Quesos del Casar llega a las tiendas gourmet de Nueva York

Mario Blasco Rey y su hija Paula, con la medalla de oro a la torta del Casar en los Premios Cincho 2017./SUR
Mario Blasco Rey y su hija Paula, con la medalla de oro a la torta del Casar en los Premios Cincho 2017. / SUR

La primera empresa quesera de Extremadura, experta en la elaboración de la selecta torta del Casar, está abriendo fronteras tras lograr la máxima certificación mundial de calidad

E. FREIRE

La torta del Casar es una exquisitez que surgió de una «avería» en el proceso de elaboración del tradicional queso de oveja de la comarca de Cáceres que le da el nombre. «En las épocas frías y húmedas del año, los pastores no conseguían curar sus quesos porque se atortaban, ablandaban y el interior se convertía en una crema. De ahí salió la torta del Casar. Ya hay referencias sobre esta especialidad en escritos religiosos de la Edad Media que se regalaban las familias de clase alta», explica Mario Blasco Rey, director general de Quesos del Casar, líder extremeño del sector en producción (un millón de kilos) y facturación (6 millones de euros).

En 1985, sus padres fundaron la empresa en Casar de Cáceres para recuperar los tradicionales quesos artesanos extremeños. Fue la primera quesería con registro sanitario en la zona y participó activamente en el desarrollo de la Denominación de Origen Protegida (DOP), Torta del Casar. En 1997, ya con la segunda generación al frente, las instalaciones se trasladaron a una factoría con el triple de capacidad.

La torta del Casar supone la quinta parte de la producción de la compañía (200.000 kilos al año) y la mitad de la DOP. La familia Blasco Rey también elabora quesos frescos de vaca y cabra y dos variedades de curados de cabra. Sus marcas –Gran Casar, Villanoble, Viejo Maestro y El Abuelo– han logrado introducirse en grandes cadenas de alimentación, como Carrefour, El Corte Inglés, Mercadona, Lidl o Aldi.

«Nos diferenciamos porque seguimos la tradición quesera extremeña y hemos apostado por algo diferente. Hacemos queso con leche cruda en formatos de medio kilo que pueden entrar en todas las grandes cadenas, en tiendas especializadas y en la hostelería», explica el director general. «Nuestro nuevo reto es crecer en todo el mercado nacional y acelerar en el mercado internacional».

La empresa

Origen.
Quesos del Casar nació en 1985 para recuperar la fabricación de los quesos artesanales extremeños. La cotizada torta del Casar es su producto estrella. Su marca más premiada es Gran Casar, a la que se suman Villanoble, El Abuelo y Viejo Mestro.
Negocio.
Produce 1 millón de kilos al año y factura 6 millones de euros. En su fábrica de Casar de Cáceres trabajan 35 personas.

Quesos del Casar ha dedicado cuatro años a preparar sus instalaciones para obtener el certificado de calidad y seguridad alimentaria IFS Food, y con ello es el primer fabricante regional en certificar sus productos y procesos de fabricación en la norma más exigente y reconocida en el sector quesero mundial, explica Mario Blasco. «Ello nos abre las puertas de los mercados más exigentes, como el europeo y americano, o los países árabes».

Lasventas en el exterior aportan todavía solo el 5% de la facturación de la firma, que prevé incrementar esta cuota hasta el 25% a medio plazo. Quesos del Casar ya ha conseguido situarse en tiendas especializadas de plazas emblemáticas como Nueva York. «Estamos en el centro comercial Columbus, cerca de Central Park, y aspiramos a entrar en la cadena mexicana de lujo Palacio del Hierro». Aquí, La torta del Casar de Extremadura puede alcanzar un precio de 75 euros el kilo, el triple que en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos