Los pactos amargan al PSOE en las comunidades

Ángel Gabilondo (Madrid, PSOE), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León, PP), Miguel Ángel Revilla (Cantabria, PRC) y Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha, PSOE). /RC
Ángel Gabilondo (Madrid, PSOE), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León, PP), Miguel Ángel Revilla (Cantabria, PRC) y Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha, PSOE). / RC

Gana en 10 de 12 autonomías pero solo tiene asegurada la presidencia en seis. En Aragón, Castilla y León y Murcia será Cs quien decida si gobierna izquierda o derecha, y en Madrid suman con PP y Vox

El PSOE es el claro vencedor de las elecciones autonómicas. Se ha impuesto en diez de las doce comunidades que colocaron urnas -todas menos Cantabria (PRC) y Navarra (Navarra Más)-, pero la necesidad de pactos hace que a día de hoy solo tenga aseguradas seis presidencias. En Aragón, Castilla y León y Murcia será Cs quien decida si gobierna el PSOE o la derecha y en Madrid el PP puede retener la comunidad con Vox y los liberales.

Aragón Ciudadanos decide si gobierna PP o PSOE

Los 12 escaños que Ciudadanos ha logrado en las Cortes de Aragón son la clave para decidir si el socialista Javier Lambán repite al frente del Gobierno o si se forma una Ejecutivo encabezado por el PP. El enorme crecimiento del PSOE, que pasó de 18 a 24 asientos, no fue suficiente para que la izquierda renueve la mayoría absoluta por dos escaños. La razón es el fortísimo descenso de Podemos, que pasó de 14 a 5 parlamentarios.

Así las cosas, si Cs opta por el bloque de derechas, sumaría la mayoría absoluta con PP (16), PAR (3) y Vox, que con tres asientos entra en el parlamento. Por contra, sumado al PSOE, serían 36, también dos más de la mayoría absoluta.

Asturias El PSOE se queda al borde de la mayoría absoluta

Adrián Barbón, el candidato del PSOE, será casi con toda seguridad el nuevo presidente del Principado. Los socialistas repetirán al frente de la comunidad con un magnífico resultado, 20 escaños, con una subida de seis asientos, que le dejan a solo tres puestos de la mayoría absoluta, que podría alcanzar con los dos escaños de IU y Podemos.

La subida de los socialistas se debe al desplome de Podemos, que cae de los 9 puestos de hace cuatro años a los 4. Ciudadanos consigue un notable ascenso, de 3 a 5 escaños, pero se queda muy lejos del sorpasso sobre el PP que casi logró en las generales de abril. El PP es segundo, con diez puestos, aunque pierde uno, y Vox entra en la cámara, con dos asientos.

Baleares La socialista Armengol podría repetir como presidenta

Los socialistas ganan las elecciones en Baleares, con una importante subida de 14 a 19 escaños, y su candidata, Francina Armengol, podría renovar como presidenta si vuelve a contar con los apoyos de Més y de Podemos, con los que sumaría la mayoría absoluta. El PP, que ganó en 2015, aunque perdió el Gobierno, sufre una notable caída, de los 20 asientos a los 16.

Pese a todo, queda en segundo lugar y Ciudadanos, que sube tres escaños, se queda muy lejos del sorpasso que sí logró sobre los populares en las pasadas generales. Podemos tiene una fuerte caída, de 10 a 6 parlamentarios, y Vox entra con tres puestos en la cámara autonómica.

Canarias La Gomera tiene la llave en el archipiélago

La Agrupación Socialista Gomera (ASG) tiene la llave del Gobierno de Canarias, que estrenó nueva legislación electoral con un Parlamento de 70 diputados, diez más que en 2015. Los tres diputados de ASG determinarán si el Ejecutivo pasa a manos de los socialistas o sigue en las de los nacionalistas insulares.

El PSOE ganó las elecciones en Canarias no solo en número de votos -algo que ya hizo en 2015-, sino por primera vez también en escaños, al obtener 25 diputados (10 más), pero la suma de la izquierda se quedaría a 3 diputados de los 36 necesarios para la mayoría absoluta. Ello podría permitir que Coalición Canaria (CC), con 20 escaños, articulara una mayoría suficiente para seguir gobernando, aunque ello requeriría el concurso de casi la totalidad del resto de partidos.

Cantabria Revilla logra por primera vez una contundente victoria

Cuarenta años después de fundar el partido, Miguel Ángel Revilla consiguió anoche su primera victoria en las elecciones al gobierno de Cantabria. Y lo hizo poco después de hacer historia al lograr por primera vez un representante en el Congreso de los Diputados. El PRC obtuvo 14 diputados, dos más que en 2015, y logró ganar al PP, un hecho histórico en una comunidad tradicionalmente de derechas. A los populares, que perdieron cuatro escaños, les ha pesado en esta ocasión no solo la irrupción en el panorama político de Vox -que consiguió dos representantes en la Cámara cántabra-, sino también la pugna que ha habido en los últimos tiempos por liderar el partido, ahora con María José Sáenz de Buruaga al frente.

El PSOE, por su parte, se mantiene como tercera fuerza pero gana dos diputados, aunque cabe resaltar que es uno menos de los que pierde Unidas Podemos, que se queda así sin representación. La lista de Ciudadanos, al frente de la cual está el actor Felix Álvarez ('Felisuco), suma un diputado más y llega a tres.

Castilla-La Mancha García Page volverá a gobernar y con mayoría

Emiliano García-Page volverá a presidir la Junta de Castilla-La Mancha pero esta vez no necesitará el apoyo de su actual socio de gobierno, Unidas Podemos, que además no podría dárselo puesto que se queda sin representación al perder los dos diputados que tenía. El PSOE ganó con autoridad las elecciones de ayer al sumar 19 diputados, dos más de la mayoría absoluta, lo que supone un aumento de cuatro parlamentarios respecto a 2015, cuando desbancó del poder a María Dolores de Cospedal.

No son buenos momentos para el PP, que ve cómo en los últimos cuatro años no solo pierde el poder en la Junta, sino que ya deja de ser la lista más votada y por mucho, puesto que pasa de los 16 escaños de 2015 a 10. Ciudadanos y Vox, con tres y un diputados, respectivamente, irrumpen en un Parlamento manchego que estará ahora compuesto por cuatro partidos, frente a los tres que había actualmente.

Castilla y León El PP salva los muebles con ayuda de Ciudadanos

La crisis del PP se ha hecho patente en Castilla y León. Después de 32 años gobernando, el PP perdió anoche uno de sus bastiones de mando cediéndole la primera posición al PSOE encabezado por Luis Tudanca. Sin embargo, puede que el PP salve los muebles porque a pesar de sacar 30 escaños, 12 menos que en 2015, la suma con Ciudadanos que ha pasado de 5 a 12, le hace sumar 42, uno más que la mayoría absoluta.

Después de ser uno de los graneros de votos más tradicionales del PP, su candidato Alfonso Fernández Mañueco -sucesor de Juan Vicente Herrera- logra unos 100.000 votos menos que en las elecciones anteriores, que se los llevan Cs y Vox, que logra entrar con un diputado. El PSOE de Tudanca consigue 35 (10 más), Podemos, 1 y el Partido por Ávila (XAV) también 1.

Extremadura Fernández Vara consigue la mayoría absoluta

El socialista Guillermo Fernández Vara y el popular José Antonio Monago libraron este domingo su tercer pulso por el gobierno regional y ganó, por segunda vez, Vara. Además, lejos de lo que decían las encuestas sobre pactos de los socialistas con Podemos, Fernández Vara consigue la mayoría absoluta al sacar 34 diputados, dos más de lo necesario y sumar 4 concejales respecto a sus resultados de 2015.

Por su lado, el PP cae nada menos que 8 escaños y pasa a tener 20. La suma con Ciudadanos (7, tras subir 6) no le darían a la derecha para formar una suma que hiciera frente al líder socialista, ya que además Vox no ha conseguido ninguno. Unidos Podemos, por su parte, cae dos escaños y se queda en esta ocasión con 4 representantes.

La Rioja El PSOE logra el poder tras 24 años de gobierno del PP

Después de ostentar el poder durante 24 años, el PP pierde el poder en La Rioja, y el partido más votado pasa a ser el PSOE, aunque ya en las últimas elecciones de 2015 había estado a punto de perder el gobierno, pero lo evitó la renuncia del líder del PP Pedro Sanz tras ser vetado por Ciudadanos, y presidió la comunidad estos últimos cuatro años José Ignacio Ceniceros.

Ahora a los populares no le salen las cuentas por su pérdida de 12 escaños ni aunque pacten con Ciudadanos, que mantienen sus 4, ya que entre ambos se quedarían a uno de la mayoría absoluta (17), que sí consiguen la suma de PSOE y Podemos. El PSOE gana 5 escaños en La Rioja y Concha Andreu podrá ser presidenta y Podemos pierde 2. El Partido Riojano se queda finalmente fuera de la cámara al no conseguir ningún concejal a pesar de sus 7.200 votos.

Madrid El PSOE gana, pero la derecha podría dirigir la comunidad

Las encuestas situaban a Madrid como una de las comunidades de gobierno incierto por la igualdad de los dos grandes bloques ideológicos, y las urnas han respaldado su vaticinio: la derecha 67 escaños, solo dos más que la izquierda. Las elecciones, eso sí, las ha ganado claramente el PSOE con 37 representantes, pero en realidad solo logra repetir sus resultados de los comicios de 2015.

El esperado derrumbe del PP se confirma con la pérdida de 18 escaños, aunque al mantener 30 representantes se mantiene como segunda fuerza en la comunidad madrileña y evita el 'sorpasso' del Ciudadanos, uno de sus grandes objetivos en esta cita autonómica. El otro era conservar el Ejecutivo regional, cosa que lograría gracias al crecimiento precisamente de Ciudadanos (de 17 a 26) y la irrupción de Vox con 12 puestos, aunque a priori no formaría parte del Ejecutivo. El fiasco de Podemos-IU, que pierde una veintena de representantes, ha resultado al final decisivo pese a la aparición de Más Madrid y sus 20 diputados regionales con Iñigo Errejón al frente.

Murcia Ciudadanos decidirá si gobierna el PP o el PSOE

Murcia es un claro ejemplo de como el esperado ascenso del PSOE, que ganaría las elecciones con 17 escaños sumando cuatro respecto a 2015, podría resultarle insuficiente para gobernar en la comunidad. Solo saca un escaño al PP, que es castigado por la división de la derecha al perder seis representantes. Cuatro de ellos van a Vox, que se estrena en el Parlamento regional.

No obstante, la llave del poder la tiene realmente Ciudadanos, que gana dos escaños y suma media docena, aunque a priori no parece probable que gire para apoyar a los socialistas. Podemos es el gran perdedor, al quedarse con solo un tercio de los representantes que tenía (dos frente a seis), mientras que la formación local MD-CCD no logra al final representación.

Navarra La derecha recuperaría Navarra si el PSOE se abstuviera

Cuatro años de cuatripartito nacionalista en Navarra parecen haber insuflado oxígeno suficiente a las dos grandes formaciones tradicionales de la región, UPN y PSOE, hasta el punto de que la primera estaría en disposición de recuperar el Ejecutivo autonómico a través de su alianza electoral con PP y Ciudadanos bajo las siglas NA+, que obtiene 19 escaños. Eso sí, todo dependerá de la decisión de los socialistas navarros, que se convierten en claves para inclinar la balanza a uno u otro lado –la abstención beneficiaría a UPN– tras ganar cuatro escaños y alcanzar los 11.

Del lado nacionalista GBAI mantiene sus nueve representantes y EH-Bildu, a su vez, conserva sus ocho. El desplome llega desde la izquierda populista, sus hasta ahora socios en el cuatripartito, con Podemos perdiendo cinco puestos hasta quedarse solo con dos e Izquierda-Ezkerra perdiendo uno para conservar solo otro.

Ceuta El PP puede mantener Ceuta gracias a la irrupción de Vox

Ceuta es una de las pocas plazas destacadas donde el PP está en disposición de mantener el gobierno, al conservar el primer puesto en la ciudad autónoma con nueve puestos en su asamblea, aunque pierde cuatro respecto a los comicios de 2015. El PSOE gana tres representantes, pero en total no pasa de siete, insuficientes para pensar en algo más que liderar la oposición.

Vox, con sus seis nuevos puestos, tiene la llave del poder, pero Ciudadanos pierde su único representante. Los partidos locales Caballas y MDyC pagan el ascenso de la derecha, con un puesto para el primero y dos para el segundo frente a los siete que tuvieron en 2015.

Melilla El PP precisa de Ciudadanos y Vox para mantener el poder

Hasta en un bastión tradicional del PP como Melilla ha acusado su descenso generalizado en votos y escaños, aunque la derecha sumaría para mantener el poder. Los populares pierden dos puestos en la asamblea de la ciudad autónoma y se quedan con una decena. Sumados los dos de nuevo cuño de Vox y el ùnico que conserva Ciudadanos –pierde el otro que tenía– tendrían mayoría.

Suben Coalición por Melilla (CpM) y PSOE, ganando un representante cada uno para obtener ocho escaños la primera y cuatro el segundo. En cualquier caso, resultan insuficientes para cambiar el signo del Ejecutivo en esta plaza.