El Gobierno condena «toda coacción» a los candidatos en campaña

El Gobierno condena «toda coacción» a los candidatos en campaña

Albert Rivera señala a EH Bildu y Sortu en su denuncia ante la Fiscalía por el acoso en la localidad vasca de Rentería

ANDER AZPIROZ y MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El Gobierno respondió este miércoles a las acusaciones lanzadas por parte de PP y Ciudadanos de la supuesta connivencia del propio Ejecutivo y el PSOE con los radicales que el pasado fin de semana trataron de reventar actos de las formaciones de centro derecha en Cataluña y País Vasco. Según llegó a decir Pablo Casado, Sánchez fue «cómplice» de esos intento de boicot a la oposición.

La réplica de la portavoz Isabel Celaá vino por partida doble. La también ministra de Educación condenó por un lado «toda coacción» en campaña. «Todos los partidos deben de poder expresarse en libertad», afirmó Celaá. Pero, a la vez, la portavoz del Ejecutivo censuró que tanto conservadores como liberales traten de responsabilizar al jefe del Ejecutivo y consideró intolerable que, por ejemplo, Albert Rivera llamase a Sánchez «indecente». Según valoró la ministra, ataques de este tipo solo viene a incrementar la «crispación» de una parte del electorado.

Las pruebas de Ciudadanos

Mientras el Gobierno condenaba los boicots, Ciudadanos presentaba su denuncia por los sucesos del pasado domingo en la localidad guipuzcoana de Rentería. La fiscal general del Estado, María José Segarra, ya tiene en sus manos el escrito de 41 páginas en el que la formación liberal detalla el acoso sufrido a manos de la izquierda abertzale.

En Ciudadanos tienen claro que nada de lo que ocurrió fue espontáneo ni fruto de la casualidad. Y responsabilizan directamente a Sortu y EH Bildu de estar detrás de la «acción concertada» con la que sus 'cachorros' de Ernai, herederos de las ilegalizadas Segi y Jarrai, buscaban reventar su mitin en este histórico feudo independentista. «Hay pruebas en este documento de la responsabilidad de organizaciones de la izquierda 'abertzale,' los mismos que organizan actos de homenajes a los asesinos son los mismos que con el mismo logo, la misma marca, las mismas palabras, organizan boicots y revientan actos a Ciudadanos», explicó este miércoles Rivera, que acudió a presentar la denuncia acompañado por la eurodiputada Maite Pagazaurtunda, presente también durante los sucesos.

Como pruebas, el partido naranja ha presentado imágenes de pancartas, pantallazos de una cuenta de Twitter que atribuyen a Ernai y vídeos de las redes sociales en los que se probaría que la izquierda' abertzale' orquestó el boicot, y con lo que podrían haber incurrido en varios delitos. Entre ellos, incitación al odio, injurias y amenazas. «No fueron delitos solo contra Ciudadanos, sino contra decenas de personas que quisieron asistir a un acto de un partido en unas elecciones democráticas», señaló Rivera.

Los dirigentes de Ciudadanos y los asistentes al mitin de Rentería tuvieron que abandonar la plaza donde se celebraba escoltados por la Ertzaintza. A su paso les lanzaron huevos, escupitajos y les profirieron toda clase de amenazas e insultos. «Fascistas de mierda»; «hijos de puta»; «os tenemos en la mira» u «os tenían que haber matado», son algunos de los que ha incluido en su denuncia la formación liberal.