Las empresas recortan los planes de pensiones de sus altos directivos

Florentino Pérez, presidente de ACS. /Efe
Florentino Pérez, presidente de ACS. / Efe

Las aportaciones se reducen a la mitad en un año y sólo una de cada dos sociedades paga para el retiro

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

Algo está cambiando en la política de retribuciones de las grandes empresas. Las aportaciones a los planes de pensiones de los más altos directivos -fundamentalmente presidentes y consejeros delegados- se han reducido a menos de la mitad solo en un año. En 2018, las compañías realizaron una inyección total de 14,5 millones a los planes de previsión privados de sus altos directivos, según los datos comunicados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En 2017, se abonó el doble: 32 millones.

También es significativo que sólo la mitad de las empresas que cotizan en el Ibex hayan decidido retribuir a sus más altos cargos mediante aportaciones a planes de pensiones. De las 35 del Ibex, únicamente 17 han engordado los ahorros para la jubilación de sus consejeros 'vip'. Y, dentro de ellas, hay considerables diferencias. Mapfre es la empresa que más dinero destinó a la remuneración por sistemas de ahorro: 5,6 millones de euros. De ellos, 4,3 millones fueron para Antonio Núñez Tovar, vicepresidente de la aseguradora que se jubiló el año pasado.

La segunda mayor aportación a un plan de pensiones en 2018 fue para Florentino Pérez, presidente de ACS, que ha incrementado su colchón para la jubilación en 1,36 millones de euros y ya acumula 42,4 millones de euros para su dorado retiro. La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, cuenta con un sistema de ahorro aún más elevado: 46 millones de euros tras inyectar el banco 1,23 millones de euros más el año pasado. Y el ahora presidente del BBVA, Carlos Torres, que recibió un millón de euros, acumula ya 18,5 millones.

El Banco Santander ejemplifica claramente el cambio de estrategia retributiva. Hasta 2017, las aportaciones anuales a pensiones equivalían al 55% del salario bruto anual; a partir de 2018, esas entregas se han reducido al 22%. Aunque ni Ana Botín ni José Antonio Álvarez han perdido remuneración, ya que su sueldo fijo y variable se ha incrementado en la cuantía restada a los planes de pensiones.

Más información