en la referida Carta Magna, para nadie es un secreto que los católicos están muy discriminados en aquel país. Por eso tuvo mucha importancia el viaje (que fue recortado a lo inicialmente previsto, porque Francisco iba a ir a otras dos ciudades alauitas además de Rabat). No fue, por tanto, un viaje turístico, ni mucho menos, de ahí la importancia que el Vaticano concedió al séquito que acompañó al Papa, en el que figuró en destacado lugar, como ya hemos dicho, el obispo de la diócesis de Málaga, monseñor Catalá.

Cristóbal Toral va a hacer otra vez historia. Y es que su exposición antológica en el Museo de Antequera lleva camino de convertirse en la más visitada de la historia de la ciudad malagueña. Abierta hasta el 14 de julio, hasta la fecha han pasado ya más de 15.000 personas para ver lo que sin duda es uno de los acontecimientos culturales del presente año en la provincia. Precisamente, para presentar el catálogo, una edición verdaderamente espectacular (a la venta por 20 euros, dinero que irá destinado a la Asociación de Discapacitados Psíquicos de Antequera y Comarca para la construcción de su nuevo proyecto de una residencia de adultos), se hizo el jueves un peculiar acto en el salón de actos del referido museo con una entrevista abierta al público con el pintor antequerano ante decenas de personas, entre ellas el alcalde de la ciudad, Manuel Barón, y muchos amigos personales de Toral, como Ramón Jiménez, Antonio Luque, Paulino Plata, Antonio González y José Medina Galeote, entre otros. Paco Lobatón, uno de los protagonistas, vino expresamente para el acto desde Madrid. En el acto se vio a un Toral más en forma que nunca. A sus 79 años, quien hoy es uno de los referentes más importantes de la pintura española contemporánea, se mostró ágil en sus respuestas, pero también sincero y sin pelos en la lengua: «En España nos falta apego por lo nuestro, no defendemos el arte español, si un artista se llamaraRuiztpov en vez de Ruiz, no veas la diferencia». Por cierto, la portada del catálogo es impactante: el Papa Benedicto XVI secuestrado por dos yihadistas. «En cierta manera he querido representar en esta obra el grave riesgo que corre nuestra civilización, nuestra cultura; la persecución que sufren los cristianos en muchos países de Oriente Medio y, en definitiva, la impunidad con la que los extremistas campan por el mundo», señaló. Cristóbal Toral, genio y figura, un lujo para Málaga, un artista de los que marcan y hacen época. Y como dijo Lobatón, sería un hecho extraordinario la reedición de su autobiografía 'Mi vida en una maleta', una joya en la que se recoge la historia de quien hasta los 14 años nunca se sentó en un silla, dormía en el suelo y no supo lo que era la luz eléctrica, y acabó siendo el mejor expediente académico que jamás haya habido en las Bellas Artes españolas y homenajeado en medio mundo con estudio y casa propias en Manhattan, en pleno corazón de Nueva York...

En el acto, Cristóbal Toral recordó su famosa rueda de prensa en Madrid, cuando atendió a los periodistas vestido de astronauta. No hay relación causa/efecto, pero cosas de la vida, unos días antes se presentó en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga 'Los astronautas de verdad no regresan a casa' (Pre-Textos), nuevo libro de poemas de Rafael Muñoz Zayas. Un trabajo que, ya desde la contundencia de su título, es toda una declaración de intenciones y supone un hito en el itinerario del autor, acaso una de las voces más singulares e inconformistas en el panorama actual de la poesía española. El acto contó con la partición de Francisco Ruiz Noguera y Javier La Beira, que conversaron en torno al volumen y a la propuesta poética del escritor, quien, después de varias incursiones en la prosa, regresa al género que le es natural y en el que posiblemente se siente más a gusto. Autor de poemarios como 'Leucemias infinitas' (Virazón), 'Canto del mal soldado', 'Sones de dicha' (Premio de Poesía Ciudad de Ronda) o 'Tierra de provisión', Rafael Muñoz Zayas ha sido traducido a idiomas como el polaco, el francés, el árabe, el serbocroata o el inglés, a los que sigue la edición bilingüe lituano-española de su libro 'Aprendizaje', que verá próximamente la luz en el sello Siberiana Books. Muñoz Zayas, que es responsable cultural de la Fundación Unicaja, hará una segunda presentación de su libro en Librería Luces el próximo 10 de mayo.

Bueno, que es Domingo de Ramos. Cumplan con el dicho y no dejen de estrenar. Disfruten de la maravillosa semana que hoy comienza, hoy Málaga se transforma. Hemos hablado del Papa y del obispo, cosas del cielo pues, y de astronautas... Sean felices y servidor que lo vea y comparta.