Objetivo 2019: bajar la tasa de paro por debajo del 14%

La ministra de Economía, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros./Efe
La ministra de Economía, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. / Efe

El Gobierno enviará a Bruselas este martes el nuevo cuadro macro, en el que prevé que el déficit baje al 2% y la deuda pública, al 96%

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Pese a que todos los ojos están puestos en las elecciones que tendrán lugar en apenas unas horas, el Gobierno tiene unos compromisos adquiridos con Bruselas -los mismos que el resto de socios- que no puede incumplir. Por eso, dos días después de los comicios, el próximo martes 30 de abril, tendrá que enviar a la Comisión Europea el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas (PNR), para poder coordinar las políticas económicas nacionales y lograr los objetivos establecidos para el conjunto de la UE.

Para ello, el Ejecutivo está ultimando el nuevo cuadro macroeconómico que remitirá a las autoridades europeas, en el que realizará la previsión de cómo va a evolucionar este año la economía española. Así lo reconoció en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros la titular de Economía, Nadia Calviño, quien explicó que estaban pendientes de los «dos datos importantes» que se han conocido esta semana por si tenían que hacer algunos «ajustes» en las «grandes cifras». Se refería a los datos de déficit que este martes publicó Eurostat así como la evolución del empleo y del paro en este primer trimestre que divulgó el pasado jueves la última Encuesta de Población Activa (EPA), datos que -indicó- reflejaron la «buena marcha» de la economía que «confirman a diario los medios de comunicación de referencia y las instituciones internacionales», por lo que no prevé «cambios muy sustantivos» en el cuadro.

En esta línea de optimismo, Calviño avanzó los tres grandes objetivos que tiene el Gobierno: rebajar el déficit al 2% a final de 2019; la ratio de deuda pública, al 96%, y reducir la tasa de paro hasta el 14% o «incluso inferior». A este respecto, la ministra de Economía «cuestionó» esas voces -como la del FMI- que hablan de que el paro estructural en España ronda el 14% y aseguró que el desempleo seguirá «sin duda» por una senda «claramente descendiente».

Para lograr rebajar la barrera del 14%, la tasa de paro, que en este primer trimestre aumentó ligeramente, deberá reducirse más de siete décimas en lo que queda de año, lo que supone tres veces menos de lo que disminuyó en el mismo periodo de 2018 (casi 2,3 puntos). Pero la ministra no quiso dar importancia al mayor repunte en el número de desempleados desde principios de 2013 (50.000 personas más en las listas del antiguo INEM) y habló de la «positiva evolución del mercado de trabajo», que en los últimos doce meses generó casi 600.000 nuevos empleos, el mayor incremento de los últimos doce años.

Calviño también sacó pecho de que por fin España ha abandonado el brazo corrector de la UE por déficit excesivo una década después de pasar a estar bajo vigilancia de Bruselas, al terminar 2018 con un déficit de 29.983 millones, lo que equivale al 2,48%. Y el objetivo del Gobierno es reducir medio punto este déficit a final de 2019, una décima más de lo que estimaba la CE en sus últimas previsiones, así como disminuir la deuda pública al 96%, para lo cual deberá recortarla en este año más de un punto.