Huelga en los aeropuertos de AENA desde octubre

Colas de pasajeros ante un mostrador de Ryanair en el aeropuerto de Barcelona uno de los últimos días de huelga. / EFE
Colas de pasajeros ante un mostrador de Ryanair en el aeropuerto de Barcelona uno de los últimos días de huelga. / EFE

UGT la convoca para los trabajadores de asistencia en tierra de Iberia todos los lunes, y espera el apoyo de otros sindicatos por la «precariedad laboral» del 'handling'

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los aeropuertos nacionales de la red de AENA vuelven a estar amenazados por una huelga de los trabajadores de asistencia en tierra ('handling') de Iberia, que a priori no cancelaría vuelos pero sí puede provocar retrasos importantes dado que son quienes se encargan, por ejemplo, de toda la labor de intendencia relativa al equipaje y de ayudar a poner a punto los aviones en cada escala, entre otras tareas. Los paros de 24 horas, que han sido convocados por UGT para todos los lunes entre el 30 de septiembre y el 18 de noviembre, reeditarán los que ya se vivieron en agosto en Barcelona-El Prat y, con menor frecuencia, en los aeródromos de Madrid-Barajas, Málaga y Bilbao.

Esta vez la protesta alcanzará a todos los aeropuertos, al afirmar el sindicato que la actitud de Iberia de dar por roto hace una semana el diálogo sobre el nuevo convenio colectivo «no ha dejado otro camino». La aerolínea, por su parte, alega que «no puede continuar negociando bajo el principio de buena fe, sometida al chantaje permanente de huelgas que lesionan sus intereses». Insta por ello a ponerlas fin para «poder seguir conversando» sobre una subida salarial que mejora el convenio del sector.

Pero UGT, que habla de «precariedad laboral» en unos servicios que Iberia presta también a un buen número de compañías aéreas como adjudicataria de AENA, reclama «mejores condiciones» tras recuperar la empresa la senda de los beneficios. Anima, además, a que otros sindicatos secunden la huelga porque «ya no hay excusas: lo que estamos pidiendo nos lo hemos ganado tras cinco años de ajustes».

Paros en Ryanair

De otro lado, prosiguen los paros de los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair, la aerolínea con mayor tráfico en España y líder del segmento 'low cost' en Europa (en agosto registró una media diaria de 23.136 vuelos, solo igualada por la compañía alemana Lufthansa), en protesta por los cierres de sus bases de Canarias y Girona desde el 8 de enero, que podrían provocar el despido de hasta 512 empleados. Este jueves se les sumará el colectivo de pilotos convocado por el Sepla, y un día antes lo harán los comandantes de la aerolínea en Reino Unido aunque para reivindicar subidas salariales y otras medidas.

La compañía, sin embargo, no ha anunciado nuevas cancelaciones de vuelos y apenas anuló una docena en las fechas previas tras el comienzo de la huelga de TCP convocada por las centrales USO y Sitcpla. Ambos sindicatos acusan a Ryanair de «coaccionar a los trabajadores» e «inducirles al engaño» en el cumplimiento de los «ya de por sí elevados» servicios mínimos, llegando a citar entre seis y 14 veces más personal que en cualquier jornada ordinaria.

La Generalitat catalana incluso le abrió un expediente sancionador por presunta vulneración del derecho a la huelga de sus empleados en Girona, que podría concluir con una multa de 44.000 euros. No obstante, es casi la misma cantidad que según las centrales pierde a diario la aerolínea (44.000 euros) por la negativa de las tripulaciones a realizar la actividad de venta a bordo de productos -uno de los servicios complementarios de las compañías del sector que más están explotando- mientras duren los paros, al no resultar un elemento esencial para el vuelo.