La hostelería, con todo a punto para la gran avalancha de agosto

La Feria de Málaga, que este año se celebra del 15 al 24 de agosto, marca el punto culminante del consumo en la provincia, con miles de personas abarrotando las calles y los negocios de hostelería. /Ñito Salas
La Feria de Málaga, que este año se celebra del 15 al 24 de agosto, marca el punto culminante del consumo en la provincia, con miles de personas abarrotando las calles y los negocios de hostelería. / Ñito Salas

El sector de la distribución alimentaria confía en un aumento del 3% en las ventas en los meses estivales en la provincia, en los que se concentra la mitad de la facturación

EUGENIO CABEZAS

El mes de agosto asoma ya en el calendario y con él llegan las cuatro semanas de vacaciones por excelencia en España. La provincia se prepara para recibir la mayor avalancha de turistas y visitantes de toda la temporada alta, que vienen buscando, fundamentalmente, el sol y playa, pero también disfrutar de la amplia oferta cultural, de ocio, de naturaleza y paisajística que ofrece el destino, en el que se combinan los atractivos del interior con los del litoral. Esos miles de visitantes que se esperan vienen además con una idea muy clara: deleitarse con la gastronomía local. Por ello, la hostelería, los supermercados y los comercios de alimentación de toda Málaga se preparan para afrontar el periodo de mayor consumo del año, especialmente en los diez días de la Feria de la capital malagueña.

Noticia relacionada

Bares, restaurantes, chiringuitos y cafeterías tienen ya sus almacenes a punto para atender a los miles de comensales que desfilarán en estas próximas semanas. A ello se suman las tiendas y grandes superficies comerciales, donde las ventas también aumentan considerablemente. En concreto, un 30% con respecto a los meses previos al verano, según estima el presidente de la Federación Comercio Málaga, Sergio Cuberos.

«En estas semanas de lo que más demanda hay son de bebidas, helados, verduras, frutas, carnes y pescados frescos», cuenta el fundador de la cadena de supermercados MasKom, la única enseña 100% malagueña en este competitivo sector, en el que cuenta con medio centenar de establecimientos, repartidos entre la provincia y Sevilla.

Los datos

30%
Es lo que se incrementa la demanda de productos en la hostelería y el comercio en los meses estivales.
3. 300
Son las empresas integradas en la Federación Comercio Málaga, que agrupa a firmas de toda la provincia.
35.000
Son los trabajadores que suman las plantillas de las 3.300 empresas integradas en Comercio Málaga.
437
Son los chiringuitos que hay en la provincia, en los que trabajan 18.000 personas, según datos de la asociación provincial.

Según las estimaciones de Comercio Málaga, que agrupa a 3.300 empresas de comercio y distribución alimentaria, con 35.000 trabajadores, este verano las ventas aumentarán alrededor de un 3% con respecto al pasado ejercicio. No en vano, en estos meses estivales se concentra, para una buena parte de los negocios de hostelería y alimentación de la provincia, alrededor de la mitad del total de la facturación que realizan anualmente. Eso sí, los visitantes no van sólo a los negocios de hostelería, sino que cada vez son más lo que se alojan en viviendas turísticas, por lo que la compra en los supermercados resulta fundamental para este tipo de viajeros. «La Costa del Sol no es un destino en el que proliferen los hoteles de 'todo incluido', por lo que el turista tiende a salir a almorzar o a cenar fuera», asegura Sergio Cuberos.

«La Costa del Sol no es un destino en el que proliferen los 'todo incluido' por lo que el turista tiende a consumir fuera», dice Sergio Cuberos

Mercadona, Carrefour, DIA, Supersol y MasKom acaparan el 67% de las salas de venta de bienes de gran consumo

En este sentido, los supermercados se han consolidado con el paso de los años como el gran centro de consumo de alimentación en España. En estos días estivales, estos recintos se llenan de turistas, deseosos de hacer acopio de alimentos y bebidas para disfrutar de sus merecidas vacaciones en la provincia. El auge de las viviendas y de los apartamentos turísticos ha hecho que los supermercados también reciban a los visitantes que eligen la provincia para pasar unos días de su merecido descanso.

En este contexto, cinco grandes cadenas (Mercadona, Carrefour, DIA, Supersol y la malagueña MasKom) acaparan el 67% de las salas de venta de bienes de gran consumo en Málaga, enseñas que se reparten el grueso del pastel de la distribución alimentaria en la provincia.

Según los datos de la consultora Retail Data, en Málaga había al cierre de 2018 660 establecimientos de gran consumo (alimentación, perfumería, productos de droguería...), gestionados por diferentes operadores o cadenas de distribución, algunas de las cuales disponen de varias enseñas.

Chiringuitos

Uno de los lugares preferidos por los visitantes son los chiringuitos, la gran seña de identidad del destino Costa del Sol. La Asociación Provincial confía en que esta campaña sea «al menos tan buena como la pasada», aunque dudan de que se alcancen las cifras récord de 2017. «El mes de julio empezó mal, aunque poco a poco ha ido remontando y esperamos que la tendencia continúe en agosto, especialmente en la segunda mitad, coincidiendo con la Feria de Málaga», sostiene el empresario Manuel Villafaina, presidente de un colectivo que representa a los 437 negocios a pie de playa que hay en la provincia, en los que trabajaban alrededor de 18.000 personas.

A juicio de Villafaina, los chiringuitos se han adaptado «perfectamente» a las demandas de los turistas, con clásicos como los pescados y los arroces, que son lo más demandado. «Los negocios de bebidas son los que mejor están, con el calor que hace, aunque a nosotros eso nos gusta menos, porque el cliente que pide mucha bebida luego come menos», sostiene el empresario.

Desde la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), su presidente Javier Frutos coincide en vaticinar que se espera un «buen mes de agosto», con un crecimiento de entre un 1 y un 2% en la facturación de un sector que conforman 18.000 establecimientos, de los que alrededor de la mitad están en la capital. En términos de empleo, la hostelería genera 65.000 puestos en estas semanas de temporada alta.

«Málaga se ha posicionado como un destino consolidado, con una marca propia muy potente, la tendencia es muy positiva en los últimos años», argumenta Javier Frutos, quien cree que la Feria de Agosto de Málaga marca siempre «el punto culminante» de las semanas de gran consumo en la provincia. Según el Ayuntamiento y la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), el tirón de esta industria permitirá que este verano, de julio a septiembre, el impacto económico del turismo en la capital será de más de 650 millones de euros, una cifra que supone un 7% más que en 2018.

Internet, un canal poco demandado

El canal 'on-line' es el gran quebradero de cabeza del sector de la distribución en España. Mientras en otros países realizar la compra a través de internet es algo ya totalmente normal, en nuestro país todavía es algo incipiente, aunque según Kantar ya un cuarto de los hogares llena así su nevera (el 26%). El pasado año, el 'e-commerce- supuso el 2% de la facturación del gran consumo, pero podría ser un porcentaje mayor si el sector lo impulsase.

Para ello es necesario mejorar el canal 'on-line'. Ya no sólo a la hora de hacer la compra, sino de atender los requerimientos de los clientes, porque hoy por hoy las principales cadenas se encuentran desbordadas. Así lo expone el último informe 'Atención al Cliente en Supermercados: comprando mejor atención', realizado por la Asociación pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces) y la Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL), para el que ha estudiado los canales de atención al cliente de Mercadona, Carrefour, Dia, Lidl, Eroski, Alcampo e Hipercor. Este documento resalta que el tiempo medio de respuesta de los requerimientos que se hacen a los supermercados vía electrónica es de una media de 45 horas, es decir, casi dos días de demora. Carrefour e Hipercor, con 73 horas y 71 horas, respectivamente, son los dos únicos que se sitúan por encima de la media, y contrastan con los 24 minutos que suele tardar Mercadona.