Hacienda ya recauda de las familias más que antes de la crisis, pero las empresas sólo tributan la mitad

Hacienda ya recauda de las familias más que antes de la crisis, pero las empresas sólo tributan la mitad

El Impuesto de Sociedades genera en la provincia un 54% menos de ingresos que en 2007, debido sobre todo a que muchas compañías tienen rebajas fiscales por las pérdidas de años previos

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Ha pasado una década desde que empezó la crisis y, aunque no hay duda de que la economía española en general y la malagueña en particular están en franca recuperación, nadie se atrevería a decir que se ha alcanzado el nivel de riqueza y bienestar previo a la debacle. Indicadores como la tasa de paro (en el 20%) o la de pobreza (en el 30%) siguen muy por encima de los niveles del año 2007 y anteriores. Sin embargo, las familias malagueñas ya pagan más impuestos a Hacienda que en aquellos años de bonanza. En 2017, los gravámenes estatales dirigidos a consumidores (IRPF, IVA, Renta de No Residentes, Sucesiones y Donaciones, Patrimonio y Especiales) recaudaron en la provincia de Málaga un total de 2.294 millones de euros, un 0,3% más que en 2017, el año previo a la crisis. En cambio, el Impuesto de Sociedades sigue muy lejos de recuperarse: los 402 millones aportados por las empresas malagueñas en 2017 representan un 54% menos de la recaudación que alcanzaba este impuesto diez años antes.

Podría decirse, pues, que Hacienda ha recuperado su 'músculo' recaudador a costa de trasladar presión fiscal desde las empresas hacia las familias. De hecho, el impuesto que más afecta al consumo, el del Valor Añadido, alcanzó el año pasado un récord histórico de recaudación en Málaga tras crecer un 7,3% y rozar los 1.091 millones de euros. El aumento del consumo y el tirón del turismo explican este incremento interanual, pero para entender por qué la recaudación es un 24% superior a la de 2007 tampoco hay que olvidar las subidas que aplicó el Gobierno a este gravamen en los años 2010 y 2012.

El año pasado también se incrementaron considerablemente –un 10%– los ingresos ligados al IRPF en la provincia; una consecuencia indudable de la mejora del empleo y de la actividad económica. Sin embargo, en el caso de este impuesto la recaudación aún está por debajo de la de hace una década (concretamente es un 6% inferior a la de 2017). Una evolución similar ha tenido el Impuesto sobre la Renta de los No Residentes.

Los principales impuestos estatales en Málaga.
Los principales impuestos estatales en Málaga.

Y mientras, ¿qué ocurre con las empresas? La recaudación por el Impuesto de Sociedades se incrementó un 13,4% el año pasado en Málaga, pero sigue muy lejos del nivel que alcanzaba hace una década: 402 millones frente a 883. ¿Significa eso que las compañías tienen menos beneficios que entonces? A juzgar por la propia estadística de la Agencia Tributaria, no: en su informe anual de 2017 referido a este impuesto dice que en dicho ejercicio «se habrían recuperado los beneficios previos a la crisis». Sin embargo, a continuación la AEAT reconoce que todavía «quedarían muy lejos de esos niveles la base imponible y el impuesto devengado». Es decir, que a pesar de que las empresas ya generan los mismos beneficios o más que antes de la crisis, pagan menos impuestos ahora.

Compensando pérdidas

Rubén Candela, economista y asesor fiscal y fundador de Candela Asesores-Auditores, opina que esta caída en la recaudación se debe «fundamentalmente a la compensación de bases negativas arrastradas desde la crisis». Y es que la normativa que regula el Impuesto de Sociedades permite que cuando una empresa tiene en un ejercicio una base imponible negativa (es decir, números rojos), contablemente se va generando un crédito por pérdidas a compensar del ejercicio, que se podrá compensar con las rentas positivas de los periodos impositivos siguientes. Por eso es de esperar que este efecto limitador de la recaudación se acabará cuando las compañías agoten esos créditos fiscales.

El IVA es el impuesto estatal que más aporta a la caja y su recaudación es un 24% superior a la de 2007

Candela señala otras posibles causas para que la recaudación del Impuesto de Sociedades no se haya recuperado, aunque matiza que influyen en menor medida: «La bajada del tipo de gravamen del 30 al 28 y después al 25%; el hecho de que las empresas de nueva creación (que hay bastantes) tributan en los dos primeros ejercicios en que obtengan beneficios al 15% y la aplicación de dos beneficios fiscales introducidos por la actual Ley del Impuesto, Ley 27/2014, que son las llamadas reservas de capitalización y reserva de nivelación». La primera, según explica el experto, no la pueden dotar todas las empresas, pues tienen que cumplir ciertos requisitos, y es para fomentar la autofinanciación de las sociedades. «Tiene peculiaridades, por lo que en nuestro despacho la hemos aplicado restrictivamente. Puede reducir la base imponible en un 10%», añade. En cambio, la de nivelación sí la pueden aplicar todas las empresas de reducida dimensión y permite minorar la base imponible positiva en el 10% de su importe. «Si aplicas las dos reservas, con matices, el efecto es que el tipo efectivo se reduce en un 20%, pasando a ser del 25 al 20%», explica.

El año pasado se ingresó un 10% más por IRPF, pero aún no se ha recuperado el nivel previo a la recesión

La recaudación total tributaria del Estado en la provincia de Málaga alcanzó el año pasado de 2.775,8 millones de euros, un 9% más que el año anterior. Es el cuarto incremento anual consecutivo, pero todavía no se ha recuperado el nivel previo a la crisis: en 2007 fue de 3.220 millones. Los gravámenes que están más rezagados son, además del de Sociedades, los Impuestos Especiales, que según la estadística publicada por la Agencia Tributaria, generan un 73% menos de dinero que hace diez años.

Aparte de los diferentes impuestos, hay un capítulo de ingresos que sí ha aumentado respecto a hace diez años: el de «Recargos, intereses y sanciones tributarias». En 2017 el fisco recaudó 46,8 millones de euros en la provincia por este concepto, un 63% más que la cantidad registrada en 2007.

El Gobierno quiere fijar un tipo mínimo en el Impuesto de Sociedades

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, iniciará la reforma fiscal que quiere impulsar el Gobierno con la inclusión, en los Presupuestos de 2019, de un tipo mínimo para el Impuesto de Sociedades para grandes empresas. El objetivo es que los grandes grupos consolidados tributen de manera efectiva como mínimo al 15 % sobre su base imponible. Actualmente, el tipo nominal es del 25%, pero la aplicación de exenciones y deducciones rebaja el tipo efectivo hasta una media del 19 %, con lo cual hay compañías que pagan menos del 15%. Esta medida «no va a afectar ni a pymes ni a autónomos», según la ministra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos