Balance del Festival de Cine de Málaga, a dos bandas

Juan Diego, uno de los grandes nombres de esta edición del Festival de Cine de Málaga./
Juan Diego, uno de los grandes nombres de esta edición del Festival de Cine de Málaga.

Los periodistas Francisco Griñán y Alberto Gómez analiza la vigésima edición del certamen malagueño

SUR

'Una mejor que dos', el balance de Francisco Griñán

El debate peliculero ha sido este año monotemático: ¿Qué piensas de la entrada del cine iberoamericano en el festival? Y la primera derivada de esta polémica tan internacional es que hemos superado las cuitas caseras con el decidido regreso de la Junta de Andalucía en el Festival de Málaga, lo que ahora deja en evidencia al Ministerio de Cultura. Si bien éste último ha sido más constante en la financiación del certamen, a partir de ahora tiene el reto de, cuanto menos, igualar esa aportación institucional de 150.000 euros por parte de la consejería. Y que dure.

Continúe leyendo el balance de Francisco Griñán aquí

'Felices paradojas', el balance de Alberto Gómez

Al Festival de Málaga le ha sentado bien su entrada en la veintena. Y a quién no, pensarán los agoreros. Pero no era sencillo. La apertura de la sección oficial al cine latinoamericano suponía un riesgo, porque si los prejuicios del gran público continúan pesando como una losa a la hora de comprar una entrada para ver una película española, la predisposición general ante cintas argentinas, cubanas o chilenas resulta raquítica. Y, sin embargo, las salas se han llenado en decenas de sesiones. Paradójicamente, porque este certamen se alimenta desde sus inicios de felices paradojas, en el primer año de inclusión de largometrajes hispanoamericanos han sido los directores españoles, noveles para más señas, quienes han dado alas a una edición notable en cuanto a la calidad de las historias que han desfilado por la sección oficial.

Continúe leyendo el balance de Alberto Gómez aquí

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos