Sanidad, paro... y Cataluña

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Susana Díaz se jactaba durante la campaña cuando le preguntaban por alguna cuestión incómoda que ella estaba feliz, contenta. Pues bueno, anoche le cambió el ánimo y ya estaba triste. Quizá se confió demasiado. La dirigente sevillana ha ido cosechando los peores resultados de la historia del PSOE en Andalucía. Esa es la realidad. Tuvo un primer aviso en las pasadas autonómicas. Y se ve que para los votantes no puso el remedio a esa sangría que puede provocar su marcha de la política andaluza. El soniquete de los cuarenta años ha resultado mortal para los socialistas, así como el repaso a los principales indicadores económicos (alta tasa de paro) o sociales (la sanidad andaluza es la que destina menos dinero por habitante de España). El tema catalán sin duda también le ha perjudicado por la condescendencia que está mostrando Pedro Sánchez con los golpistas independentistas, los socios que le permitieron llegar a La Moncloa. Susana Díaz se ha agarrado al rechazo a Vox, que posiblemente ha obtenido tan buenos resultados por la política de Sánchez, para no tirar la toalla, aunque su cara delataba que está noqueada. Sabe que tiene que hacer las maletas. Y lo peor es que además tiene que enfrentarse al que ha provocado parte de todos sus males. Díaz tiene un problema con el PSOE nacional. Basta ajustar las cuentas.

Resultados

 

Fotos

Vídeos