Los pensionistas recibirán en enero una 'paguilla' de 13,4 euros de media

Ancianas hacen ejercicio. /AFP
Ancianas hacen ejercicio. / AFP

El Gobierno parece decidido a utilizar el IPC de noviembre para la revalorización de las prestaciones, lo que implica además que el próximo año también subirán un 1,7% y no el 1,6% previsto

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Salvo sorpresa de última hora, parece que el Gobierno está decidido a utilizar la inflación de noviembre para la revalorización de las pensiones. Esto significa que los más de 8,7 millones de beneficiarios cobrarán en enero una 'paguilla' (tal y como la denomina la propia ministra de Trabajo, Magdalena Valerio) de 13,4 euros de media con la décima de desviación respecto al IPC del undécimo mes del año, que se situó en el 1,7%, cuando las pensiones subieron un 1,6%, y que. Así se comprometió el Ejecutivo socialista y así lo hará, pero la duda era si tomaría como referencia la tasa de la inflación de noviembre o la de diciembre, seguramente por si ésta resultara como algunos prevén algo más baja, con lo que la Seguridad Social se ahorarría unos cuantos millones.

Fuentes del Ministerio no lo confirman al cien por cien, pero admitieron que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reconoció este lunes que era «improbable» que se utilizara diciembre, lo que permite deducir que será noviembre. Si esto fuera así, las arcas de la Seguridad Social tendrán que desembolsar a principio de año algo más de 128 millones en la paga extra que abonarían a los mayores. Teniendo en cuenta que la pensión media del sistema se sitúa en 959,9 euros al mes, supondría tenerles que abonar 0,95 euros multiplicando por las 14 pagas que recibieron durante este año, lo que da un total de 13,43 euros.

Pero no se quedaría ahí la cosa, sino que además esto supondría que las 9,6 millones de pensiones subirán con carácter general el próximo año un 1,7% y no el 1,6% que el Gobierno del PP pactó con Ciudadanos y PNV para 2019, que se eleva al 3% para las pensiones mínimas y no contributivas. Esto supondría que el Estado duplicaría este gasto extra, puesto que los 128 millones de desviación de este año se consolidan y se añadirían otros 128 millones más. Es decir, 256 millones adicionales a los más de 144.000 millones previstos en los Presupuestos.

Sin embargo, esta cantidad se queda pequeña si se compara con los 59.500 millones de aumento de gasto que prevé el Banco de España para 2050 si finalmente, tal y como ha acordado el Pacto de Toledo recientemente, se vuelven a actualizar las pensiones en función del IPC y se pospone la entrada en vigor del factor de sostenibilidad a 2023, como pactó el Ejecutivo de Mariano Rajoy con el PNV en los Presupuestos para 2018, tal y como recoge un informe publicado esta misma mañana por el organismo liderado por Pablo Hernández de Cos.

Más información