El Ibex afianza los 9.900 pese a peligrar por las dudas macroeconómicas

El Ibex afianza los 9.900 pese a peligrar por las dudas macroeconómicas

El selectivo nacional termina la semana un 0,23% arriba, en los 9.925,40 puntos | La banca ha sido el gran apoyo de la sesión, con fuertes subidas en BBVA y CaixaBank

REGINA R. WEBBMadrid

El Ibex 35 dudó hasta el último cambio. Tras mantenerse casi plano durante la gran mayoría de la jornada, el selectivo nacional giró a la baja en la última hora de sesión, llegando incluso a perder la cota psicológica de los 9.900 puntos, para luego dar un nuevo cambio de tendencia, finalmente al alza. Las principales plazas a un lado y otro del Atlántico comenzaron a dudar tras la apertura de las Bolsas americanas después de que unos malos datos de crecimiento económico, pero rebotaron lo suficiente como para que las plazas europeas cerraran en verde. Así, el Ibex-35 cierra la semana con una subida del 0,23%, en los 9.925,40 puntos. En el conjunto de la semana se revaloriza un 0,42%.

Han sido clave las subidas de la gran banca, así como de blue chips como Inditex (+0,71%). BBVA (+2,22%) y CaixaBank (+1,82%) presentaron hoy resultados que han agradado a los mercados. BBVA gana 1.340 millones en el primer trimestre de 2018, el 11,8 % más, mientras que CaixaBank eleva su beneficio un 74,7% en el trimestre, hasta 704 millones. En cambio, Bankia (-0,47%) ganó 229 millones hasta marzo, un 24,5% menos, tras completar la integración con BMN.

También es destacable el +3,94% que se anotó SiemensGamesa, el valor español más alcista del Ibex-35 hoy. Más de un 2% ganaron también Técnicas Reunidas, Grifols y BBVA. Por debajo, más allá del 3,72% que se estrelló Cellnex y el -1,03% debajo de Ferrovial, las caídas han sido mínimas. La lista de los peores de la sesión la completan DIA (-0,88%), Bankia y Mapfre (-0,45%)

Los mercados se debaten entre celebrar lo que está siendo una buena temporada de resultados o dar una lectura más preocupante a los débiles datos macroeconómicos que están saliendo estos días. Este viernes Reino Unido presentó las peores cifras de crecimiento trimestral desde 2012. La economía de Estados Unidos también creció a un menor ritmo en este primer trimestre del año frente al último de 2017. El PIB norteamericano subió un 2,3% interanual, por encima del 2% esperado por los analistas. Esto se ha unido a los datos decepcionantes de Francia, así como los malos números del paro español publicados ayer jueves.

Pese a esa nube de duda, las principales plazas del Viejo Continente cerraron en verde, con la única excepción del FTSE MIB italiano (-0,47%). El más alcista ha sido el FTSE 100 londinense (+1,09%), seguido del Dax alemán (+0,64%) y el Cac francés (+0,54%).

Al cierre de la jornada europea, Wall Street buscaba recuperarse de su tropiezo. El S&P 500 subía un tímido 0,01% mientras que el Dow Jones cedía un 0,28%. Las compañías americanas están batiendo las estimaciones de los analistas para esta temporada de resultados, pero no lo logran trasladar a subidas en la Bolsa. Pese que Amazon presentó este viernes una mejora del 75% en sus cuentas, un rally en la apertura del 7% pincha en los primeros cambios a una subida del 4%. En similar línea se mueve Microsoft, que tras dispararse un 3,60% ahora se relaja a un 1% arriba.

En el mercado de renta fija también se extendieron las compras. Así, la rentabilidad exigida al Tesoro americano a 10 años retrocedió ligeramente del 3% que marcó hace unos días. Los inversores también optaron por comprar deuda de gobiernos europeos. La rentabilidad del bono español se rebajó al 1,243%, pero como el dinero entró con más fuera en el bund, el comparable alemán, la prima de riesgo de España se ha dilatado a los 68,5 puntos.

El mercado de crudo apenas se movió con cambios. El barril de Brent, el de referencia en Europa, se mantuvo estable en los 74 dólares la unidad. Estabilidad también en el euro/ dólar, sobre los 1,21 unidades.

 

Fotos

Vídeos