La lengua cooficial contará para el traslado de funcionarios

J. A. BRAVO MADRID.

Logrado ya un pacto salarial para los próximos años en la función pública, la meta siguiente de los sindicatos era alcanzar el primer acuerdo sobre movilidad de este personal y ayer lo rubricaron. Como novedad, el conocimiento de una lengua cooficial de un territorio determinado se considerará como un mérito más para resolver un concurso de traslados o una promoción.

Según una nota del Ministerio de Política Territorial y Función Público, el pacto supone «un primer paso en la eficiencia de la gestión de recursos humanos» en la Administración General del Estado. Por su parte CSIF, central mayoritaria entre los funcionarios, valoró como hito histórico que se establezca por vez primera un concurso unitario de movilidad para todo el personal -el Gobierno se ha comprometido a elaborar unas bases generales-. Afectará a unas 160.000 personas de los grupos laborales C1 y C2, administrativos y auxiliares, que podrán optar a una plaza en todo el país.

Entre los méritos que se considerarán a la hora de puntuarles para determinar el orden de elección figuran, además del citado conocimiento de la lengua autonómica del lugar dónde se vaya a trabajar, la experiencia. En este sentido se valorará la que haya adquirido «en puestos de un determinado nivel de complemento de destino», y «siempre en relación» con los que solicite.

También los cursos de formación impartidos desde la Administración o en escuelas oficiales de idiomas se considerarán para la designación final en los traslados o promociones. Y respecto a la conciliación personal, familiar o laboral, el aspirante «deberá solicitar la totalidad de los puestos» que se convoquen en la localidad a la que quiera desplazarse.

El cuidado de hijos menores de 12 años o discapacitados, y de familiares hasta el segundo grado que no puedan valerse por sí mismos contarán, asimismo, como mérito. En cuanto al traslado para coincidir en la misma localidad con el cónyuge, se tendrá en cuenta el tiempo de separación entre ambos. Además, se revisarán los criterios para traslados por motivos de salud y se mejorará la movilidad de funcionarios entre administraciones.