El Gobierno subirá impuestos para que le salgan las cuentas del gasto social

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero./Juan Carlos Hidalgo (Efe)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

La ministra de Hacienda confirma que el tipo mínimo de sociedades será del 15% y se implantarán nuevos gravámenes a la banca y a las tecnológicas «a partir del año que viene»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

El nuevo Gobierno quiere aumentar el gasto social y para ello hay que ingresar por algún lado. Por ello, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado este jueves que su propósito es diseñar un nuevo marco fiscal que incluya un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades e implantar un nuevo impuesto a la banca -cuya recaudación se destinará a pagar las pensiones- y a las grandes tecnológicas.

La intención es subir el techo de gasto este año y aunque Montero no ha concretado el porcentaje de ese incremento en sus declaraciones a la Cadena Ser, desde Hacienda aseguran que ya se está trabajando en ello para que estos nuevos impuestos se puedan empezar a tramitar «a principios del año que viene». Y es que no todas las medidas fiscales de las que se está hablando se podrán incluir en los Presupuestos al ser modelos de nueva creación, por lo que se irán enviando los proyectos de ley al Congreso para ir tramitándose y que entren en vigor a lo largo de 2019. La idea, además, es no subir el IRPF, por lo que los ingresos se generarían «sin que el ciudadano tenga que pagar más impuestos», dicen las mismas fuentes.

Sobre el tipo mínimo de sociedades fijado en el 15%, la ministra ha explicado que lo importante es establecer un tope a partir del cual las empresas «no puedan aplicarse mayores deducciones». Actualmente el tipo nominal general está en el 25%, pero rara vez se llega a pagar esta cantidad, quedándose sobre el 12 o 13%. Eso sí, Montero ha apostado por las deducciones que potencien la igualdad de género en las empresas. Sin embargo, desde el Ministerio reconocen que aún no se sabe exactamente cuáles serán las prácticas que permitan beneficiarse a las empresas que apuesten por la igualdad.

«La nueva fiscalidad tiene que dar respuesta a los retos que plantea la tecnología, la globalización y la economía colaborativa que no han encontrado encaje en la fiscalidad tradicional«, ha explicado Montero, que ha añadido que en algunos casos esta circunstancia está generando «una competencia desleal» al contribuir al fisco en menor medida que otras actividades.

Es el caso de las grandes tecnológicas. El Gobierno socialista recoge el guante de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda con Rajoy, y asegura que la denominada 'tasa Google' se pondrá en marcha, aunque aún es pronto para saber si tal y como lo planteaban los populares -cuyo plan pretendía recaudar 600 millones de euros este año- o de forma más ampliada. El presidente del Gobierno ya afirmaba hace unas semanas en una entrevista a TVE que había que abrir el debate de los recursos y los ingresos públicos «para garantizar el sistema de pensiones». Así Pedro Sánchez dejaba clara la intención de buscar nuevos recursos para la Seguridad Social, que actualmente tiene un déficit de 17.000 millones y ha necesitado un préstamo del Tesoro de 15.000 millones para hacer frente a las pagas extra y evitar que la hucha de las pensiones se agote (le quedan 8.000 millones). Aunque consideraba que la capacidad recaudatoria de la 'tasa Google' a los servicios digitales era «muy baja».

También en Bruselas habló el presidente sobre la subida de impuestos la semana pasada. «Hay que abrir un debate sobre fiscalidad justa, ya que los ingresos públicos en España representan el 38% del PIB (varios puntos por debajo de la media de la UE). ¿Queremos tener un sistema fiscal de tercera para tener un Estado de bienestar de primera? No es posible. ¿Queremos entonces tener unos ingresos fiscales de primera para tener un Estado de bienestar de primera? Eso es lo que quiere el Gobierno de España, abrir una reflexión», aseguró entonces al ser preguntado por una subida del diésel.

Y es que también habrá un nuevo impuesto en el ámbito medioambiental. La ministra ha dicho que se están estudiando las propuestas formuladas por el Ministerio para la Transición Ecológica para recoger «las que sean razonables». Su objetivo pasa por implantar una política disuasoria de conductas contrarias al medio ambiente, introduciendo por ejemplo gravámenes añadidos a productos contaminantes. Ha explicado que no tendrán afán recaudatorio, porque los recursos que aportarían no serían significativos, aunque no ha aclarado si eso incluiría la equiparación de la imposición del diésel a la gasolina.

Los empresarios, contrarios a la subida de impuestos

El Círculo de Empresarios considera que la subida de impuestos anunciada por la ministra Montero «no es el camino» a seguir, ya que esos «parches» reducirán la renta disponible de los ciudadanos y perjudicarán a la competitividad de las empresas. En su lugar, abogan por «atacar de raíz» los problemas, como el de la recaudación, así como por reducir gastos superfluos.

El presidente de la organización, John Zulueta, ha subrayado durante la presentación del 'Barómetro de los Círculos' que España necesita una «profunda renovación» y recuperar el «espíritu reformista» para resolver grandes desequilibrios como el desempleo, la deuda y el déficit público, con la reforma y un Pacto de Estado por la Educación, la FP dual y la transformación digital. Pero el presidente del grupo de trabajo del barómetro, Miguel Iraburu, ha dicho que la subida de impuestos que incluye un tipo mínimo del entorno del 15%, «no es el camino» a seguir, ya que se dificulta el campo de actuación de las compañías y disminuye la renta disponible de los ciudadanos, con «consecuencias directas» en la demanda interna.

Temas

Google, Irpf

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos