El grupo hostelero La Raza refuerza su negocio de catering

José Ignacio de Rojas Rodríguez, uno de los dueños del negocio familiar, tras la barra exterior de La Raza./Juan Flores
José Ignacio de Rojas Rodríguez, uno de los dueños del negocio familiar, tras la barra exterior de La Raza. / Juan Flores

La marca sevillana de la familia Rodríguez abrirá su octavo establecimiento en el muelle de las Delicias con una oferta diversa de restauración y servicio para eventos

E. FREIRE

Raro es el sevillano que no ha ido nunca a una boda o una comunión en el restaurante La Raza, un clásico del Parque de María Luisa donde estuvo la casetilla de información y una de las puertas de acceso a la Exposición Iberoamericana del 29. Como negocio hostelero, el origen está 1954. «José Rodríguez Cala, mi abuelo, empezó con un kioskito y un solo empleado. Con el tiempo este establecimiento se ha convertido en el emblema de nuestra empresa familiar, que había nacido mucho antes, en 1932, en la bodega Barbiana», explica José Ignacio de Rojas Rodríguez, representante de la tercera generación ya al frente de Grupola Raza.

La empresa

Protocolo familiar
La tercera generación está ya al frente de la firma hostelera que creó José Rodríguez Cala hace 86 años.
Negocio
La división de catering aporta ya el 60% de la facturación del grupo, que ronda los 9 millones de euros.
Red
La Raza Puerto Sevilla, que abrirá el próximo otoño a orillas del Guadalquivir, será su octavo establecimiento.

Junto a sus primos Daniel del Pozo, Pedro Sánchez-Cuerda y Pedro Pelaéz, todos Rodríguez de segundo apellido (sus madres son las cuatro hijas del fundador), el relevo se produjo en el año 2005. «Creamos un protocolo familiar por el que nos regimos, que ha sido clave en la expansión de la compañía», explica el empresario. Los trabajadores —112 entre fijos y eventuales, 200 más cuando hay eventos extra— son el otro pilar: «Nosotros crecemos con nuestros trabajadores. Una empresa es lo que sus empleados quieran», recalca De la Rosa.

La firma tiene ya siete establecimientos —La Raza, La Hostería del Prado, Taberna EntreCárceles, Los Corales, Rocala, Ispal y Huerta de las Palmeras—, un abanico gastronómico que va de lo tradicional a la cocina fusión. Este último abrió el pasado marzo en una casa-palacio próxima al campo del Betis como local de celebraciones. Un nuevo proyecto —La Raza Puerto Sevilla— se inaugurará en octubre en el Muelle de las Delicias, a orillas del Guadalquivir, seguirá el modelo del restaurante La Raza. «Tendrá terraza, restaurante y zona para eventos, congresos y bodas con capacidad hasta 700 personas. Queremos acoger a todo tipo de público», señala el empresario.

La Raza Catering, con concesiones destacadas como la de Fibes, aporta ya un 60% a la facturación del grupo, que ronda los 9 millones de euros. «El Palacio de Congresos nos ha dado mucho rédito y experiencia. Todas las empresas han vuelto a celebrar eventos en sitios emblemáticos, las bodas vuelven a ser multitudinarias, de 300 o 400 invitados», destaca.

Los hosteleros sevillanos han diversificado y reforzado su oferta para aprovechar el boom del sector que hay en Sevilla, donde, por el momento, están volcando todos sus recursos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos